Sigue a

Beacon

Una vez más estamos ante el manido tópico de la dificultad del segundo disco… Manido, si, pero a veces tan, tan apropiado. Los siguientes en enfrentarse a él han sido los norirlandeses Two Door Cinema Club y, como en tantas otros casos antes, salen bien parados del trance sólo a medias con una continuación de aquel brillante (aunque no falto de defectos) debut que han dado en llamar Beacon.

Haciendo honor al título del disco, como los barcos en las noches oscuras, ellos parecen haber necesitado un faro para alumbrarles el camino, y su elección ha sido la de Jacknife Lee como productor (U2, R.E.M, Weezer…). El resultado, ni bien ni mal, ni fu ni fa, pero se han dejado gran parte de lo que hacía especial Tourist History por el camino.

Si en aquel debut lo que definía a Two Door Cinema Club, más allá de su característico pop rock cargado de electrónica y ese aspecto de nerds, era ese nerviosismo, esa frescura que sólo puede dar la inexperiencia, pero que en su caso era más una baza que jugaba a favor en lugar de una losa sobre sus espaldas; en este nuevo disco, ganan precisamente en experiencia, ellos por un lado, más la que añade Lee por otro, y toda la frescura de la anterior entrega desaparece para ofrecernos un producto bastante uniforme y con mucho menos gancho que el de aquella.

Con Beacon había que dar la talla, poner el listón más alto, y posiblemente ese haya sido el mayor lastre que se han echado encima estos tres chicos. Había que llamar a un “grande” de la producción que llenara sus 11 temas de lugares conocidos, que depurara su trabajo… Eso son buenas intenciones, por supuesto, pero muchas veces a las buenas intenciones se quedan en eso, en intenciones.

Two Door Cinema Club: vendiendo el alma por una buena producción

No nos engañemos, no: la producción de este este trabajo es impecable, pero probablemente no es, ni de lejos, lo que esperábamos, ni lo que queríamos. Hace un par de años, lo que nos cautivó de Tourist History fue su inmediatez, su aspecto improvisado, aunque no lo estuviera, y sobre todo esa aceleración; esas ganas de tenerlo y darlo todo que sólo la adolescencia puede provocar. Ahora, tenemos a unos Alex, Sam y Kevin más maduros, sí, pero ¿a qué precio?

Básicamente el precio pagado es el de dejar atrás parte de lo que nos enganchó de ellos, aquellos hits más toscos, más rudos, dirigidos por las frenéticas guitarras de Sam, llenos del encanto de esas ansias adolescentes que, aquí, o el paso del tiempo sobre el trío o la sensatez más madura del productor han dejado fuera de la ecuación.

Como definía hace tiempo mi compañero Javimetal el primer disco de Two Door Cinema Club, aquello era pop acelerado, rock, electrónica y algo de las boy bands más empalagosas; ahora tenemos más o menos lo mismo pero sin aceleraciones de ningún tipo. Los norirlandese parecen haberse dado cuenta de que en su debut faltaba algún momento de calma, un respiro que no llegaba en ningún momento del álbum, y quizás han pensado que eso era lo que necesitaba su segundo trabajo… Quizás, si, pero ¡no un disco entero con esa actitud!

Beacon: ¿madurez bien entendida o fórmula agotada?

Así, las señas de identidad que caracterizaron al trío como una banda capaz de levantar al público con cualquiera de sus pegajosos estribillos se han ido haciendo difusas, diluyéndose con la calma que otorga la madurez, no se sabe muy bien si como un intento de sorprender en este segundo disco o como un defecto irreparable que no podrán superar ni siquiera en el tercero.

De hecho, si lo que nos sobraba en Tourist History eran hits gancho donde elegir, en Beacon andamos bastante más escasos de ellos, y los que podríamos reconocer como tales no nos llenarán como los primeros. Con decir que lo más cercano a ellos son temas como ‘Sleep Alone’ (sobre todo), ‘Next Year’ o ‘Handshake’ ya sabréis a que me refiero; si, no son malos temas en absoluto, pero no nos quitan el gusanillo del desenfreno, no nos hacen arrancarnos a movernos como lo hacían ‘Undercover Martyn’ o ‘What You Know’.

Mientras la primera parte del disco además es algo más cercana a lo esperado, (cercana solamente), la segunda se convierte en una demostración de que Two Door Cinema Club también son capaces de practicar el medio tiempo. Aunque lo de ellos no son los medios tiempos que cualquiera esperaría. Lo suyo es pasar de los compases más tranquilos a los más rápidos sin pestañear, sin dejar que nos demos cuenta y en un mismo tema. ‘Pyramid’ o ‘Beacon’ son buenos ejemplos, aunque cualquiera de los cinco últimos cortes del listado pueden entrar en esta definición.

Hipersónica vota un 6,5

Al final, si unimos esas guitarras algo descafeinadas (siempre en comparación a las del primer disco) con el hecho de que ponen toda la carne en el asador con los 6 primeros temas, tenemos un disco bastante desigual, que sólo brilla, y con poco intensidad, en ciertos momentos (de hecho, es difícil no encontrar algún tipo de provecho en un disco publicado por Kitsuné) mostrándonos a unos Two Door Cinema Club capaces de mantener nuestro interés sólo al principio, a la espera de que aparezca ese hitazo que nos haría levantar los brazos y saltar en cualquier festival, pero que llegan a aburrir a medida que sobrepasamos el ecuador del tracklist, desinflándose canción tras canción, mientras pasan los últimos minutos del mismo.

Demuestran, eso si, que son capaces de mantenerse fieles a su personalidad, incluso dando un leve giro de timón, que, siendo sinceros, deja caer por la borda lo que más nos gustaba de ellos, la facilidad con que eran capaces de engancharnos; pero sobre todo nos hace preguntarnos si el éxito de su debut fue porque ellos lo valían o fruto de la suerte. Por ahora tenemos 11 temas excesivamente lineales que se dejan escuchar sin sobresaltos y con los que será difícil que pasemos otros dos años (o más) a la espera de una tercera entrega que enmiende los defectos de esta segunda. Esperemos no sean muchos los fans que se dejen por el camino.

BeaconSmall

Beacon, tracklist:

01. Next Year
02. Handshake
03. Wake Up
04. Sun
05. Someday
06. Sleep Alone
07. The World Is Watching
08. Settle
09. Spring
10. Pyramid
11. Beacon

En Hipersónica | Two Door Cinema Club quieren ser el faro que nos alumbre el camino a partir de septiembre, con Beacon, su nuevo disco

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios