Sigue a

The Soft Moon

¿El mejor disco del año para Captured Tracks? Cuesta pensar lo contrario. Luis Vasquez, la cabeza visible del proyecto, no sólo ha sido capaz de repetir con éxito los postulados de su debut, sino que los ha expandido mucho más allá. Zeros es un salto de calidad incuestionable desde los mismos pilares que ya sostuvieron su primer disco. The Soft Moon han concretado su propuesta y han creado canciones perversamente adictivas, desde el auténtico post-punk, la minimal wave o la darkwave. No hay que pensar aquí en una aproximación pop a géneros más oscuros: Zeros es un terrorífico paseo por el inframundo, los sintetizadores caseros y las atmósferas opresivas.

Zeros: reflexión, exageración

Y en su género es posible que también sea el mejor disco del año, por encima de A Place to Bury Strangers o Pop. 1280. The Soft Moon entienden lo tétrico desde una pose completamente natural. Nada de lo que se desarrolla en el interior de Zeros aparenta ser demasiado excesivo, pese a que la naturaleza de su propuesta sí lo sea. Y quizá la clave resida en el propio Vasquez, en quien encontramos un artista verdaderamente necesitado de volcar sus turbulentos pensamientos sobre diez canciones inquietantes. Esta vez, además, Vasquez ha podido componer sin los ajetreos de la gira, lo que parece haber dado más solvencia a Zeros.

No en vano, The Soft Moon LP fue escrito en su totalidad en la carretera. Y para Zeros, Vasquez necesitaba el apoyo de una banda detrás, la concentración suficiente para exprimir la última gota de su post-apocalíptico y revivalista alegato. Se puede acusar a Vasquez de revival del mismo modo que se puede acusar a cualquier otra banda contemporánea, pero aquí la etiqueta queda muy desligada de la realidad. The Soft Moon no es un grupo al uso (DIIV, Wild Nothing, Beach Fossils), sino que imprime personalidad propia a las ideas formuladas a principios de los ochenta por grupos como Joy Division, Bauhaus o, muy especialmente, Suicide.

Aunque hay que entender este último paralelismo desde una prudente perspectiva. The Soft Moon apenas recurren a la lírica, y la mayor parte de los diez cortes que edifican Zeros son desarrollos instrumentales. Sin embargo Vasquez se prodiga con cierta frecuencia en los jadeos y suspiros viciados que Alan Vega y Martin Rev legaron para siempre. Hay en Zeros algo de los sintetizadores artesanales de Bernard Sumner o de la experimentación sin límites de Bauhaus, e incluso parte del sonido épico e industrial de Killing Joke. Y sin embargo hay muy poco de copia y muy mucho de homenaje. Lo que es todo un mérito.

Siendo retorcidos, podríamos pensar en The Soft Moon como una versión desquiciada de The Durutti Column. Pero todos estos grupos son pasado y The Soft Moon son presente. Vasquez cuenta con una mente privilegiada. Cabe recordar que, si bien no es miembro fundador, participa activamente en otro estimulante proyecto, Lumerians, lo que le lleva desde el post-punk hasta el krautrock psicodélico, siempre con un punto inquietante que no se desliga, afortunadamente, de todo cuanto toca. Pero hoy estamos hablando de The Soft Moon y su Zeros, por lo que dejemos a Lumerians a un lado y adentrémonos en las canciones que esconde el segundo trabajo del californiano.

Monótono pero brillante

Se debe remarcar que Zeros es un trabajo monolítico, en ocasiones demasiado lineal. No hay saltos significativos entre una canción y otra, y ya desde ‘It Ends’, el corte que inicia el disco, Vasquez muestra todas sus cartas: reverb, aires industriales, jadeos, atmósferas oscuras, percusiones sintéticas. No deja de ser irónico que The Soft Moon hayan optado por empezar por el final, en toda una declaración de intenciones de lo que la mente del líder del grupo es capaz de proyectar. En ‘Machines’ es fácil encontrarse con el bajo de Peter Hook y la batería de Paul Ferguson. Y lo mismo se puede decir de ‘Zeros’, la deliciosa progresión instrumental de casi cinco minutos.

Deliciosa no en un sentido estricto, sino obsesivo. The Soft Moon exploran todos los caminos de las turbaciones humanas, desde la esquizofrenia en ‘Remembering The Future’ al synth punk enajenado de ‘Die Life’. The Soft Moon son tan doctos en el arte de la velocidad ruinosa (‘Lost Years’) como en el de los medios tiempos (‘Insides’). Y, pese a que el principal inconveniente de este Zeros es su obvia monotonía, no tienen problema en adoptar una pose selvática (‘Want’) antes de remitirse al inicio del disco (‘It Ends’, escrito al revés).

Hipersónica vota un 7,7En definitiva, nos encontramos ante un disco excitante y comedidamente brillante. The Soft Moon no se han dejado nada en el tintero, y si Zeros ya es una continuación no demasiado rompedora respecto a su predecesor habría que exigirle a Vasquez ideas más arriesgadas para su próximo disco. Pero ese momento ya llegará, porque, ya se ha dicho, The Soft Moon son presente. Probablemente el mejor que puede guardar Captured Tracks junto a Holograms. Porque hay vida en el psot-punk más allá de la languidez pop o el ruidismo noise. Y The Soft Moon es el mejor ejemplo.

The Soft Moon Zeros – Tracklist

  • 1. It Ends
  • 2. Machines
  • 3. Zeros
  • 4. Insides
  • 5. Remember The Future
  • 6. Crush
  • 7. Die Life
  • 8. Lost Years
  • 9. Want
  • 10. ƨbnƎ tI

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios