Sigue a Hipersónica

Our Turn, Anytime

De esto que un disco te coge y te da en la diana. Cuando una canción te deja hipnotizado y te recreas en ella al tener buena parte de lo que buscas. ‘The Curse of S.C.’ de Himuro Yoshiteru ha sido mi último flechazo gracias a la recomendación de Jorge Iglesias que vuelve a dar en el clavo en la segunda sugerencia que me hace para que escuche. Otro punto positivo: descubrir un álbum enorme de esta manera; lo cual no deja de condicionar la escucha. A mí me influye todo, me lo paso mejor así.

Vuelvo a ‘The Curse of S.C.’ después de dar las gracias cual botón de repetición, o cual bucle que tiene el tema del productor japonés. En apenas tres minutos y poco te abduce como en unas arenas movedizas, como una abuela en un día de frío en el que te vas en camiseta. Quieto parado ahí. Tú te pones el abriguito y ya si eso después sales a la calle. Para entonces habrás disfrutado de ese sonido de campo, de ese loop succionador, de ese carraspeo, de ese bajo marcando el ritmo y de esa voz suave de Soul que no se atreve a llevarle la contraria a su querida abuela por si acaso fuese el pesado de Eddie Murphy disfrazado.

Himuro Yoshiteru es un joven japonés de aspecto afable. Gafas de pasta, una reducida perilla, y una melena sobre la cara. Tiene los elementos perfectos para dejarte el culo partido en unos escasos ritmos rotos, así que nada de confiarse. Lo suyo ya viene de lejos, concretamente desde 1998 cuando publicó su primer álbum, Nichiyobi, bajo la discográfica Worm Interface. El pulso fuerte del Breakbeat estaba de capa caída a nivel popularidad pero eso a este hombre le importa más bien poco. Así ha ido elaborando una carrera apasionada por los sonidos agudos, por el MIDI y todo lo posible subir y bajar la frecuencia en un tiempo reducido. Ritmos rotos, Braindance, IDM o Drum and Bass. Podemos llamarlo de todo un poco que al final vale.

A quienes os pueda el Hip Hop abstracto de ritmos rotos Our Turn, Anytime (2012, Oilworks Rec.) es el petardo para comenzar el año. Yo estoy como un enano descubriendo detalles aquí y allá. Himuro Yoshiteru ha reconocido su influencia Jazz varias veces por lo que temas como ‘Somehting’s telling me something’ tienen ese gusto por las baterías de dicho género con sus correspondientes escobillas limpiando el polvo.

En Our Turn, Anytime se notan bastantes referencias anteriores al Dubstep y cómo este sonido ha ido moldeándose hasta la actualidad. Durante todo el álbum hay un constante estado de seudo calma. Con la angustia envenenada que transmite el Dubstep gracias a sus ritmos suaves pero claustrofóbicos (‘The Angle’ y ríete de Burial). Entra a mi casa, siéntate cómodo. Espera que ahora te tiro la pared encima (‘Music grows at the night’). Yoshiteru logra encajar bien las palmas en ‘REM Sleep’ para al rato sacar la vena chunga de un beat que se pisa y se estira en ‘Slide and Glide’. Logra marcarse un Shackleton bien rico en ‘Red Snake C’mon’.

Hipersónica vota un 9,5Al hablar de Jazz, de Hip Hop, de Dubstep y de Soul es imposible que no apareciese el toque funkarra en alguna base. ‘SLCT’ cumple ese papel, ‘Night Shift’ escoge el contrabajo para tomarle el testigo y ‘Over Again’ nos pone los dientes largos con el deseo insinuado entre riffs y una escasa voz femenina pero sin poder pillar nada por el camino. Our Turn, Anytime es una salvajada.

Escúchalo en | Bandcamp
Sitio oficial | Himuro Yoshiteru

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios