Sigue a Hipersónica

Pavement - Wowee Zowee

La gira de Crooked Rain permitió a Pavement recuperar el dinero de la grabación rápidamente 10 mil dólares y empezar a ganar dinero con la música. No era mucho, pero vino acompqñado además por un aumento de su popularidad; también por una buena gira europea y por su primera gran gira UsA, con 50 conciertos en los que Pavement fueron, por primera vez, una “Banda”.

El éxito del video de ‘Cut Your Hair‘ puso al grupo en el punto de mira de las multis, que seguían buscando en la escena underground USA sustitutos para Nirvana. Pavement parecían ideales para ser presentados como una versión universitaria y un tanto snob de la explosión rock de Seattle.

Wowee Zowee, el engordante (e hinchado) tercer disco

“Engordé 15 libras Durante la grabación. Tenía salsa barbacoa en mi plato a todas horas. Comíamos demasiado cerdo a la parrilla, salíamos cada noche. Había muchos bares fantásticos, bastantes discotecas geniales y estaba todo aquel rollo del blues underground y mil sitios para comer”.- Bob Nastanovich

Por primera vez, Pavement decidieron convertirse en un grupo de verdad. Fueron juntos Durante dos semanas al estudio de Doug Eisley en Memphis y grabaron su primer disco compuesto y tocado al alimón. Mientras, Matador sellaba un acuerdo de distribución mundial, con el tercer disco de pavement como punta de lanza.

La grabación fue rápida y productiva. Más de 20 canciones salieron del estudio de Memphis, un exceso casi mayor que las barbacoas que se metió entre Pecho y espalda Nastanovich.
La mayoría eran nuevas; algunas de las mejores, sin embargo, venían de la época de Crooked Rain. Por ejemplo, ‘Kennel District‘ o ‘Western Homes‘.

Entre tal marabunta de temas nuevos había que poner orden, pero la banda no se ponía de acuerdo. Ellos, al menos en su mayoría, eran partidaria de meter cuantas más canciones, mejor. Curiosamente, Scott Kannberg, el más reacio a la fama y a las servidumbres del rock (fue el único que no quis oparticipar en una entrevista con Rolling Stone porque no le gustaba ni la revista ni ese tipo de promo), quería un disco corto y contudente, que mostrase sus mejores momentos.

“Hasta entonces yo había secuenciado todos los discos. Ahora teníamos todas esas canciones y se me estaba haciendo cuesta arriba poner orden. Teníamos que cumplir un plazo y Steve dijo “hazlo así”. Yo lo habría hecho más corto, pero está bien: es como un disco que tiene las caras b metidas dentro de él”.- Scott Kannberg, AKA Spiral Stairs

El grito de Gary Young

Wowee Zowee se bautizó como tal por una expresión de júbilo, algo pasada de moda, que siempre usaba Gary Young, al que la banda mantenía en el recuerdo pese a que ya estaba claro que nunca podría volver a formar parte de ella. En cierto modo, esa elección del título ejemplifica las fuerzas contrapuestas a las que Pavement se enfrentaban en su tercer disco: por un lado sus inicios amateur y llenos de requiebros e idas de olla convertidas en canciones; por otro, la necesidad de crecer, dejando atrás gente y maneras de afrontar la música.

Posiblemente, ante el momento decisivo de su encrucijada, a Pavement se les fue la mano. Entrar en Wowee Zowee era para un novato en la banda algo así como afrontar un ochomil. En serio, en 1995, ¿quién quería/necesitaba a un grupo que empezaba su disco con ‘We Dance‘? No había ruido, no había estribillo mágico, no había rareza, no había ni rastro de teenage angst o de ironía generacional. ¿Una balada sin afinar sobre afrodisíacos (las brazilian nuts)? ¿Y seguida por ‘Rattled by The Rush‘, que sonaba como si a una gran canción le hubiesen dado de fumar marihuana hasta adormecerla y dejarla sin encanto? ¿En serio?

Lo cierto es que, aunque se les fuera la mano y el listado final de canciones deje demasiados altibajos (más grave aún después de Crooked Rain), el tiempo ha tratado mejor a Wowee Zowee que al resto de discos menos interesantes/mediocre/directamente malos de Pavement (por no hablar de las carreras en solitario de sus componentes). Las canciones buenas han seguido creciendo, mientras que algunas de las que parecían peores se han encaramado a la condición de “pues están bien, oye”.

Wowee Zowee y el facepalm de Warner

Estaba fumando mucha maría, (‘Rattled By The Rush’ y ‘Father to a Sister of Thought’) sí que me parecían sonar como singles de éxito .- Stephen Malkmus

Si artísticamente a Wowee Zowee se le puede defender minimizando sus defectos, poniendo en primera línea de discusión los hits y las grandes canciones (luego hablamos de ellas) y dándole importancia al argumento de “el tiempo ha puesto varias cosas en su sitio”, comercialmente es un fracaso en toda regla, especialmente para los ejecutivos de Warner, que ya esperaban encontrarse en Pavement a su nueva gallina de los huevos de oro underground. a los sucesores noventeros de R.E.M., y se dieron de bruces con la realidad: allí no había tela mainstream que cortar. Cuando escucharon el disco fue bastante revelador. Así lo cuenta Kannberg:

“En esa época íbamos mucho a reuniones con gente de Warner (…) Molaba porque nos llevábamos muchos discos gratis. Fuimos a un reunión con el presidente y con un par de ejecutivos (..) a discutir qué íbamos a hacer con Wowee Zowee, ese disco sin sentido, ¡y estaban allí, intentando encontrar el hit (…) Uno de los vicepresidentes dijo: “¡podríamos sacar un disco en directo!” y un montón de sugerencias ridículas del estilo. En aquel entonces pensamos que no iba a funcionar y no lo hizo. El pacto Matador-Warner no duró demasiado”.

También la crítica se cebó con Wowee Zowee. Al menos esta vez podemos decir que no se equivocaron y que Pavement se merecían lo que recibieron. Que el disco, después, haya resultado tener sus cosas no quita para que fuese un bajonazo en toda regla y la defunción de cualquier posibilidad de éxito masivo, la menos hasta que la nostalgia noventera hiciera mella y quienes eran jóvenes en los 90 tuvieran la posibilidad de reivindicarles (bien con bandas que suenan a Pavement, bien mediante críticas online y offline).

Mi Wowee Zowee ideal

Siendo un disco tan poco coherente, me ha parecido bien jugar al juego de la memoria histórica con él: secuenciar de nuevo las canciones, eliminar lo sobrante y buscar en Wowee Zowee ese disco que Scott Kannberg quiso lograr, pero que no pudo porque se impuso la teoría de que había que meterlo todo.

1. Grave Architecture
2. Flux=Rad
3. AT&T
4. Western Homes
5. Grounded
6. Father to a Sister of Thought
7. Kennel District
8. Half a Canyon
9. Brinx Job
10. Fight This Generation
11. Serpentine Pad
Hidden Track: Pueblo (Beach Boys); sin acreditar y 40 minutos después del cierre, como se llevaba en los noventa.

Mi idea es que el disco necesitaba un inicio mucho más directo, con ese tono entre hit algo épico que ya tenían ‘Summer Babe‘ y ‘Silence Kit’ en los dos discos previos. Además, corto por lo sano con varias de las canciones más aburridas del disco, me cargo ‘Rattled By The Rush‘ (que no puedo con ella) y meto pronto ‘Flux=Rad‘ (que la banda definió como “Nirvana en una jam en el sótano”). Dudé si cerrar con ‘Fight This Generation‘ o ‘Serpentine Pad‘, pero la unión entre la primera y ‘Brinx Job’ me convencía bastante más. En todo caso, me parece una versión del tercer disco de Pavement asumible por la industria y a la que la crítica no hubiese puesto tantas pegas.

Hipersónica vota un 6,5Si queréis escuchar cómo queda esta versión de Wowee Zowee, podéis hacerlo en Spotify. This is my truth, tell me yours…

(Todas las citas para este artículo han sido sacadas de Perfect Sound Forever, la biografía de Pavement que sigue sin editarse en castellano)

Especial Pavement en Hipersónica

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios