Síguenos

criticas-hs-2011-ceremonials.jpg

Difícil era la tarea que tenia Florence Welch ante ella tras su excelente debut con Lungs. Mantenerse al menos en aquel nivel, si no superarlo, era algo que a cualquiera que escuche a muchos de los artistas que despuntan hoy día con su debut, se le antojaría algo prácticamente imposible.

Pero parece que es posible, y que se puede rozar la superación. Ceremonials es la prueba; es ese trabajo que viene a confirmar que el dicho aquel de que segundas partes nunca fueron buenas no siempre es acertado y que el talento que desplegaba en Lungs no era flor de un día.

Y lo mejor de todo es ver que hay otras bandas o solistas que necesitan años y años para conseguir acercarse lejanamente a un gran trabajo anterior, mientras que Florence + The Machine tan sólo han necesitado un par de años.

Ceremonials, como si no hubieran pasado dos años desde Lungs

Para este álbum, Welch nos advertía de que habría oscuridad, letras que tratarían sobre al muerte, espíritus y otros seres y sentimientos profundos y a veces innombrables. Lo dejaba claro con el primer adelanto, ‘What The Water Gave Me’ inspirado en la muerte de Virginia Woolf, y tras escuchar el disco al completo queda claro el por qué de ponerlo a la venta el mismo día de Halloween.

Y es que esa oscuridad no está sólo en las letras; hay momentos del álbum en que la voz de Florence e incluso las de los coros parecen venir del “otro lado”, como si de almas en pena se tratara, aunque en mi opinión, esto sólo ocurre en momentos puntuales, quedando un sonido bastante más luminoso de lo que se pretendía en ciertos pasajes del mismo.

Florence + The Machine – ‘All This And Heaven Too’ (Youtube)

Pero temáticas aparte, estamos ante un disco que se convierte en una verdadera y perfecta continuación. Ceremonials es casi un Lungs 2 y sólo se echa en falta el factor sorpresa del que si gozaba el primero. No podía ser de otra forma cuando Florence + The Machine vuelven a contar con Paul Epworth por segunda vez para las labores de producción, (Adele, Cee Lo Green,) llegando en esta ocasión a coescribir 7 de los 12 temas (o 15, según versión). Ceremonials es una colección de temas pop envueltos en instrumentos tradicionales, y cuya mejor definición podría venir en la palabra grandeza. Grandeza reflejada en capas y capas de instrumentos como harpas, violines, pianos, órganos…

Sonidos que en otros proyectos suenan a grandilocuentes y que en Ceremonials encajan a la perfección con esas melodías pop. Y es que, para la producción, Epworth y Welch parecen haber optado por la instrumentación más clásica, frente a la comercial electrónica tan usada hoy día a la hora de hacer hits. Es como si el uso de dichos instrumentos fuera una seña de identidad; una elección existencial, que deja claro que lo importante aquí es más el arte que las ventas y el colocar temas en las listas, aunque no cabe duda de que se colocarán igualmente.

Aunque si hay que destacar algo en los arreglos de Ceremonials, para mi sin duda son los coros, tanto adultos como infantiles, elementos estos que crean el carácter de muchos (quizás demasiados) de los temas del álbum, y que son en parte responsables de ese aura mística que envuelve todo el disco. Pero si hay un elemento que verdaderamente ha captado mi atención, esa es sin duda la percusión, que en muchas de las canciones del disco es simplemente exquisita, llegando al culmen en la tribal ‘Heartlines’.

Lo bueno de Ceremonials es que es uno de esos discos que entran a la primera, aunque a diferencia de la mayor parte de aquellos, éste es de los que no decaen con las escuchas, creciendo en cada nuevo repaso y dejándonos ahondar en nuevos matices que en las anteriores escuchas se nos habían escapado.

Florence + The Machine, aprovechando las influencias para hacerlas propias

Matices como por ejemplo la gran cantidad de influencias que se pueden encontrar a lo largo del tracklist. Desde Kate Bush a PJ Harvey, las más obvias, pasando por otras algo más ocultas, como cierto tufillo a Adele, en los momentos más soul del disco, que no son los más, pero los hay. Abundan también los momentos Eurythmics, como en ‘Breaking Down’ o en ‘Lover To Lover’ (con coro góspel incluído, como en muchos de los temas del dúo Lennox-Stewart) y hasta hay tiempo para acordarnos de Björk e incluso a Enya en una versión algo más histriónica… Son tantos los parecidos razonables que podríamos pasar el día encontrando influencias en Ceremonials.

Florence + The Machine – ‘Lover To Lover’ (Youtube)

Este segundo álbum de Florence y su máquina es un trabajo que crece y crece en cada escucha, gracias sobre todo a lo compacto del mismo. Gana más si lo vemos como un todo, un conjunto, más que como una colección de temas sueltos, ya que, como ella misma declaraba a Pitchfork, aquí los temas gozan de una cohesión que no existía en Lungs, por haber sido escritos durante un periodo de tiempo más corto. En Lungs podía haber años entre la composición de unos y otros temas pero no eso no ocurre en Ceremonials, y se nota, lo cual refuerza esas intenciones de ser un disco oscuro, etéreo, romántico (en el sentido originario de la palabra), místico.

Además, es bastante complicado encontrar un solo tema de relleno en un listado de temas que nos mantiene interesados de principio a fin. Este no es uno de esos discos con 4 o 5 hits y un resto trufado de composiciones mediocres, y si se puede dividir en partes, la final se puede considerar, al menos, tan intensa y con tantas joyas como la media o la inicial.

Florence + The Machine – ‘Only If For A Night’ (Youtube)

Aunque tenemos temas capaces de crear sensaciones y espacios propios, como las sobrecogedoras, por letra y por sonido, ‘Seven Devils’ y ‘Leave My Body’ o la grandiosa ‘All This And Heaven Too’ si que es cierto que lo más cercano a un single, como tal, es posiblemente ‘Shake It Out’. Hay más temas susceptibles de ser considerados estandartes del disco, como por ejemplo ‘Spectrum’ o ‘No Light, No Light’ es posible que el barroquismo de sus arreglos juegue en su contra a la hora de desempeñar ese papel.

Barroquismo sobre el que sobresale siempre la voz de Florence, brillante, y capaz de los tonos más altos imaginables, aunque en ciertos parezca forzada innecesariamente, sólo por demostrar de lo que es capaz, como por ejemplo se puede ver en alguna de sus piruetas vocales en ‘Never Let Me Go’ o en ‘Only If For A Night’.

Florence + The Machine – ‘Spectrum’ (Youtube)

Pero si como decíamos, estamos ante un disco bastante tradicional o clásico en los arreglos, sólo tenemos que acudir a la versión deluxe del mismo, donde nos esperan tres temas que se apoyan más en la producción electrónica. Si bien puede que desentonen un del resto del listado, ‘Remain Nameless’, ‘Strangeness & Charm’ y ‘Bedroom Hymns’ son tres joyas escondidas que no debieran haberse quedado para un público menor.

Hipersónica vota un 8

Resumiendo, estamos ante un disco que volverá a unir la opinión de crítica y público casi unánimemente; una más que digna continuación que ensombrece en parte al trabajo al que da continuidad y que demuestra que todavía se puede tener una personalidad propia dentro del pop, aún con el ojo puesto en tantos y tantos referentes de los 80 y los 90.

Ceremonials es la prueba de que no todos los que hacen un gran debut deben sucumbir ante la presión de su propia obra. Lungs es un gran referente también, pero debe ser más bien la marca a superar, y casi me atrevería a decir que lo consigue, y la supera.

TRACKLIST

01. Only If For A Night
02. Shake It Out
03. What The Water Gave Me
04. Never Let Me Go
05. Breaking Down
06. Lover To Lover
07. No Light, No Light
08. Seven Devils
09. Heartlines
10. Spectrum
11. All This And Heaven Too
12. Leave My Body
BONUS TRACKS
13. Remain Nameless
14. Strangeness & Charm
15. Bedroom Hymns

En Hipersónica | Ceremonials: todos los detalles sobre el nuevo disco de Florence + The Machine (actualizado) | Florence + The Machine ponen en marcha su segundo álbum con ‘What The Water Gave Me’ | Florence + The Machine, vídeo y remixes de ‘Shake It Out’: nos vamos de carnaval

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios