Sigue a Hipersónica

Lana del Rey

Lana del Rey es un fenómeno. Quizá sería mejor colocar ese verbo en pasado, porque lo cierto es que su cumbre la alcanzó cuando llegó el lanzamiento de Born To Die. No creo que vaya desencaminado decir que la imagen se desinfló, a pesar de que no me ha parecido en absoluto deshonesto con respecto a lo que pudimos ir viendo a lo largo del camino. Más bien todo lo contrario. Quizá el público y la crítica esperaban que reinventara la penicilina, pero repasando las pruebas, en ningún momento se nos dio nada que no se hubiera prometido. Y Paradise, el EP que se ha adjuntado a su debut para crear una especie de edición especial, es más de lo mismo pero elevado a la enésima potencia.

El entorno de Lana siempre ha afirmado que es una creadora hiperactiva. Que tenía material de sobra como para lanzar X discos si llegaba el momento. Mezclas todos los ingredientes y a mí, y no sé si a vosotros también, me resulta desconcertante que haya elegido sacar un EP como parte de una edición especial tan poco tiempo después de su debut. Sobre todo cuando estamos hablando de un disco con una sobreexposición considerable al que tendría que añadir cierto valor para que verdaderamente resultara una estrategia comprensible.

Vídeo | Youtube

No es así. Lana del Rey se ha comido definitivamente a Elizabeth Grant. La languidez ya proverbial de la cantante ha sido devorada por la del personaje. Estos ocho cortes, inéditos en su mayoría, serán una losa insoportable para aquellos a los que os sentaba como un tiro tanta desgana frente al micrófono. Ese deje sutil de Born To Die se ha convertido en toda una marca de fábrica y se ha elevado hasta infinito. El trabajo se arrastra como se arrastra su voz, llegando a ser verdaderamente cansino por momentos.

No tiene malas canciones. Pero por mal que suene, ella es quien no les saca partido. A algunas directamente las torpedea. ‘Ride‘, el single promocional y gancho fundamental que se ha visto honrado con un vídeo eterno, tiene cierta pegada, muy lejana a la de casi cualquier single de su primer álbum, sí, pero no es infumable. Está más cerca de ‘Born To Die’ que de ‘Blue Jeans’, pero escucharla da la misma sensación que ver a un bailarín de clásico con cara de esfuerzo mientras hace una pirueta. Hay momentos en los que se percibe claramente el esfuerzo por lograr una apertura vocal determinada, y en este tema es fácilmente notable.

Vídeo | Youtube

La polémica, absurda como la mayoría de las que surgen cuando enfrentas música y rancio conservadurismo, llega de la mano de ‘Cola‘, un corte inspirado según ella por un antiguo amante suyo que murió antes de tiempo. La letra hace referencia al curioso sabor de cierta parte íntima de la cantante y utiliza una metáfora con una distancia muy próxima de sus elementos para hablar del suicidio.

Vídeo | Youtube

Éste es otro buen ejemplo de cómo la voz de Lana del Rey se ha radicalizado hacia los matices que ya hemos comentado: esfuerzo por abrirse en momentos concretos y una aún más pronunciada languidez arrastrada estrofa tras estrofa. Da la sensación de que no va a ser capaz de terminar de cantar la canción sin enchufarse un par de cafés que le den un poco de vida, salvo en ‘Bel Air‘ y ‘Yayo‘, un corte que lleva ya tiempo rondando por la red y que fue grabado antes de esta vuelta de tuerca. Para mí, el mejor tema, el más logrado, el que más llega, el que verdaderamente suena original, sin imposiciones y con personalidad.

Vídeo | Youtube

Quizá el único contrapunto lo pone ‘Gods & Monsters‘, en un EP bastante cohesivo que no se sale de unos márgenes muy cercanos entre sí y que hasta ha llevado ‘Blue Velvet’ a un terreno aún más farragoso que el de la canción original.

Vídeo | Youtube

Hipersonica vota un 5,5 Lana del Rey se ha elevado a la enésima potencia. Ha radicalizado los rasgos más sutiles y distintivos de Born To Die para formar aún una imagen más clara. ‘Yayo’, desde luego, no merece esta nota, y sí se encontraría entre los mejores temas de su carrera. Sin embargo, el resto está tan marcado por ese extremar su languidez, por arrastrarse estrofa a estrofa, que el resultado es casi fangoso. Como nadar en chocolate caliente.

Tracklist de Paradise

1. Ride
2. American
3. Cola
4. Body Electric
5. Blue Velvet
6. Gods & Monsters
7. Yayo
8. Bel Air

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios