Síguenos

The Hold Steady

Parecía claro, antes de escuchar Heaven is Whenever, que The Hold Steady podían estar ante una de las encrucijadas claves de su carrera. Con un nombre reputado en el panorama indie-rock USA, Stay Positive sirvió para mantenerles en una buena posición y recibir críticas positivas de medios que hasta entonces habían estado distanciados de su propuesta (por ejemplo, Mojo les dio posición de disco del mes).

Pero, pese a los buenos aires, no parecía suficiente y se notaban ganas de cambio, de salirse de la rutina, de sacar el machete y desbrozar otros caminos, ajenos a su estilo clásico (ya se sabe: Husker Dü+Springsteen).

El adelanto de este disco, ‘Hurricane J’, anticipaba un sonido mucho más asumible, directo al corazón de las radiofórmulas más AOR. Si eso se confirmaba, tenía bastante probabilidad en acabar en desastre, salvo que la banda estuviese con la inspiración de su lado. Como comentaba Carlos Fonseca en uno de los comentarios:

“El problema de este tipo de música es que ha sido abducida por los Jonas Brothers.”

Y es cierto: si a The Hold Steady les extirpamos la ascendencia hardcore para buscar más público, su sonido se torna peligrosamente vulgar. No la inteligencia lírica (que llevan demostrando mucho tiempo, incluso en discos que brillaban más por eso que por la música), pero sí las canciones. A ver: los Jonas Brothers no firmarían ‘Constructive Summer‘, himno irrepetible del anterior disco, pero sí bastantes tramos de ‘Soft in The Center‘ (no el emotivo final) o de ‘The Weekenders‘.

El problema no es de quién se apropie tu sonido, sino de que tú no seas capaz de evitar las trampas de esa supuesta “madurez musical” que parece pasar por querer sonar más limpio, más asequible, más radiable. Más calmado, cuando quizás lo mejor de los discos de THe Hold Steady (y de su propia esencia como banda) era su capacidad para hablar sobre juventud y transmitirla con fórmulas de rock añejo, pero no por ello viejuno.

Hipersónica vota un 4Heaven is Whenever nace viejuno, con canciones sin fuerza como ‘The Smidge’; otras a las que les pesa a ausencia de teclados (¿toda la furia provenía de Franz Nicolay?; ‘Barely Breathing‘ hubiera sonado muy diferente con él de por medio) y demasiado hinchado y tópico (lo siento, no pueden ser roots rock, aunque lo intenten en ‘The Sweet Part of The City‘). Rotundo y aburrido paso atrás.

Sitio oficial | The Hold Steady
Descarga directa | Hurricane J – The Hold Steady (mp3)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios