Síguenos

mondo

Cuando hace unos meses os hablaba de Electric Guest, desde el mismo titular, pudisteis notar mi optimismo hacia el dúo: el simple hecho de venir avalados por la producción de Danger Mouse ya era motivo para querer escuchar un disco completo de ellos, más allá de ‘This Head I Hold’ o ‘Trouble Man’, los temas que podíamos escuchar entonces.

Ahora, tras haber escuchado en profundidad Mondo, el disco debut de Asa Taccone y Matthew Compton, nombres por los que los conocen en sus casas, puedo aseguraros que pequé de optimista y que mis expectativas al respecto eran infundadas. No había en absoluto motivo para el regocijo.

Electric Guest, alumnos mediocres para un excelente maestro

No es que Mondo sea un producto rápidamente desechable, pero tampoco está llamado a pasar a la historia de la música, más bien al contrario. Llega en el momento perfecto, (fue publicado a finales de abril), para afrontar el verano, esa época en que, quien más y quien menos abusa de la música de consumo rápido y caracter alegre, que será olvidada en cuanto lleguea el otoño. Por algo llega desde California: parece venir con el sol y el optimismo debajo del brazo.

Porque lo que ofrece este dúo angelino es básica y simplemente pop inofensivo, inocuo, luminoso y edulcorado, eso sí, con muchos aderezos que beben de otros estilos. Ellos mismos han llenado de pinceladas RnB, Soul, muchoas de synth pop, algún retazo de psicodelia en los teclados y un poco de funk los escasos cuarenta minutos y trece temas de que se compone su particular Mondo. Muchos elementos que podrían quedar inconexos si no fuera por obra y gracia del siempre efectivo Danger Mouse, que es el que pone la cohesión a este disco multiestilo.

Como es habitual en él, sus teclados y sintetizadores son los que redondean el aire retro del álbum, aunque si su sello siempre ha sido garantía de éxito, quizás en esta ocasión no haya tanta suerte, por un lado, porque para que la combinación surta efecto, no sólo debe haber una producción sólida; también debe haber una buena base, que en este caso flojea, y por otro, porque aquí hay unos pocos momentos que nos suenan a lugares comunes con otras de las producciones de Burton, lo cual resta puntos de originalidad.

Por ejemplo, el sonido en general que Danger Mouse ha dado, sobre todo con sus órganos, se hará demasiado familiar para los que hayan escuchado a Gnarls Barkley o a Broken Bells. Sin ir más lejos, uno de los temas estrella del disco, ‘This Head I Hold’, parece un mero intento de hacerse un Gnarls Barkley, y, si bien la voz de Taccone es bastante personal y agradable, y parecida en cierto modo (por aguda sobre todo) a la del enorme Cee Lo Green, el chorro de voz de éste puede ser la envidia del diminuto cantante de Electric Guest.

Luego está el hecho de que en Mondo no hay un hit claro. Es lo único quepodría hacer despegar al proyecto, al menos con este material, pero si bien ‘This Head I Hold’ llevaba todas las trazas de convertirse en el tema abanderado del disco, tiene precisamente el problema de estar antecedido por dos hitazos de Gnarls Barkley como ‘Crazy’ o ‘Run’ que se lo meriendan y lo dejan a la altura del betún, mientras que el siguiente con papeletas, el también viejo conocido ‘Troubleman’ tiene un problema bastante serio en su duración, casi nueve minutos, que le quitan todas las posibilidades de colarse en las emisoras de radio.

Por su parte, ‘American Daydream’ es una triste versión (no triste por mala, sino porque deprime) de cualquiera de los cortes del excelso Rome con el que Danger Mouse y Daniele Luppi nos obsequiaban hace unos meses.

Mondo: lo que pasa cuando te precipitas

Así que, los que podrían haberse convertido en los próximos Scissor Sisters si hubieran tenido un buen single, más divertido y con más gancho, se quedan en simples recolectores de influencias añejas, como demuestran por ejemplo con ese ‘The Bait’ a lo ‘Tainted Love’ o con esas mediocres muestras de soul que los dejan en mera comparsa de la Motown unas décadas después.

El problema posiblemente sea que, donde otros de los que han trabajado con Danger Mouse lo han hecho por encargo, aquí tenemos un simple caso de amistad. Taccone, Compton y Burton son amigos desde hace tiempo y esto es lo que por aquí conocemos como un compromiso. Un compromiso que ha dejado el claro y perfecto estilo de producción del último sobre un trabajo al que aún le quedaban cosas por pulir, y Mondo es el resultado. No es un desastre, pero tampoco es niguna obra maestra.

Hipersónica vota un 6

Un disco que no permanecerá mucho tiempo en nuestras memorias, aunque bien que dará para disfrutar una temporadita, Por lo menos mientras dure el verano. No es lo peor que podemos escuchar dentro del mainstream, pero el sello de Danger Mouse está un poco venido a menos aquí y puede llevar a equívocos. Esto, aunque lo recuerda, ni se acerca a Gnarls Barkley ni a Broken Bells, y mucho menos a Gorillaz, a Norah Jones o a Rome. Lástima que se hayan precipitado, porque posiblemente, con algo más de tiempo para madurar sus ideas y, sobre todo para haber encontrado ese gancho que falta en Mondo, la cosa podría haberles funcionado mucho mejor.

mondo250

Mondo, tracklist:

01. Holes
02. This Head I Hold
03. Under The Gun
04. Awake
05. Amber
06. The Bait
07. Waves
08. Troubleman
09. American Daydream
10. Control

En Hipersónica | Electric Guest, el próximo dúo al que Danger Mouse aupará a la fama

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario