R.E.M. - Collapse into now: Ayuda a los ancianos, un día fueron como tú

Sigue a Hipersónica

REM Collapse Into Now

Collapse Into Now es un disco que me provoca sensaciones ambivalentes desde el primer momento. Al contrario que con sus adelantos previos, que me habían predispuesto a rendirme a los pies de R.E.M., la escucha final del álbum lleva sacando lo mejor y lo peor de mí desde el primer momento. No parece lo normal, al menos si tenemos en cuenta la recepción crítica del decimoquinto disco de la banda de Athens, que ha sido alabado com su mejor obra desde Automatic For The People.

A mí, Collapse Into Now me recuerda por un lado lo grandes que han sido R.E.M., pero por otro me coloca ante un grupos que parece acobardarse ante el futuro. Como disco, podría ser uno bueno de despedida, puesto que resume gran parte de sus características, pero a la vez también podría ser el documento de que el camino ha acabado, de que ahora necesitan autohomenajearse para poder sacar adelante sus ideas.

Collapse Into Now frente a Accelerate

En este sentido es diferente a Accelerate. En aquel parecía que el grupo se forzaba a algo que no era en lo que más cómodos se sentían por entonces. Pero, pese a los empastes, los adornos innecesarios, la sensación de estar cerca del fake siempre, funcionaba en la distancia corta. Y con el paso del tiempo puede que no aguante la escucha continua, pero sí el regreso momentáneo y salteado.

Sin embargo, Collapse Into Now suena mucho más natural y fluido aunque en última instancia resulta menos satisfactorio, al menos sí pensamos en la esencia de R.E.M. como banda inquieta. Musicalmente, vemos de nuevo a los R.E.M. maduros, los que el éxito de público y la crítica han convertido en arquetípicos. Los de las mandolinas, las repeticiones, los medios tiempos que te rompen que a la vez pueden sacarte una canción rockera y furiosa. Los de ‘Überlin‘ seguida de ‘Oh My Heart‘ seguida de ‘Every Day Is Yours To Win‘ seguida de ‘Mine Smells Like Honey‘.

Pero también les vemos plagiarse. Y se entiende, al menos si nadie más lo hace (¿alguien suena como R.E.M. sin querer ser sólo una banda de segunda? ¿Alguien quiere ser como R.E.M. con su misma ambición?). Se entiende, digo, pero se entiende siempre que no se piense demasiado en lo que han sido.

Quizás sea injusto hablar así justo cuando sacan su disco de canciones más directas, al menos las más parecidas a las que les hicieron masivos. No tengo muy claro que el público de hoy quiera volver a escuchar a los R.E.M. de los primeros 90. Tampoco que ellos necesiten de nuevo ser más grandes que la vida: ¿alguien se los imagina de super-gira mundial de nuevo?

Michael, you’re the only one I’d ever want (pero no ahora)

Y finalmente, nos queda Michael Stipe, el gran punto problemático del grupo (Por no hablar, que sí lo haremos, pero en post aparte, de su campaña de vídeos). Si Peter Buck se ha quedado como guardián de las esencias musicales (por propio inmovilismo, tal vez) y Mike Mills ha ido desapareciendo poco a poco, sin que ya apenas podamos ver su rastro por los discos del grupos, Stipe ha caído en la peor madurez posible: una que no quiere renunciar a lo que tuvo ni adaptarse a lo que tiene.

El lifting que le hace a su voz es, sin duda, el mayor síntoma de eso. Cuando, como demostró en el directo Live At The Olympia, podría estar buscando nuevos matices a su garganta prefiere renunciar a ella y tratarla para que parezca la de antes. A lo tonto, nos está negando la posibilidad de oírle sonar como la persona mayor que es hoy para hacernos creer que sigue siendo el joven de antes. Al final, lo de Miguel Bosé es pegadizo.

Y, por otro, están las letras del grupo, que han ido de más a menos desde hace tiempo, pero a las que aún se les podía sacar jugo. Si a Accelerate dejaba signos de flaqueza, Collapse Into Now es el punto más bajo de su carrera en este aspecto. Por cada frase aprovechable, hay decenas de ellas que son (de nuevo) autoplagio, naderías o hasta ridiculeces.

Hipersónica vota un 7Pues sí, R.E.M. se han hecho un disco resultón, con canciones notables y que ha conseguido calar en la crítica. Ya tienen su disco de invitados, aunque sea uno donde a estos no se les nota (¿alguien reconocería a Vedder, a Peaches o a Joel Gibb si no se lo decimos?). Pero el futuro se presenta borroso para ellos como banda, y eso es algo que hace justo un disco no nos planteábamos. Tras Accelarate nos planteábamos cómo iban a continuar eso; ahora da igual. Por algo será. Quizás sólo nos quede lo que cantaban Pulp:

Give them hope & give them comfort ‘cos they’re running out of time. In the meantime we try. Try to forget that nothing lasts forever. No big deal so give us all a feel. Funny how it all falls away.

(En todo caso, si, locos, queréis tener una visión completa de lo que pienso de estos REM recomiendo el Habla Pueblo Habla que se hicieron en REM Nation, donde ELKillo, Iamsmitten y Ark son mucho más sensatos que yo, una vez más)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

32 comentarios