Sigue a Hipersónica

green-day-uno

Atrás queda la época de las operas rock y de los discos conceptuales; Green Day vuelven este 2012 con nuevo proyecto bajo el brazo, dejando a un lado ese tipo de “inventos” aunque sin renunciar a “dar la nota” de una u otra manera. Por eso, en lugar de un disco, nos llegan con una trilogía, prevista para ser lanzada a lo largo de los próximos cinco meses, que, según parece, tiene un planteamiento distinto para cada una de sus entregas, y de las cuales la primera, nos llegaba en septiembre, bajo con el elocuente título de ¡Uno!

Poco han dejado al secreto en esta ocasión. Gota a gota nos han ido dando información y música y la verdad, escuchar ¡Uno! finalmente es como escuchar del tirón todo lo avanzado, como conocer a una persona que no sabes por qué pero te resulta demasiado familiar.

¡Uno!: ¿back to basics?

A eso contribuye el hecho de que esta primera parte de la trilogía, por el momento parece querer hacer borrón y cuenta nueva; haciendo olvidar la grandilocuencia de los últimos trabajos de Billy Joe Armstrong y compañía y devolviéndonos a los Green Day de hace 20 años. Ese parece el objetivo, y en parte se consigue.

De entrada, llama la atención que estos Green Day de 2012 parecen haberse olvidado de reivindicaciones y críticas contra el sistema. Ahora simplemente nos dan poco que pensar, y lo que importa es simplemente pasar un buen rato, divertirse con la música y aprovechar el momento. No hay ni que bucear en las letras; simplemente leyendo los títulos de algunos de los temas, como ‘Carpe Diem’, ‘Let Yourself Go’ o ‘Kill The DJ’ ya nos podemos dar cuenta.

Mientras esa actitud en las letras y temáticas los aleja del punk, la esencia de su música es ahora tan punk y power pop como en los inicios del trío, salvando claro está, que con la edad se pierde algo de esa furia y energía que sólo la adolescencia te puede dar, aunque de vez en cuando se deje ver con temas urgentes y desenfrenados como ‘Let Yourself Go’.

Green Day: mucho mejor sin grandilocuencias

Los de Berkeley suenan ahora menos forzados tras haberse sacudido la responsabilidad de entregar un concepto y un mensaje, y sus temas son mucho más fluidos y cercanos al sonido improvisado en un directo, a lo que también ayuda el hecho de no presentarnos baladas impostadas y empalagosas (siempre he pensado que es lo que peor se les daba, con diferencia). De hecho, lo que más se acerca a los medios tiempos sin llegar a poder ser considerados como tales son los dos temas más almibarados del disco, ‘Sweet 16’ y ‘Fell For You’, y aún así, se hacen bastante más llevaderos que éxitos anteriores como ‘Wake Me Up When September Ends’.

Tampoco tiene mucho provecho el single con el que nos han querido vender ¡Uno! en primera instancia. Un tema aburrido, repetitivo y que parece un único estribillo estirado y repetido hasta la saciedad. Aparenta estar sacado de los restos de 21st Century Breakdown, y, puede que contenten a los fans más recientes de la banda, pero los conseguidos a base de discos como Dookie, Insomniac o Nimrod.

Probablemente, tampoco contentará a los fans más veteranos ese rock más blandengue, con el rabillo de un ojo puesto en los Clash y el otro en INXS de ‘Kill The DJ’, otra elección como single poco representativa y menos agraciada.

Pero no nos centremos sólo en lo malo. Como os decía al principio, este ¡Uno! parece una vuelta a los origines, a la música simple y divertida de los comienzos de la banda, apoyadad además por la vuelta de su productor de entonces, Rob Cavallo, y ahí radican sus virtudes. A estas alturas, Green Day parecen haberse dado cuenta de la irregularidad de su carrera y de que es tarde para querer encontrar la cuadratura del círculo, así que mejor centrarse en lo que realmente les salía bien. Lo vemos y se lo agradecemos en temas como ‘Nuclear Family’, ‘Stay The Night’ o ‘Rusty James’, que, aunque suenen algo manidos, nos recuerdan los tiempos en que el trío brillo con una luz algo “más propia”.

Hipersónica vota un 6,5

En resumen, no estamos ante una revolución en el sonido de Green Day, y tampoco estamos ante los veinteañeros de hace un par de décadas; el tiempo no se detiene para nadie; pero si que estamos ante una mejor cara del trío que la que nos han mostrado en otros momentos de su irregular carrera y, sobre todo, y porque lo tenemos bastante reciente, que en 21st Century Breakdown.

Este nuevo disco es bastante irregular, pero sus defectos se le perdonan con más facilidad porque no parecen querer obligarnos a escuchar grandilocuentes mensajes que ni ellos mismos parecían creerse o complicados conceptos que desde un primer momento parecían venirles grandes. Nos quedamos con la duda de qué más podrán ofrecernos en esta trilogía de la que sólo hemos escuchado un tercio y esperemos no acabar saturados de Green Day cuando llegue enero (cosa bastante posible, si siguen con el bombardeo comenzado con este primer disco). Pero sobre todo, ojalá esto no se convierta en una gran colección de descartes.

uno250

¡Uno!, tracklist:

01. Nuclear Family
02. Stay The Night
03. Carpe Diem
04. Let Yourself Go
05. Kill The DJ
06. Fell For You
07. Loss Of Control
08. Troublemaker
09. Angel Blue
10. Sweet 16
11. Rusty James
12. Oh Love

En Hipersónica | Green Day le ponen fecha a su próxima (y ridícula) trilogía de discos ¡Uno!, ¡Dos!, ¡Tré! | Green Day nos adelanta algo de ¡Uno!, ¡Dos! y ¡Tré!. Viva la Gloria, pero que viva lejos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios