Sigue a Hipersónica

Foxygen

Cómo encontrar la inocencia en el pop, si más de sesenta años después lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer. Cómo volverse a emocionar, cómo volver a sentir la efervescente sensación de haber encontrado oro. Hay muchos motivos por los que deberíais caer rendidos ante Foxygen, pero el principal es su aparente inocencia. Foxygen tocan como si acabaran de descubrir el mundo y por ende el pop, tan entusiasmados y caóticos que desperdigan en sus anárquicas canciones todo el amor que la prodigiosa década de los sesenta transmitió al mundo en sus discos.

Foxygen: no hay orden porque no debe haberlo

Todas las preguntas y dudas, y pueden ser muchas y muy legítimas, que puedan suscitar Foxygen quedan barridas por el soplo de vitalidad que transmiten todas y cada una de sus canciones, incluso aquellas que se pierden en experimentos psicodélicos de baja fidelidad demasiado enrevesados. Foxygen responden a cada objeción con un desplante. En su universo adolescente no existe espacio para los corsés y las restricciones de la edad adulta. Componen y tocan desde la ingenuidad, entusiasmados, indisciplinados, talentos aún no dispuestos a no ser felices.

La escasa media hora de su primer disco, Take The Kids Off Broadway, editado en vinilo el pasado verano por Jagjaguwar pero publicado en formato digital en 2011, supone la plasmación sonora de las ideas confusas que Sam France y Jonathan Rado albergaban en sus cabezas, seguramente obsesionadas con los sesenta. De hecho, Foxygen son un grupo confuso y desordenado. No existe atisbo de planificación en sus canciones, al menos de forma aparente. Cambian de ritmo y de compás cada minuto, no hay estrofas, ni estribillos, ni una estructura que clarifique qué quieren expresar.

Y quizá sea mejor así, porque Foxygen consiguen transmitir el caos emocional de la juventud y el amor eterno por nuestros grupos favoritos. France canta tal y como lo haría Jagger si los Rolling Stones aún tuvieran la más mínima intención de parecer un grupo importante, y las canciones de Take The Kids Off Broadway guardan la esencia vitalista de los Kinks más cabareteros, del David Bowie más dado al éxito y de los Beatles más inaccesibles. Las referencias no se intuyen, sino que son tangibles: Foxygen son explícitos hasta lo obsceno y ni siquiera se molestan en disimularlo.

Pero son emocionantísimos precisamente por ello. No procesan las ideas, las ejecutan. Parecen sentarse frente a sus instrumentos y componer a golpe de genialidad: por aquí un inicio galán al estilo Hunky Dory; por allá un toque jaranero inspirado en Beggars Banquet; un rato después algún ritmo quebradizo deudor de The Velvet Underground; ¿has oído eso? Es el eco de la psicodelia alucinada de The Psychodelic Sounds of The 13th Floor Elevators. Zis, zas, pinceladas arbitrarias, ahora te quiero, ahora te odio, ahora quiero coros de gospel, ahora sección de vientos, ¿lo tienes? No lo dejes escapar.

La psicodelia pop vista desde los sesenta

Es un caos fascinante. Foxygen atrapan millones de canciones al vuelo y las baten en apenas media hora de baja fidelidad, gotas de un sentido melódico apasionante y muchísima jarana. El dúo angelino no hace sino recoger el testigo de Ariel Pink y MGMT y llevarlo a un terreno donde lo verdaderamente importante no son los ochenta, sino los sesenta. Porque si MGMT deconstruían la pequeña psicodelia pop desde Television Personalities y Ariel Pink hallaba el sentido del hit en los intrincados mundos de Magazine, Foxygen desmenuzan a Ray Davies y lo esparcen a su antojo, irreflexivamente.

Puede que nadie haya entendido qué querían legar realmente los Rolling Stones como Foxygen en ‘Waitin’ 4 U’. Podríamos preguntarnos si algún grupo ha reivindicado a Bowie con tanto tino como ellos en ‘Take The Kids Off Broadway’. Resulta obligado plantearse si Foxygen han sido capaces de imitar mejor que nadie a The Velvet Underground sin imitarles, como hacen en ‘Abandon My Toys’. Son preguntas que con seguridad no necesiten respuesta, porque Foxygen han nacido para oponerse firmemente a las preguntas. Son capaces de disipar dudas incluso en ‘Teenage Alien Blues’, un desarrollo de diez minutos experimental e incomprensible.

Pero ninguna canción como ‘Make It Know’ para experimentar la inocencia maravillosa de la que hablábamos más arriba. Si habéis pasado vuestra vida buscando el sentido del pop, qué significa, por qué es maravilloso y cómo ha sido capaz de conquistar a millones de jóvenes, ‘Make It Know’ es la respuesta a vuestras incómodas y siempre prescindibles preguntas. La efervescencia amateur, el amor por la música, el amor por esa chica y no otra, pasar horas y horas escuchando a tus grupos favoritos, todo lo que sientes y no eres capaz de explicar. ‘Make It Know’ es todo eso y resume nuestras vidas, nuestra juventud, en sus frenéticos oh, la, la, oh, la, la.

8,60Golpes maestros, surgidos de la aparente improvisación, de la locura transitoria, de la inmadurez que debería ser eterna. Canciones imperfectas, discos cortos que son larguísimos, los aires verbeneros, el hedonismo, el alcohol, las drogas, sonreír por ningún motivo. Foxygen no son nada del otro mundo y sin embargo podrían devolvernos la esperanza por la música y la humanidad. You know it!

Foxygen – Take The Kids Off Broadway tracklist

  • 1. Abandon My Toys
  • 2. Make It Known
  • 3. Take the Kids Off Broadway
  • 4. Waitin’ 4 U
  • 5. Teenage Alien Blues
  • 6. Why Did I Get Married?
  • 7. Middle School Dance (Song for Richard Swift)

Sitio Oficial | Jagjaguwar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario