Trent Reznor and Atticus Ross - Los hombres que no amaban a las mujeres: los asesinos de la banda sonora tradicional

Sigue a

Trent Reznor y Atticus Ross - Los hombres que no amaban a las mujeres

El pasado mes de diciembre se estrenó en Estados Unidos el remake americano de Los hombres que no amaban a las mujeres, y desde principios de dicho mes ha estado circulando la banda sonora que Trent Reznor y Atticus Ross compusieron para la cinta. Ha tocado esperar al estreno del largometraje de David Fincher en nuestro país para poder valorar como es debido el nuevo trabajo para la gran pantalla del líder de Nine Inch Nails y su compinche habitual.

La pareja ya se llevó un merecidísimo Oscar el año pasado por su anterior colaboración con Fincher en La Red Social, donde se atrevieron a apartarse del camino establecido en las bandas sonoras para optar por la fórmula de la electrónica ambiental oscura. Lo que para Hollywood fue una sorpresa, para nosotros fue una continuación lógica de lo que estos músicos ya habían hecho en Ghosts I-IV.

Ya desde que nos sentamos en la butaca y se apagan las luces, los memorables títulos de crédito que firma Tim Miller, con Karen O desgañitándose en la fabulosa revisión de ‘Immigrant Song’ que tanto hemos comentado por aquí, suponen un primer aviso de que la música no va a ir en la línea que los grandes estudios nos tienen acostumbrado. La fuerza de este primer golpe en el estómago que nos pegan el realizador y sus músicos se diluye a continuación en una corriente sonora de menor amperaje, pero que nos mantiene electrificados hasta la secuencia final.

Repitiendo una fórmula que funciona

Trent Reznor and Atticus Ross – ‘Immigrant Song’ (YouTube)

Dejando a un lado el deslumbrante reclamo que supone la chirriante versión de Led Zeppelin, el resto de la obra sigue exactamente la misma fórmula empleada en La Red Social. Volvemos a encontrar una electrónica de mínimos, donde se persigue construir atmósferas de tensión y densidad empleando la menor cantidad de componentes posibles. Un auténtico trabajo de ingeniería donde sus responsables se aplican con la precisión que nos tienen acostumbrados.

La historia protagonizada por la inquietante Lisbeth Salander es lógicamente mucho más siniestra que la dedicada al impasible Mark Zuckerberg, así que los ambientes formados son aquí todavía más retorcidos e incómodos. Del mismo modo también nos encontramos con una trama menos fría y aséptica, de modo que las pasiones que impregnan la historia original de Stieg Larsson se ven necesariamente reflejadas en momentos donde las composiciones se hacen más protagonistas.

Lo mejor que puedo decir la banda sonora de Los hombres que no amaban a las mujeres, es que transmite lo mismo antes y después de haber visto la película en la gran pantalla. Es decir, que es capaz de mantenerse por sí misma y sin necesidad de rememorar la escena que acompaña a cada pasaje. De hecho, en un alarde de creatividad desbordada, es más largo el disco que la película, en la cual abundan los silencios. Sus 170 minutos de mecánica se pueden hacer difíciles de afrontar en una sola sesión, y se hace inevitable desconectar de vez en cuando, pero siempre que volvemos a prestar atención a lo que suena (ya sea por nosotros mismos o por un momento que reclama nuestro interés), nos damos cuenta de que la calidad no ha decaído en absoluto.

Los hombres que no amaban a las bandas sonoras

Trent Reznor and Atticus Ross – ‘An Itch’ (YouTube)

Puede que este segundo asalto conjunto de Trent Reznor y Atticus Ross a la cartelera no llame tanto la atención como lo hizo La Red Social por el hecho de que se trata de una evidente continuación con muchos puntos en común. Pero sigue siendo innegable el mérito que ambos demuestran apostando por una forma diferente de afrontar la composición de bandas sonoras, dando la espalda a las grandes orquestaciones que tanto gustan a los productores para encerrarse en sus drones, sus teclados y sus mesas de mezclas.

El otro momento que se sale de la tónica habitual llega en los créditos de cierre, cuando suena otra versión con invitada femenina al micro. En este caso se trata de ‘Is Your Love Strong Enough?’ de Bryan Ferry cantada por Mariqueen Maandig, la esposa de Reznor, que la verdad sea dicha me gusta más que cualquiera de los cortes presentados hasta ahora por How to Destroy Angels.

Nota 75No sé si volverán a ser galardonados con un Oscar en 2012, pero los mismos méritos que hicieron el año pasado están aquí presentes e incluso acentuados en ciertas fases, así que no sería algo descabellado; de momento esta noche sabremos si repiten en los Globos de Oro. Su aportación como acompañante de las imágenes es tan excepcional, como interesante es su escucha en solitario, aunque en este sentido se hace casi obligatorio recurrir a unos buenos cascos para sumergirnos realmente entre las oscuras capas y los cortantes engranajes que la forman.

En Hipersónica | Trent Reznor & Karen O, vídeo de ‘Immigrant Song’: retorciendo la mezcla, The Girl With The Dragon Tattoo, la nueva banda sonora de Trent Reznor junto a Atticus Ross, lista y con regalos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

24 comentarios