Sigue a

Remate portada disco

No hace mucho, estaba discutiendo sobre si la continuidad en la obra discográfica de un mismo artista es algo bueno o malo. No seré yo quien defienda ahora mi postura en esa discusión (me gusta ver los cambios, la evolución), pero la traigo aquí para hablar de Remate. Seamos claros: cada disco de Remate se encuentra en las antípodas de su predecesor. Todo es distinto, pero a su vez todo es igual.

El ojo del camaleón

Si la capacidad de imaginar es lo que hace propio a un ser humano, estamos ante un fuera de serie. Vayamos ahora al pasado: todo lo que se comentó de SUPERLUV. Por lo que tiene de romántico hace poco más de un año se podría decir ahora de Una araña a punto de comerse una mosca. Es polifacético, multiinstrumentista, modula su voz como quiere y sus letras juegan con nosotros en el momento menos esperado.

En su octavo trabajo, –primero íntegro en castellano–, retoma el pop tan onírico que siempre ha acompañado el “sonido Remate” y alcanza su punto máximo con ‘Odisea de fuego’.

En Una araña a punto de comerse una mosca intento capturar el ruido de fondo de las cosas verdaderamente importantes: las palabras escondidas en el vaho del cristal, las onomatopeyas de las artes marciales y los gemidos del tantra, las ondas de radio que se quedan suspendidas si el clima es húmedo. Y para eso necesito innumerables voces, baterías, percusión, guitarras, bajos, teclados, violines, chelos, violas, trompa, glockenspiel, autoarpa y un largo etc. Y algo de suerte.

Capaz de lo mejor y lo peor en un mismo disco, aún parece que al músico madrileño pueda faltarle la capacidad de atar en corto algunas de sus canciones. Me pasa por ejemplo con ‘Suelo estar’ y con ‘Su madre está enamorada de Kafka’. Quizá se deba a que, cerca de querer hacerlo todo por su cuenta, olvida precisamente el alma de las canciones: no son malas, ojo, pero pueden quedarse descolgadas respecto al resto y no termina de cerrar el disco. Todas tienen, eso sí, una personalidad distinta que las hace brillar por sí mismas.

Yo soy muy individualista. Si Remate tiene una acepción más allá de la tontería de escoger un nombre absurdo con el que me sienta afín, es esa concepción de jugador de área que tiene que tener egoísmo porque en algún momento hay que meter un gol y dar un pase de menos. Pero la verdad es que eso es imposible sin un equipo.

Una araña a punto de comerse una mosca: canciones como dardos envenenados

Una araña a punto de comerse una mosca
Aunque ahora, como el mismo disco, me toca contradecirme. Es cierto todo lo anterior, pero hay que reconocer que, si en vez de siete canciones, el disco tuviera algunas más y siguiera la misma línea… no sé si lo aguantaría mucho. Cada escucha sirve para descubrir algunas vueltas de tuerca y para entender las letras pero también puede hacerse monótono y algo falto de sabor.

Si barajamos los temas y las remezcláramos, nos pasaría que después de 20 minutos nos demos cuenta de que hemos pasado incluso del disco. La música estaba ahí, pero nos hemos olvidado de ella. Ocurre con ‘Shock’ y ‘La animadora’, justo una de las que mas me gustan, hasta que vuelvo a conectar mentalmente y se termina el disco.

Hipersonica vota un 6'90

Siete canciones en castellano que han sido editadas bajo la nueva marca (una más…) de Todos Nosotros, su nueva discográfica. Además, ha prometido tres nuevos discos antes de final de año, así que habrá que esperar un nuevo giro de los acontecimientos, ver cómo cierra todo. Coincido con lo que ya dijo javimetal acerca de su anterior trabajo: Remate es uno de los músicos más talentosos que tenemos, por eso creo que se le puede pedir más.

Remate – Una araña a punto de comerse una mosca Tracklist

Sitio oficial | Remate

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios