Sigue a Hipersónica

pusher

Hay discos que nunca entrarían a formar parte de las listas de lo mejor del año. Por no alcanzar unos niveles mínimos, porque el artista o banda de turno es demasiado popular (o sea, mainstream) o porque el estilo que practica(n) no interesa. Posiblemente, ese sea el caso de Pusher, el álbum con el que Orbital alcanzan ya el tres en su cuenta particular de bandas sonoras. Aunque claro, no es por el hecho de que sean ellos, o porque su estilo no interese, sino porque es realmente difícil encontrar una banda sonora en esas listas. Y bueno… las cosas por su nombre: en esta ocasión, esta banda sonora no es precisamente de lo mejor del año.

Otros de sus “congéneres”, como The Chemical Brothers con Hanna y Daft Punk con Tron Legacy, ya han probado suerte en el sector con cierto éxito, así que parece un terreno abonado para proyectos como el de Orbital y su electrónica si bien, y, a diferencia de los otros dos dúos, el de los Hartnoll ya conoce bien el terreno, contando en su haber otro par de soundtracks como los de Octane o Event Horizon, así como la revisión del tema central de El Santo (Youtube). Al fin y al cabo, sólo hay que aplicar los mismos métodos de trabajo que ya se emplean a la hora de poner música a películas, aunque, en lugar de emplear música orquestal se haga desde un estudio bastante más pequeño y delante de ordenadores y sintetizadores.

Orbital, sin orquesta para ellos

Pero pongámonos en situación. Al hablar de Pusher, estamos hablando de una remake de la cinta del mismo título del director danés Nicolas Winding Refn, dirigida por el español Luis Prieto. La historia, es básicamente la de un traficante que “toma dinero prestado” de su jefe, pensando que no habrá problema alguno para devolverlo, aunque la cosa se complica y se le va de las manos.

Orbital – Pusher Theme

Nicolas Winding Refn dio su bendición al proyecto hasta el punto de implicarse en él a modo de productor, así que los más avispados habrán pensado que esta banda sonora podría convertirse en objeto de culto de la misma forma en que lo ha hecho la de su más reciente obra, Drive. Nada más lejos de la realidad. Lo que nos ofrecen Orbital a lo largo de los 26 temas del tracklist (23 propios y 3 de otros artistas) nada tiene que ver con las atmosferas que crea la música de Drive, y mucho menos con la música mucho más instrumental de trabajos como el de Daft Punk en Tron Legacy.

En ese aspecto, la música creada por Orbital está más cerca de la de los hermanos químicos para Hanna que la del dúo robótico galo. Mientras los franceses se dejaban un poco a un lado su identidad sonora para adecuarse a las exigencias de Disney y sonar de una manera más clásica, los británicos mantenían su personal electrónica y, conseguían mezclar de forma creíble su propio universo sonoro con el de la música para películas.

Orbital por el contrario, siguen la fórmula de los Chemical Brothers, pero caen en tierra de nadie y no consiguen cumplir con los objetivos de la misma manera. La música que proponen para Pusher se basa en temas muy cortos, algo normal en la música para películas, completamente electrónicos; ellos no sienten la necesidad de usar música orquestal o mezclarla con música de sintetizadores, y, en su mayoría nos ofrecen temas que no llegan a ajustarse al estilo que practican habitualmente, quedando un álbum difícilmente disfrutable por separado de la película.

23 Track 23 Guns And Party

En el álbum, los temas carecen de cohesión alguna, y son casi pequeños fragmentos de música de baile con otra más oscura y dramática, que, acompañando a determinadas imágenes de una cinta violenta como esta pueden funcionar muy bien, pero que así, por sí mismos no dicen prácticamente nada.

Algunos de los cortes de esta banda sonora se ajustan más al estilo de los hermanos Hartnoll, como por ejemplo el encargado de abrir el disco, ‘Pusher Theme’ o ‘Cutting And Doing’, aunque debido a lo escaso de su duración, cuando comenzamos a disfrutarlos se han diluido en algún tema mucho menos llamativo.

Tenemos también algún viejo conocido por ahí, como ‘Wonky’, que aparece aquí reconvertido en ‘Driving And Clubbing’ y convenientemente acortado, perdiendo gran parte de su gracia, que se concentraba en el final del tema original.

Chase’ es una mezcla entre los temas atmosféricos que dominan la mayor parte de la banda sonora con la electrónica más desenfrenada que sugiere una película de este tipo. Sirve además para preguntarnos por qué son tan escasos estos momentos en el disco, siendo esos momentos etéreos, cargados de tensión y de atmósferas oscuras y opresivas, como ‘Turkish Tension‘ o ‘Bridge Deal‘ los que llevan la voz cantante en casi toda la partitura (si es que un trabajo como este se puede llamar partitura, claro).

Marcus Marr – The Music (Instrumental)

Pusher: ¿a la tercera (banda sonora) va la vencida?

Lo mejor del disco se concentra hacia su parte final. Por un lado, cuando Orbital se sienten más libres y dejan correr los minutos les salen temas que, al estar menos encorsetados nos ofrecen la esencia de su música. Los algo más de 11 minutos de ‘Go With The Flo’ o el algo más corto ‘Guns And Party’ son exactamente lo que todos los seguidores del dúo buscaríamos y esperaríamos oír en uno de sus discos.

Por otro lado, los tres temas incluidos al final del disco son todo un acierto. Se mantienen dentro del estilo general del disco y no desentonan demasiado con la música de Orbital. No se han ido muy atrás en el tiempo para encontrarlos; de hecho, el más antiguo de los tres es el firmado por Austra, ‘Beat And The Pulse’, mientras que el ‘The Music’ de Marcus Marr es el contrapunto perfecto a la tensión creada por Orbital en sus 23 temas, gracias a ese toque ochentero y divertido que luce.

Orbital – Go with the Flo

Higher’, de Lloyd Perrin bien podría venir firmado por los mismos Hartnoll y no nos estaríamos llevando ninguna sorpresa. Es otro tema que no se sale de la línea musical de Orbital, aunque si de lo que ofrecen en Pusher; siendo más bien digno de cualquiera de sus álbumes convencionales.

Hipersonica vota un 5,5

En resumen, estamos ante una banda sonora, y, como en tantas ocasiones no funciona sin las imágenes a las que acompaña. Los temas buenos son muy buenos y se pueden escuchar perfectamente por separado, pero el conjunto es demasiado amplio y la mayor parte del listado hace aguas a la hora de mantenerse por sí mismo y desmerece a lo que sobresale. Orbital se mantienen dentro de sus límites habituales pero a la vez se salen de ellos, sobre todo al ser un dúo que acostumbra a ofrecer temas bastante largos y este lenguaje tan escueto les es un poco ajeno.

No hay necesidad de pasarse las dos horas de música que ofrece el disco ante el reproductor porque de ellas la mayor parte de los minutos no nos dirán absolutamente nada. Mejor irse directamente a lo seguro; los dos temas del principio y los cinco del final, y ahorrarse una parte central aburrida y prescindible que nos muestra a Orbital como peces fuera del agua.

Pusher, tracklist:

pusher250

01. Pusher Theme
02. Pay Me The Money
03. Driving And Clubbing
04. Turkish Tension
05. Bridge Deal
06. Cutting And Doing
07. Chase
08. Cell
09. Frank Mirror
10. Haken Bar
11. Serious Pet Shop
12. Vvip
13. Heroin Bath
14. Pet Shop Suicide
15. Frank Car Freak
16. Kiss
17. Coffee Kneecaps
18. Cab To Danaka s
19. Safe Kitchen
20. Party Freak
21. Post Nipple
22. Go With The Flo
23. Guns And Party
24. Lloyd Perrin – Higher
25. Marcus Marr – The Music (Instrumental)
26. Austra – Beat And The Pulse (Still Going Remix)

En Hipersónica | Orbital – Wonky: cambiar de sonido para que todo suene igual

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario