Sigue a Hipersónica

Elysium

Tras veinticinco años en activo y diez álbumes de estudio más un buen número de recopilatorios, tanto de éxitos como de rarezas y caras B, todo ello trabajando siempre synth pop desde el lado de la calidad, Pet Shop Boys no necesitan de un disco titulado Elysium para acceder a su propio elíseo: por méritos propios ya tienen su lugar asegurado en él.

PSB: la madurez y la elegancia hechos synth pop

Aún así, el dúo más elegante del panorama del pop electrónico, no siente la necesidad de retirarse y cree que tiene mucho que ofrecer todavía, y, por supuesto, no seré yo el que se lo discuta.

Nos llegan así con su decimoprimer trabajo llamado como ese celestial lugar al que los mortales de la mitología griega dirigían sus pasos tras la muerte, un lugar que, no le deseamos a Neil Tennant y Chris Lowe, en absoluto, pero que podrían frecuentar sin problema, no porque no les quede nada que decir, sino porque su legado es lo suficientemente extenso y excelso como para permitirse una jubilación en un lugar así, desde el que poder contemplar y mirar por encima del hombro a los nuevos aspirantes.

Así pues, ¿para qué evolucionar cuándo no hay necesidad? Mejor hacer un disco cargado cargado de autoreferencias y demostrar que Pet Shop Boys son buenos en lo que son y que no necesitan otros espejos en los que mirarse.

Porque este disco es un compendio de autoreferencias, entre las que la más evidente es sin duda uno de sus discos más perfectos, Behaviour. Aunque si Behaviour era prácticamente perfecto, Elysium no lo es en absoluto.

Para empezar, si en otras ocasiones recientes, los chicos de la tienda de mascotas no han conseguido pegar el pelotazo con sus singles, no ha sido porque éstos no lo valiesen, pero en el caso de este nuevo trabajo del dúo, por más que busquemos entre los doce temas que lo componen, no hay ningún single claro más allá del optimista ‘Winner’, tema que conocemos hace un par de meses, y que, siendo justos, parece tan caduco como los Juegos de Londres, decayendo tras unas cuantas escuchas, y haciéndose para colmo más repetitivo de lo deseable. Posiblemente, a estas alturas y visto como está el mercado de los hits en el que otrora se movían como peces en el agua, quizás esto no sea ni siquiera un defecto, sino más bien algo buscado y digno de alabanza: ¿para qué buscar algo que ya no necesitan?

Al fin y al cabo, todos sabemos que han lanzado nuevo material; conocemos de sobra el buen hacer y la elegancia de la pareja y, si los hemos seguido hasta ahora, de sobra sabremos que nos van a dar exactamente ese “más de lo mismo” que todos esperamos.

Elysium: no se puede subir el listón una y otra vez

Por otra parte, y esto si me parece un defecto, Elysium adolece de un momento grande, que marque su cumbre. No es que el disco como conjunto sea plano o poco variado, pero carece de ese punto álgido que otros trabajos de PSB si tenían, abusando además del medio tiempo y la balada y llegando a hacerse algo aburrido por momentos (¿Pet Shop Boys being boring, quizás?) con un buen número de temas que se quedan en tierra de nadie; ni buenos ni malos, sino todo lo contrario.

Pero no todo es criticable en este álbum; lo mejor, sin lugar a dudas, se encuentra en sus dos extremos: al principio, con ‘Leaving’, tema que rezuma ‘Being Boring’ por todos sus poror, y que aún siendo la mejor entrada posible para este disco, no deja de ser un calco que suena demasiado familiar; y al final, con ‘Requiem In Denim And Leopardskin’, un relajado corte de casi seis minutos en el que, aún siendo también lo de siempre, nos deleitan con una de sus geniales letras, centrándose esta vez en esas estrellas del pop de las que todos podríamos nombrar unas cuantas en base al título, pero de las que la primera que nos vendrá a la cabeza tiene un nombre que empieza por Lady y termina por Gaga.

Lo que todos buscamos en un disco de PSB está presente, y en grandes dosis. La elegancia de su música queda clara no sólo con los cortes ya mencionados; entre ellos ocurren cosas tan interesantes como ‘Invisible’, ‘Breathing Space’ o ‘Your Early Stuff’; temas tranquilos que nos muestran a los Tennant y Lowe más ambientales.

Las letras, además, son quizás el ingrediente más importante de Elysium. Como no podía ser de otra manera, en un dúo que lleva más de 25 años demostrando su ingenio a la hora de contar historias, reivindicar y criticar a través de su música, en ese aspecto, a lo largo de estas doce canciones tenemos también momentos álgidos, como la crítica a las estrellas del pop que os comentaba hace un momento, en ‘Requiem In Denim And Leopardskin’ o, sobre todo la de ‘Ego Music’, un corte que, con la fina ironía a la que, como buenos y flemáticos británicos nos han acostumbrado siempre, tienen tiempo de despacharse con esa generación actual de artistas del yo, mi, me, conmigo (a ver si alguien me puede explicar esa manía de raperos, hiphoperos, reggeateoneros y otros sucedáneos tipo Pitbull siempre tienen que recordarnos sus nombres al principio y final de todos los temas, como si no supiéramos ya que el centro del universo está donde están ellos o Cristiano Ronaldo).

El otro tema que se está rifando la posibilidad de ser single es sin duda ‘Face Like That’, el ‘Suburbia’ de este disco. Una canción que no llega a explotar todas sus posibilidades, le falta algún ingrediente para tener la redondez de aquel, pero a falta de mejores elecciones, parece de lo más radiable dentro del álbum.

La producción es el otro aspecto a destacar en un disco en el que los Pet Shop Boys han querido sonar diferentes, cosa que han conseguido recurriendo a Andrew Dawson, productor, entre otros, de algunos trabajos de Kanye West, así como trasladándose a Los Angeles para grabar, en busca del sonido de aquella ciudad. Objetivo conseguido en parte, ya que, aún habiendo conseguido un nuevo aire para sus canciones, siguen siendo tan familiares como siempre, aunque se eche de menos a gente como Xenomania o Trevor Horn.

Hipersónica vota un 6,5

Superar Yes era una tarea harto complicada que no consiguen pero, es que ser Pet Shop Boys debe ser muy difícil: después de un cuarto de siglo poniendo el listón siempre un poco más alto, por uno u otro motivo, debe llegar un momento en que uno no llega a donde colocarlo.

Porque, aunque Elysium llega con una buena ración de defectos, nos muestra una vez más la cara más adulta de un proyecto que siempre fue adulto. Una muestra más de la madurez y serenidad personal y musical de Neil Tennant y Chris Lowe. Lástima que posiblemente sea el público en general el que carezca de la madurez necesaria para disfrutar de ese pop tan simple y a la vez tan complejo. Desde luego, motivos nos sobran para perdonar sus defectos, aunque sólo sea por traernos a la memoria momentos como los que nos ofrecieron en Behaviour.

elysium250

Elysium, tracklist

01. Leaving
02. Invisible
03. Winner
04. Your Early Stuff
05. A Face Like That
06. Breathing Space
07. Ego Music
08. Hold On
09. Give It A Go
10. Memory Of The Future
11. Everything Means Something
12. Requiem In Denim And Leopardskin

En Hipersónica | Pet Shop Boys adelantan Elysium con ‘Winner’: ¿es que quieren celebrar algo con nosotros?Pet Shop Boys se suben al carro del streaming en directo para presentar Elysium

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios