Sigue a

Rammstein Mutter

Rammstein son un grupo con el que es muy fácil quedarse en la superficie, para lo bueno o para lo malo. Fijarse sólo en lo que aparentan permite que quien quiera crucificarlos o convertirlos en sus dioses musicales no lo tenga demasiado complicado. Pero sólo hay que rascar un poco la primera capa para ver que el sexteto alemán pionero de la Neue Deutsche Härte es mucho más que efectismo en directo y provocación en sus materiales audiovisuales.

El pasado 2 de abril se cumplieron diez años del lanzamiento de Mutter, a juicio de un servidor su cumbre artística y desde la cual nos han dado casi tanta arena como cal. Aunque llego con dos meses de retraso a la celebración, creo que merece la pena dar un repaso a este sensacional aunque bastante vapuleado álbum.

El tercer disco de los teutones apareció en la resaca de su ascensión a la fama mundial gracias a Sehnsucht, con el que rompieron todas las barreras imaginables al hacer de ‘Du Hast’ un himno de discoteca metalero y en alemán. Que Mutter fuera el primer disco posdescubrimiento para gran cantidad de aficionados y críticos condicionó sin lugar a dudas la tibia recepción que tuvo en su momento.

Somos famosos, ¿y ahora qué?

Rammstein – Sonne (YouTube)

Con su segundo disco, Rammstein no solo se habían puesto a ellos mismos en órbita triunfal, sino también a una larga estela de compatriotas que seguían al pie de la letra sus lecciones, las cuales no eran más que una puesta el día del tratado industrial germano creado durante los noventa por los nunca bien ponderados Oomph!.

Con tantas miradas puestas en ellos y la responsabilidad de sentirse los cabecillas de un movimiento emergente, los berlineses decidieron sacar la pulidora para limar las asperezas de su sonido y hacerlo más digerible. En esencia, no vemos en este disco nada que no estuviera ya en sus dos predecesores, pero las aristas e imprecisiones que salpicaban dichos trabajos desaparecen aquí.

Mutter es definitivamente un disco más maduro, donde la banda alemana se muestra más entera y competente. Le podréis achacar que en ese proceso de depuración sonora se perdieron algunos de los detalles que, precisamente por ser tan extremos, hacían tan bueno a Sehnsucht; pero aun con todo es una pérdida asumible, porque viene asociada a unos resultados mucho más compactos.

Fuego, formol, odios y esperanzas

Rammstein – Links 2 3 4 (YouTube)

Como resultado de lo anteriormente expuesto, tenemos un disco que suena exactamente como debe sonar durante sus 45 minutos de duración, gracias entre otras cosas a una producción, esta vez sí, verdaderamente profesional. Se empieza apostando por la épica de corazones ardiendo en ‘Mein Herz Brennt’, y se pasa a continuación a la ironía de aire militar para responder con ‘Links 2-3-4’ a quienes acusaban al grupo de defender la ideología nazi. ‘Sonne’, también plagada de números en su letra, cierra una trilogía de arranque excepcional.

La machacona ‘Ich Will’ y la incendiaria ‘Feue Frei!’, tan cañeras ellas, no nos preparan bien para el drástico cambio que supone ‘Mutter’. Su concepto, que sirve al mismo tiempo como referencia artística para la portada y el libreto del álbum, nos sumerge en una oscura canción de cuna para niños no nacidos con inquietantes problemas edípicos.

Con este corte ejerciendo de ecuador, se da paso a una segunda mitad de disco más oscura, donde curiosamente es el amor quien lleva las riendas de las letras. Eso sí, lo hace de una forma muy particular: en ‘Spieluhr’ como un recuerdo que vuelve a nosotros en forma de caja de música que suena a pesar de llevar años enterrada, y en ‘Nebel’ como una despedida entre la niebla que sólo puede dar paso a la nada. En contraposición, ‘Zwitter’ y ‘Rein, Raus’ se centran en la parte más física y puramente sexual, siendo posiblemente las dos peores piezas del conjunto.

Pero la palma de este tramo final se la lleva ‘Adios’, una canción sencilla pero contundente, demoledora. Un bofetón de rock donde la droga se convierte en violines que destrozan las venas y el alma de quien a ella se ve atado. No es el tema más reconocido de Rammstein, ni siquiera está entre los más famosos de Mutter, pero para mí es la pieza clave de este elepé. Y mirad lo escondida que está.

Haciendo de la provocación un arte

Rammstein – Adios (YouTube)

El gusto por despertar polémica ha estado presente en Rammstein desde sus comienzos, en sus letras, vídeos, materiales promocionales y especialmente en su puesta en escena. No obstante siempre se puede ir más allá, y para Mutter la banda decidió tirarse de lleno a lo puramente morboso plasmando en su portada la foto de un niño muerto tomada por Daniel and Geo Fuchs. Puede parecerte horrenda o genial, pero dudo que te deje indiferente.

Nota 9Tres años después, Reise, Reise seguiría con mucho acierto la senda de la maduración con temas aún más sobrios y rocosos, para dar poco después su primer descalabro en Rosenrot. Con Liebe ist für alle da volvieron a recuperar algo de forma, pero ya nos estamos alejando mucho de este 2001 que hoy toca recordar. Una década después de aquel lanzamiento, con mayor perspectiva en torno a la discografía de Rammstein, es momento de dar a este esfuerzo los aplausos que se le negaron en su momento.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

21 comentarios