Sigue a Hipersónica

Jonston - veo Visones

Vale que con el primero dudaséis, ahí me apunto y sigo pensando que no salió el disco como esperaba. Con el segundo ya no entiendo: Taller de Memoria era una gozada de principio a fin, un disco sobre mirarnos como niños y cerrar los ojos, haber crecido y tratar de seguir bien, sobre quedarse atrás y que los retrasados fueran otros. Pero ahora, con Veo Visones en la mano, ya no tenéis perdón: Jonston es un talentazo pop al que ya no se puede subestimar ni un segundo. Y que se ha sacado el disco de Chulapo-p-Paisley underground que deberías estar escuchando.

Jonston en el sindicato del sueño

Hay gente que sabe hacer bien las cosas, es un hecho. Parece simple y ojalá la fuera. Por ejemplo, meter en mitad de una canción el “¿dónde están las llaves? matarile” haciéndolo sonar absolutamente puesto de ácido, rollo 80s. Por eso decía antes lo del Paisley Underground: no me puedo quitar de la cabeza, mientras escucho Veo Visones, a Steve Wynn, a Rain Parade, a aquella gente cuyos discos no te cambiaban nada más que la vida. Nada más. Y lo hacían con las recetas de otros, pero un sonido trepidante, contagioso vacilón.

De vacile saben mucho las canciones del tercer disco de Jonston. Si en Taller de Memoría había mucho espacio para la melancolía, o para la abierta nostalgia, en Veo Visones todo desde el título está inundado en brumas psicodélicas y rock’n‘roll. Canciones extrañas, pero a la vez abiertamente emocionales, pop, como ‘Presentimiento de culpa (Calamar Segunda parte)‘, como ‘Calamar con sombrero‘, como esa fantástica declaración de amor upbeat, trompetas que te arreglan el día y ritmos contagiosos que es ‘Yo quiero ser astronauta‘.

Eso es saber hacer muy bien las cosas. Y si hay una apertura mejor en un disco nacional este año, me la contáis.

¿Qué clase de conjuro han hecho contra mí?

De Veo Visones me rompen muchas cosas, muchos detalles, muchos tramos. La fragilidad con la que está cantada ‘Canción de fotosíntesis‘ (y el contraste de esos coros casi de comedia, “no, no, no, Margarita, no, no, no”); el título y el organillo madrileño incrustado en el trallazo power-psych que es ‘Bat-chulapo‘; todo el sonido del disco, que palpita, que vive (Mierda, a este paso me va a obligar a decir que es orgánico, con lo que odio ese calificativo); cómo corta en dos minutos y medio ‘La bruja piruja‘ y cómo podría alargarla a esos Mercury Rev buenos (que, por cierto, también podrían emparentarse con el Paisley Underground)…

Frente a la maestría pop de Taller de Memoria, Veo Visones es un disco mucho menos centrado en el estribillo y, sin embargo, mejor todavía. Es, quizás, el momento en el que Jonston parece más seguro de estar haciendo justo lo que quería, una, ejem, obra maestra inmediata que sumar a un año en el que el pop nacional se está desquitando. Una maravilla de la que lo único que no me gusta es lo corto que es todo (hasta lo que se merecía ser más largo) y la portada; esto ya como manía personal.

Veo Visones: las cosas importantes

Siempre me ha gustado leer a gente glosando a Robyn Hithcock con el calificativo de bardo pop. Es una definición justa, porque el bardo se encargaba de conservar y transmitir la tradición y el pop, aunque sea reciente, es algo que tiende olvidarse cada dos por tres de sí mismo. Al menos, de algunos aspectos fundamentales de su historia. Además, porque a los bardos se les presupone cantando las gestas de los héroes, no siendo ellos el héroe en sí mismo.

Hipersónica vota un 9,5Robyn Hitchcock y sus canciones son la definición de algo a lo que Jonston también canta: a cómo las cosas importantes son muy fáciles de encontrar, de identificar. Lo difícil es tirar para adelante con ellas, frente a todo lo accesorio que se nos pone por el camino. La gente necesita tener cosas en lo que creer: por ejemplo, en discos como el de Jonston. Él, Jonston, es otro bardo pop, como Los Brincos o los Flaming Lips, a los que cita la hoja promo: nos mantendrá viviendo en lo importante del pop, que es la fábula. Viviendo su vida, la de sus canciones, es mucho más fácil estar y no desaparecer.

Sitio oficial | Primeros Pasitos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario