Síguenos

Rihanna - Talk That Talk

Rihanna ha sacado tres discos en dos años, los tres álbumes más fundamentales de su carrera y en los que más visibles son tanto el punto de partida como el camino que parece estar determinada a seguir. Aunque nunca dejará de lado, como la mayoría de los artistas orientados al panorama más comercial, de incluir el sonido de moda en cualquiera que sea la creación en la que estén ocupados.

Talk That Talk es el sexto álbum de Rihanna y en el que parece haber terminado de expulsar todos los demonios que empezaron a acecharla en Rated R. A pesar de que la agresividad y la oscuridad que explotó en aquel disco se han ido diluyendo hasta quedar en una esencia, siguen presentes en cierta manera, pero transformados y aprovechados hacia la exposición de una sexualidad fuerte y patente como tónica fundamental de casi todo el álbum.

Lo bueno, si breve…

37 minutos es lo que dura Talk That Talk, y este primer ejercicio de concisión te prepara para escuchar un tracklist intenso, aunque sólo sea porque físicamente es imposible meter paja por un tubo en tan escaso espacio. Esta premisa se cumple, y si bien las palabras del manager de Rihanna, que afirmaba que era un disco lleno de hits, tampoco son para creer a pies juntillas, sí es patente que se ha intentado dejar fuera todo lo que no pueda convertirse eventualmente en single.

En este sentido, Rihanna tiene para elegir. Pinchó ligeramente con su primer single, ‘We Found Love‘, pero diré en su descargo que es posiblemente uno de los cortes más flojos. Si quería haber sacado algo con sabor a electrónica, lo tenía a huevo con ‘Where Have You Been‘, un coqueteo con el trance que si bien no llega a pegar como ‘Only Girl (In The World)‘, salva bastante mejor los trastos.

A pesar de que los roces con el estilo de moda son patentes en este corte y en el primer sencillo, lo cierto es que no podemos acusar a la barbadense de haberse vendido al mejor postor. Y ésa es precisamente su mejor baza, la de haber combinado estilos como el dancehall y el hip-hop con su habitual sabor caribeño en la mayor parte del disco. De este modo, Rihanna parece decidida a continuar por el trazo que ya marcó en temas como ‘Man Down’ y en general en su debut, Music Of The Sun. Así que el periodo de rebeldía, si podemos llamarlo así, que pasó en sus dos anteriores discos, ha terminado por madurar en Talk That Talk.

You Da One‘ cumple con todas estas cuestiones a la perfección y ya ha sido elegido como segundo single, un movimiento mucho más inteligente y que permite entrever qué es lo que realmente se cuece en este disco.

Me gusta cuando me dices guarradas

Eso ha debido de pensar el equipo que le compone las canciones a Rihanna, porque la gran tónica de este álbum es el sexo. Tanto como deporte como pilar de una relación personal. Esta temática, combinada con los ritmos densos y pegadizos de algunos de los cortes que tenemos entre manos, da como resultado un calentón musical de cuidado que alcanza su cénit en ‘Birthday Cake‘, obscenamente divertido. Es tremendamente fácil imaginarte su cara mientras canta.

And it’s not even my birthday
And he tryna put his name on it
Oooh, I wanna fuck you right now

Justo antes nos encontramos con otra de las canciones más explícitas sexualmente hablando de Talk That Talk, ‘Cockiness (Love It)‘, donde vuelve al rollo dominátrix de ‘S&M’ y que, no nos vamos a engañar, le va como anillo al dedo. Rihanna sabe explotar su faceta más guarrilla, si me permitís la expresión, y el resultado es sensacional.

She may be the queen of hearts
But I’m gonna be the queen of your body parts
No one can do ya
The way that I do
[...]
I love it, I love it
I love it when you eat it

Por último, no puedo dejar de remarcar dos de los temas que mejor logrados me parecen de todo el álbum. El primero viene de la mano de la colaboración con Jay-Z en el corte que da título al disco. ‘Talk That Talk‘ no contiene las mejores rimas del marido de Beyoncé, pero es innegable que cumple a la perfección la inevitable tarea de la inclusión de un rapero al volante en este tipo de trabajos.

Y por último, aunque no menos importante, está ‘Roc Me Out‘, otro estupendo ejemplo de cómo coquetear con un estilo desligado de lo que suele hacer habitualmente, el synth pop, para incluirlo en su inconfundible firma. Porque se puede acusar a Rihanna de muchas cosas, pero uno de sus mejores y más válidos logros es el de haber conseguido una identidad artística propia e inconfundible.

Hipersonica vota un 7,85 Rihanna ha parido un disco sin grandes pinchazos que afecten a la uniformidad y con una mezcla de estilos discreta pero efectiva. Desde luego, la meta a conseguir está bastante clara, volviendo al sonido que inspiraron sus raíces y donde realmente ella es capaz de desenvolverse como la mejor. Ninguno de sus temas llega a las cotas marcadas por ‘Umbrella’ u ‘Only Girl (In The World)’, y ése es quizá el defecto más patente que se le encuentra a Talk That Talk, pero ha madurado, y se confirma que sus discos siguen siendo imprescindibles en el panorama comercial.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios