Síguenos

Trilogía Omar

Definición de “Diarrea creativa”: 1. Dícese de aquella enfermedad que causa en el enfermo un grave trastorno compulsivo que le lleva a producir música continuamente en su mente. Si el paciente no toca o graba la sobredosis creativa que genera su cerebro, puede causar lesiones graves en su sistema nervioso que pueden derivar a la muerte. El afectado carece de una glándula del criterio que le hace diferenciar si el resultado es bueno o malo. 2. Omar Rodríguez-López.

El puertoriqueño de cabellera indómita y afro se ha convertido en una máquina incesable de producción musical. Y, ahora que acaba de anunciar el descanso de The Mars Volta, tiene aun más tiempo libre para seguir grabando todo lo que circule por esa melena tan intrincada y misteriosa. Así, el estrambótico guitarrista no ha lanzado ni uno, ni dos, sino tres discos más a sumar a su dilatada carrera en solitario. Aunque se lanzaran el 28 de Diciembre, no era una inocentada.

Equinox: la prolongación de la trilogía electrónica

Durante el 2012, Omar ya lanzó una serie de trabajos en los que experimentaba con sonidos más cercanos a la electrónica. Esa desastrosa triada de discos parece ver su prolongación en el primero de los discos que el guitarrista, donde combina ese sonido electrónico con sus habituales vanguardias que caracterizaron los mejores discos de su carrera. Además contando con tres de The Mars Volta como Juan Alderete, Marcel Rodríguez-López y Thomas Pridgen. Pero eso no implica que el resultado sea digno de piezas notables como Old Money o Cryptomnesia.

Hipersónica vota un 3Aunque comienza con buen pie con ‘Sueños Salvajes‘, Omar no tarda en perderse entre sus nubes de sintetizadores dejando aparte a sus acompañantes para su onanismo musical. Las piezas que más interés despiertan son los más cercanos al sonido prog experimental que ha realizado durante la mayor parte de su carrera, como ‘Popolon‘ o ‘Dientes Para el Osmosis‘. Pero el resto se hace anodino e insustancial. Pero ayudar a enlazar entre sus otros trabajos del año pasado con los siguientes. De todos modos, que alguien le diga a Omar que sus voces distorsionadas son ETA, Al-Qaeda y Rodrigo Rato juntos.

Woman Gives Birth To Tomato!: fdfsf98er5rrjrr6


¿No entendéis lo que he puesto de subtítulo? Pues es lo que mejor resume este trabajo. Para los simples y llanos mortales es un galimatías sin sentido, ni siquiera para el resto de miembros del Omar Rodríguez-López Group (Adrián Terrazas-González, Aaron Cruz Bravo y Mark Aanderud) que firma este trabajo. Pero, aparentemente, si tiene sentido para la mente de Omar, que todos sabemos que no funciona ni al derecho ni al revés que el resto de nosotros, pobres mortales.

Hipersonica vota un 1Los instrumentos bullen de virtuosismo cada uno por su lado y al escucharse juntos da un resultado inconexo y desvirtuado. La experimentación late con su vena más jazzística y con la más estrafalaria. La portada, el nombre, el sonido… Todo es extraño en este álbum del cual somos totalmente indignos para comprender. Nadie salvo la privilegiada y singular mente de Omar puede entenderlo. Por eso, que se lo quede para él. Ni regalado lo quiero. Por lo menos el trabajo no cuenta con más voces lastimosas y horripilantes.

Unicorn Skeleton Mask: una voz que es cuchilla para mis venas

Este último disco de esta serie de tres quizás sea el más tolerable de todos. Sigue habiendo presencia de elementos electrónicos, pero son trasladados a un segundo plano para dar más presencia a esa fuerza experimental con mucho sabor progresivo y jazzístico. Pero vuelve a contar con un enorme lastre y es el mismo que en Equinox: las voces de Omar chafan lo que podría haber sido un buen trabajo.

Hipersonica vota un 5,5Podría haber optado por intentar hacerlo instrumental o haber buscado algún cantante entre su sinfín de amistades con los que ha trabajado durante su carrera. Pero no, quiere intentar parecerse a su compadre de The Mars Volta, Cedric, y falla estrepitosamente por varias razones. La primera es que no cuenta con el buen registro de voces de su compañero. La segunda es que carece del buen feeling que Cedric ha sabido transmitir en sus piezas. El intento de Omar hace el resultado más deprimente e insoportable. Todo ello fulmina a un trabajo instrumental que bien no se acerca al nivel de sus mejores trabajos, pero que brilla en varios momentos.

Omar nos da otra ristra de discos para olvidar, y ya son muchos los discos de su discografía que pueblan esta categoría. Alguno sueña todavía con que le vuelva la razón y reactive otra vez The Mars Volta o, por lo menos, que considere volver a trabajar junto a At The Drive-In. No parece que ninguna de ambas posibilidades se encuentren como prioridades en la mente del guitarrista, que ya se centra en su siguiente proyecto, Bosnian Rainbows, en la que cuenta con Tery Gender Bender de Les Butcherettes para el trabajo vocal (su álbum de debut se espera para este año).

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios