Sigue a Hipersónica

Crítica Lights Out


En los últimos años hemos visto una buena sucesión de buenos discos de blues rock que, aunque no revolucionen el género, le dan una resurrección bastante buena. Entre los grandes talentos del blues de este siglo se encuentran los suecos Graveyard. Su propuesta de blues/heavy psych árido y muy rockero es adictiva como pocas. Ahora llegan con su tercer disco dispuestos a seguir pegando igual de fuerte.

Graveyard levantando el pie del acelerador


Tras la grata sorpresa que fue su debut homónimo, su segundo disco, aunque efectivo, no resultó tener tanta chispa como aquel primero. Pero aun así, sus credenciales se mantuvieron intactas y aportaron suficiente crédito para hacer que Lights Out estuviese entre los discos más esperados del año para los fans del sonido bluesero. Llegó el momento de dejar de ser la revelación y demostrar que son una banda muy a tener en cuenta en el rock duro actual y en el futuro.

Lo más lógico habría sido reinventar lo que ya hicieron en su debut pero con la misma efectividad o más. Escuchando el primer adelanto de este disco, ‘Goliath‘, tema directo y con mucho gancho donde los haya, cualquiera podría pensar que estaríamos ante un álbum rocoso y directo. Nada más lejos. En vez de atacar directamente deciden levantar un poco el pie del acelerador para degustar mejor su propuesta. Así, nos ofrecen un disco no para tomarlo rápido, sino para degustarlo con tranquilidad y apreciar sus detalles.

Lights Out, un plato de lenta degustación


La banda de Göteborg muestra que la efectividad no está directamente ligada a lo directo que golpees, sino al modo con el que des el golpe. Y eso es algo que la banda tiene bien aprendido y conoce de sobra. Entre sus virtudes destaca lo bien que saben transmitir, las buenas vibraciones que generan, ya vayan a mucha velocidad como en ‘Fool In The End‘, o vayan lentamente y con suavidad como en ‘Hard Time Loving‘. Sus facetas opuestas se complementan dando un cuidado y armonioso conjunto para el deleite del paladar más exigente.

La idiosincrasia del molar


A la hora de destacar, temas como ‘Slow Motion Countdow‘ lucen como ninguno. Comenzando tranquilo y plácido para luego aumentar la intensidad y la fuerza convirtiéndose en tema policrómatico y fabuloso. Pero tampoco se olvidan de ser áridos y duros, como bien demuestra ‘Seven Seven‘ o la propia ‘Goliath’, que da igual cuantas veces ponga, siempre acaba por acelerarme el pulso. Y consiguen hacer que desee ser sueco como ellos, tener una barba espesa y una buena guitarra para destrozar tocando blues hasta el fin de mis días. Lo que viene a ser igual a molar a tope.

Hipersonica vota un 8,50El sonido de Graveyard se suaviza con unas guitarras menos bastas y más matizadas. Sin olvidarnos de la voz de Joakim Nilsson que a pesar de las críticas, es más que defendible: árida, sucia y potente como una bala de cañón Lights Out se presenta como el álbum más completo de la banda sueca y los erige como la banda más potente y fuerte del Hard Rock actual. Si no fuera por Kadavar, estaríamos hablando del mejor disco de blues del año. Pero de todos modos sigue contando con papeletas para situarse entre los mejores de este 2012.

Tracklist de Lights Out

  1. An Industry of Murder
  2. Slow Motion Countdown
  3. Seven Seven
  4. The Suits, the Law & the Uniform
  5. Endless Night
  6. Hard Time Lovin
  7. Goliath
  8. Fool In the End
  9. 20/20 Tunnel Vision

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios