Sigue a

spiderman-turn-off-the-dark.jpg

Llevamos meses leyendo y oyendo hablar de Spiderman – Turn Off The Dark, el musical en el que andaban enfrascados Bono y The Edge en paralelo a su gira con U2 y la grabación de la esperada por unos y desesperada por otros, continuación a No Line On The Horizon.

Oíamos mucho sobre la música que ambos estaban creando para le musical, pero al final todo quedaba ahogado por la maldición que parecía cernirse sobre el espectáculo de Broadway, y así, como quine no quiere la cosa, nos llegaba un álbum del 50 por ciento de U2, de la parte más importante en la composición de los temas de los irlandeses, pasando sin pena ni gloria por los oídos de muchos, y las estanterías de tantas tiendas.

Porque, si en algo son expertos U2 o Bono y The Edge es en crear expectación. Pero ¿qué pasa cuando llega el momento de recibir su material? Últimamente, que la cosa se desinfla bastante al cabo de unas cuantas escuchas, y no vayáis a creer que Spiderman – Turn Off The Dark es una excepción.

Atención: esto no es un disco de U2

El resultado del trabajo de tan ilustre dúo, ha sido una colección de 14 temas, que, digámoslo sin tapujos: suenan a U2, pero no son de U2. Empezamos por los vocalistas. Se ha forzado mucho la cosa tratando de hacer que Reeve Carney, el protagonista del musical suena a Bono. Por momentos lo consigue, pero sólo son destellos momentáneos, claro. Y ya, cuando lo ponemos en un cara a cara, como en ‘Rise Above 1’ el chico queda en evidencia, no por mal cantante, sino porque se le enfrenta directamente al modelo al que sigue, destacando no sólo sus virtudes, sino también los puntos flacos.

Spiderman, Turn Off The Dark – ‘Boy Falls From The Sky’ (Youtube)

Por supuesto, el hecho de que en el proceso creativo no hayan intervenido para nada ni Adam Clayton ni Larry Mullen también se nota mucho, pero lo peor es ver como, por vender un poco más, supongo, se introducen los cameos de Bono y The Edge, que están muy bien para los fans de U2, pero no hacen más que echar tierra sobre el, por otro lado excelente, trabajo de los tres vocalistas principales, el ya mencionado Carney (en el papel de Spiderman), Jennifer Damiano (como Mary Jane) y Patrick Page (en el papel del Duende Verde).

El sonido más cercano a U2 está presente en algunos pasajes del disco (y supongo que también en escena) pero en otros, aunque hay alguna reminiscencia que subyace, queda completamente diluido. Se nota mucho en la intro instrumental por ejemplo, aunque ahí, en el álbum, participa The Edge, lo cual aclara el por qué; y nadie podrá negar cierto tufillo a ‘Hold Me Thrill Me Kiss Me Kill Me’ en ‘Boy Falls From The Sky’, pero en temas como ‘Pull The Trigger’ es bastante más difícil notar la influencia de los irlandeses.

Spiderman, Turn Off The Dark – ‘I Just Can’t Walk Away’ (Youtube)

U2 vs Bono & The Edge: es lo mismo, pero no es igual

De cualquier forma, no hay que olvidar que, tras la producción de este disco está Steve Lilywhite, uno de los productores habituales de U2, por lo que los arreglos tenían que sonar indefectiblemente similares a los de la banda.

Además, hay que tener en cuenta que para The Edge, por ejemplo, es muy fácil tocar sonando a U2, pero imaginaos a los músicos de una orquesta de musicales teniendo que sonar como U2. No creo que sea tarea fácil, no, más bien es aceptar una enorme responsabilidad.

Spiderman, Turn Off The Dark – ‘If The World Should End’ (Youtube)

Por su parte, los temas más lentos del tracklist, como ‘I Just Can’t Walk Away’ o ‘If The World Should End’ posiblemente sean necesarios en escena, pero en el disco bajan un poco la calidad media, convirtiéndose en baladas con una excesiva falta de personalidad, que suenan demasiado a musicales para quinceañeros, de los que han popularizado Disney Channel y sucedáneos.

Así que, como conclusión deciros (y lo hace alguien que sigue a U2 de buena gana) que este disco es simplemente un buen pasatiempo mientras los irlandeses nos entregan un nuevo trabajo, pero sólo eso, un pasatiempo. Para empezar, se echa mucho de menos la personalidad del bajo de Clayton. Lo cogeréis con bastante ilusión, pero esas ganas desaparecerán progresivamente desde la primera escucha. Se nota que es un subproducto, secundario, de sólo 2 de los miembros y que está realizado para ponerlo en manos de otra gente, por mucho que nos quieran vender que le han puesto la misma dedicación que si fuera un trabajo para ellos mismos.

Spiderman, Turn Off The Dark – ‘A Freak Like Me Needs Company’ (Youtube)

Hipersónica vota un 6,5

Y es que… todo poder, (como el de convocatoria de Bono y compañía) conlleva una gran responsabilidad, y es fácil dejar decepcionados a tus seguidores con los resultados. Y si, hoy por hoy, muchos de habituales de U2 ya se quejan por la bajada de calidad de los últimos discos, imaginaos si ponemos las canciones de Bono y The Edge en boca de otros con mucha menos personalidad.

En Hipersónica | Spiderman se convierte en un musical con canciones de Bono & The Edge (U2), ¡Mamma mia! Green Day y su American Idiot llegan al cine de la mano de Tom Hanks

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios