Titus Andronicus - The Monitor: El enemigo está por todas partes y el perdedor siempre serás tú

Sigue a

The Monitor

No me gusta decir “menos es más” porque implica que más es mejor“, leía el otro día en una entrevista al fundador de 37signals. Titus Andronicus se opondrían a esa máxima, incluso reservándose el derecho a hacerlo violentamente. Para ellos más es mejor, de ahí que su fanfarria indie-rock con épica al estilo borrachuzo de los Pogues haya vuelto con un segundo disco que hace todo igual que en el primero, pero “más”.

No es de extrañar, pues, que Pitchfork haya recibido con alboroto The Monitor (8,7 sobre 10), como tampoco que quienes pensaron que The Airing of Grievances estaba muy bien hayan vuelto a repetir apreciación. En Hipersónica ya os conté que aquel disco fue uno de esos a los que llegué tarde en 2008, pero que no abandoné desde entonces. Y ahora me sumo al carro de quienes repiten consideración: The Monitor mola, porque su “más es mejor” no se corta en ofrecer himnos de taberna y bar sin necesidad de coartada indie moderna. The Monitor es la versión hooliganesca del In The Aeroplane Over The Sea, en el buen sentido del hooligan. Si es que eso existe.

El concepto del disco, en torno a la Guerra Civil estadounidense, es casi mejor verlo dentro de ese “más es mejor”. Para exagerar respecto a su debut, Titus Andronicus necesitaban tirar por la hipérbole incluso antes de pensar el siguiente paso. Hay que tener en cuenta que hablamos del grupo que titulaba sus primeras canciones con cosas como ‘Upon Viewing Brueghel’s “Landscape with the Fall of Icarus”‘; después de eso, no hay otra, si quieres seguir el mismo camino, que montarte un álbum con reproducciones de discursos militares, fotos históricas y letras como:

tonight two great ships will pull back to their ports

depleted of everything that shoots flames and reports

and in the morning the shells will wash up on the shore

and the mighty old earth will have no other recourse

Decía que The Monitor es la versión de hooliganesca del In The Aeroplane Over The Sea; ¿qué pasaría si a ‘Holland 1945‘ le aplicasemos un filtro punk? ¿Y si le quitásemos la jarana a ‘Richard II‘ para sustituirla por el brutal sentimiento de fragilidad que había en el disco de Neutral Milk Hotel? Si la hija comunista de Mangum no se hubiese dedicado a masturbarse compulsivamente para probar su libertad, a lo mejor se habría emborrachado para acabar saliendo del bar cantando, a voz en grito, eso de:


The enemy is everywhere

Oh I’m worthless and weak, and I’m sick and I’m scared

and the enemy is everywhere

Aquello, lo de NMH, era fuzz-folk, y The Monitor es fuzz-punk, guiado por la voz rasgada y desafiante, pero también frágil, de Patrick Strickles. Musicalmente, Titus Andronicus han hecho de la violencia, el arrebato, la ansiedad y el exceso (he ahí los 14 minutazos de ‘The Battle of Hampton Roads‘) su razón de ser, la manera en la que visten sus canciones, donde si se mete un instrumento folk tradicional es rasgado con furia, soplado con fuerza o, simplemente, golpeado por el teenage angst (¿de raíces irlandesas?).

Hipersónica vota 8,56 periódico puro :DSon tan conscientes de su exceso que cierran su trilogía de canciones ‘No Future’ con el subtítulo ‘Escape from No Future‘. Porque el enemigo está por todas partes, y a veces somos nosotros mismos, pero siempre hay posibilidad de huir. Otra cosa es que esa fuga nunca llegue a buen puerto, que ya lo dicen bien clarito ahí: “You will always be a loser and that’s okay“.‘The Monitor’ son 10 canciones con las que quedarnos afónicos, haya o no futuro, en nuestra huida hacia delante. Mi disco internacional favorito de este año hasta el momento.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

21 comentarios