Sigue a

The Black Keys

El paso de los años y el ritmo de lanzamiento de álbumes hace mella en la creatividad de cualquier grupo, incluso de los más grandes, y es inevitable que en toda carrera acaben llegando los altibajos. No obstante, hay un selecto club de artistas, con menos miembros de los dedos que podáis contar en una mano, que por alguna razón parece infalibles. Por el momento, The Black Keys pertenecen con todo derecho a ese club.

Cierto es que la pareja de Ohio solo lleva una década en activo, pero en este tiempo han tenido tiempo de editar ya siete álbumes sin dar señales de flaqueza, lo cual les convierte en uno de los grandes referentes del panorama actual. El Camino llega solo un año después que su excelente Brothers, y lo hace para cumplir de nuevo con la constante universal de que todos los discos de The Black Keys merecen la pena.

Sin darse apenas tiempo de descanso tras el lanzamiento de su premiado sexto álbum, Dan Auerbach y Patrick Carney se metieron de nuevo al estudio con los bolsillos vacíos, dispuestos a ir creando este trabajo sobre la marcha. Aseguraba Auerbach que lo hicieron con algo de ansiedad por el alto grado de atención que estaban recibiendo, pero parece que la presión no ha afectado lo más mínimo a su nivel compositivo.

The Black Keys nunca fallan

The Black Keys – ‘Lonely Boy’ (YouTube)

Respecto a las grandes magnitudes de su antecesor, los americanos han optado aquí por algo más contenido, reduciendo la cantidad de temas a once y parando el reloj por debajo de 38 minutos. El resultado es un disco más compacto, que se disfruta por igual desde el primer hasta el último segundo y donde no sobra absolutamente nada. Ni canciones de relleno, ni momentos alargados más de lo debido; todo en su justa e impecable medida.

La fórmula empleada para sus canciones es la misma de siempre, pero aplicada con la maestría suficiente para que no pierda ni un ápice de frescura. La mezcla de blues y rock equilibrada con precisión milimétrica, ya sea en temazos tan bailables como ‘Lonely Boy’ y ‘Stop Stop’, en momentos de más músculo como ‘Hell Of A Season’ y ‘Run Right Back’, o incluso cuando le dan un cierto descanso a las guitarras con ‘Little Black Submarines’. Cito solo unos pocos, pero todos los cortes de este elepé merecen ser destacados.

La pareja se ha vuelto a hacer con los servicios del reputado Danger Mouse en la producción, quien esta vez también ha echado una mano en las tareas de escritura. Su labor a los mandos de la técnica es tan acertada como de costumbre, dotando a los temas de garra, contundencia y cuerpo. En esencia, el disco suena todo lo perfecto que puede llegar a sonar.

El triunfo de hacer las cosas sencillas

The Black Keys – ‘Gold On The Ceiling, live’ (YouTube)

Lo que vuelve a hacer tan grandes a The Black Keys, es que no exigen nada de su oyente; los temas se disfrutan desde el primer segundo en toda su esencia, directa y descarada. Son ritmos que suenan a clásico instantáneo, que parecen haber estado siempre ahí de lo rápido que nos hacemos a ellos, pero que a pesar de todo siguen siendo únicos y endiabladamente divertidos.

Nota 97Venga, lo voy a decir ya sin ambages: El Camino es el disco del año, al menos para mí. Cuando parecía que ya estaba todo el pescado vendido en este 2011 y empezábamos a pensar en el año siguiente, el dúo se ha marcado una exhibición de talento a la que nadie se podrá resistir. Una lección de cómo conseguir cuajar un grandísimo disco de rock sin complicarte lo más mínimo la vida, apostando todo a la fórmula ganadora.

En Hipersónica | ‘Lonely Boy’: The Black Keys hacen camino al bailar, The Black Keys lanzarán su nuevo disco, El Camino, el 6 de diciembre

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

42 comentarios