Sigue a Hipersónica

Surfer Blood Tarot Classics

Hace casi un año, Javimetal confesaba que Astro Coast, de Surfer Blood, era sólo indie-rock, pero que le gustaba. La opinión más extendida acerca del debut de la banda es que no era perfecto, pero si un disco muy resultón, quizás como los propios Surfer Blood. Javi coincidía, aunque quizás ahora lo tenemos castigado en barbecho por cosas así.

¿Debut del año? Como con el de Odio París, depende de que año hablemos. Surfer Blood, en Hipersónica, van a rachas. Hay editores a los que les encantan y otros que no ven para tanto. Pero es normal: el propio grupo se ha posicionado en el recuerdo de los 90 sin aportar nada más que algunas buenas canciones. ¿Nada más? Llegamos a lo de siempre: ¿cuándo es suficiente con eso?

Tarot Classics: un EP para decir adiós

Tarot Classics son sus cuatro nuevas cartas (más dos remixes o unos cuantos extra si estás en la edición con bonus) para intentar convencer a los descarriados. Sólo que aquí se han convertido en más Weezer que los propios Weezer. De hecho, suenan al grupo de Rivers Cuomo, pero al del disco azul, al que tenía tantas deudas pendientes con Pixies como emoción powerpop guiandoles.

JP Pitts sigue siendo quien actúa de gancho entre las líneas melódicas de sus compañeros. Su voz es emotiva y, afortunadamente, en Tarot Classsic han decidido ser mucho menos rockeros que en singles como ‘Swim’, canción que podrían haber firmado unos Cars en baja forma (o sea, mal).

En el nuevo EP, ‘I’m Not Ready‘ o ‘Miranda‘ salen bien paradas en su forma clasicota. ‘Voyager Reprise‘ apunta a otros lugares menos transitados que los comunes y el comienzo de ‘Drinking Problem‘ es resultón, como lo han sido durante muchos años los de Death Cab For Cutie.

Quizás con ellos acaben Surfer Blood emparentados. Con este EP, Surfer Blood cierran su marcha a Warner. Allí intentarán ser grandes y puede que lo tengan sencillo: en el fondo, su música ya ha sido escuchada antes, no sorprenderá pero eso hará más fácil enganchar a los descarriados.

Hipersónica vota un 6,7Hace 20 años, este sonido era casi imposible de encontrar en las radiofórmulas. Hoy, es estándar, con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios