Sigue a

Rihanna - Rated R

La verdad vaya por delante, me acerqué al nuevo disco de Rihanna, Rated R con ciertas reticencias después de ver todo lo que se estaba cociendo en el mundillo del R&B más popular en los últimos meses. Me esperaba un trabajo de baratillo, con una producción bastante floja y colaboraciones prescindibles. En parte es justo lo que me he encontrado, pero en líneas generales la media es bastante más decente de lo que me temía. Miedo me daba.

Rated R es una recopilación con una perspectiva bastante más oscura que el ingenuo ‘Umbrella’ o el ya pleistocénico ‘Pon De Replay’. Quizá provocado por los poco afortunados incidentes de su vida amorosa, quizá por su deseo textual de “lanzar un disco de verdad, que cualquiera puede tener unos pocos éxitos”, la mayoría de las canciones pecan de un intento por lograr una acititud de bad girl que se queda a medio camino entre la sensualidad y cierto exhibicionismo emocional.

Russian Roulette‘, su primer single, marca perfectamente la senda por la que discurre todo el trabajo, aunque sin duda no todas sus compañeras tienen la misma tonadilla pegadiza que el estribillo de esta balada, que en ocasiones consigue estremecer – si no escuchas la letra, quizá uno de los puntos más débiles de todo el álbum -.

Vídeo | Youtube

El directo os puede dar idea de la cantidad de Autotune que debe de tener el disco, aunque sólo sea por lo increíblemente desafinada que está durante casi toda la actuación. No puedo evitar que una voz como la de Beyoncé habría hecho maravillas con este tema. En definitiva, la lista de singles hasta el momento la completan ‘Hard‘, cuyo vídeo ya comentamos con escalofriante resultado con motivo del anuncio del concierto de Rihanna en el Rock in Rio, y ‘Rude Boy‘, con un punto ragga que lo hace más atractivo que el resto de candidatos a continuar la promoción de Rated R.

Vídeo | Youtube

Sin ser un disco donde se abuse del ritmo rompepistas al que solía recurrir en otras ocasiones, las baladas y los medios tiempos salvan la papeleta con cierta eficiencia. ‘Photographs‘ sería uno de estos ejemplos si el bocazas de will.i.am se hubiera conformado con la producción y no hubiera metido mano a la interpretación, donde una Rihanna inopinadamente tierna se luce con bastante elegancia. Pero cada vez que escucho la voz del caballero a la par que la de ella me entran los siete males. Algo más positiva es su intervención en el cambio radical de ritmo que tiene en la segunda mitad del tema, pero aún así el dueto del principio es matador.

Dentro de este mismo ritmo está ‘Fire Bomb‘, una canción en la que Rihanna podría verse perfectamente sustituída por Britney Spears, Pink o Bon Jovi si me apuras, tan generalista es su estilo pop que no consigue imprimirle su cariz personal ni siquiera con esos arreglos vocales que tan característicos y propios le son a la barbadense.

Justo en la otra cara de la moneda está ‘ROCKSTAR 101‘, donde colabora con Slash a.k.a. “Tú antes molabas”, pariendo lo que es quizá la canción más representativa de la tónica general del disco en cuanto a tono y actitud. La producción es bastante mejorable en este sentido, los cambios de atmósfera son bruscos y sin mantener una línea constante en torno a la cual ceñirse.

Hipersónica vota un 6,5 En cierto modo, una producción mejorable y esa pose tan claramente pretendida hace que el disco sea difícil de creer y a Rihanna complicada de considerar como una artista verdaderamente madura y responsable de todas las decisiones que corresponden a un artista completo. Pero en general no puedo decir que me haya decepcionado por muy bajas que tuviera mis expectativas antes de escuchar Rated R. Al menos, Rihanna se compromete a encontrar un estilo propio y basado en sus propias vivencias más que en satisfacer las ansiedades de la camarilla. Todavía le queda mucho por recorrer, pero si éste es el camino que quiere seguir, sus pasos están muy bien colocados.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios