Sigue a

viajea800

Que los años 70 son una fuente de inspiración para la música contemporánea (por muy paradójico que parezca tal afirmación) es un hecho que no tiene la mínima discusión. No hay más que mirar hacia el norte de Europa para ver que en lo que al rock se refiere no es que viajen al pasado en búsqueda de inspiración, sino que más bien parece que viven en una década de los 70 que no acaba y se retroalimenta para tener cada vez más y más fuerza.

Sin embargo esta vez no tenemos que coger el avión para regresar a la mejor década de la historia de la música rock, basta con que cojamos el buga y nos dirijamos al sur, usando el peñón de Gibraltar como referencia, para recorrer la costa alrededor del estrecho, comiendo pescaito frito y disfrutando del salero, del duende y del legado de la mejor banda que ha nacido en nuestro país, Triana.

Del desierto de Almería a la Alpujarra Granadina

Viaje a 800 son una banda de Algeciras que no lo ha tenido fácil. Desde el hecho de hacer rock en una tierra hostil en ese sentido y hacerlo desde una perspectiva añeja y reposada, han visto como una propuesta tan interesante como la suya no ha calado tanto como merece. Así, en 15 años de andadura han visto como múltiples cambios de formación o de sonido no eran más que el reflejo de lo complicado que es intentar vivir de la música en el Campo de Gibraltar. A pesar de todo esto, y gracias al esfuerzo y la indudable calidad de sus 3 álbumes (incluyendo este último), han logrado obtener cierta repercusión fuera de nuestras fronteras, la cual no se ha visto correspondida en España más allá de su impacto en determinados círculos muy reducidos. Finalmente y por todas estas dificultades Viaje a 800 han decidido abandonar, pero no sin antes regalarnos el que es su mejor disco hasta la fecha.

Para poder valorar convenientemente la propuesta que los algecireños nos hacen con este ‘Coñac Oxigenado‘, la mejor forma de hacerlo es aproximándose desde el conocimiento, sabiendo qué nos ofrecen y cómo nos lo ofrecen. Mientras que en sus 2 anteriores discos nos presentaron un Stoner Rock bastante metalizado con ciertas reminiscencias clásicas y de su tierra, en esta ocasión han decidido dar una vuelta de tuerca a su sonido, afianzando así la presencia andaluza recogiendo la herencia que uno de los estilos más pujantes en la historia de la música española nos dejó hace ya más de 30 años.

Black Sabbath + Triana = Viaje a 800

Así, Viaje a 800 se disfrazan de los Black Sabbath de Volume 4 para, en momentos puntuales, trasladarse a aquello que Triana nos ofrecieron cuando decidieron que era el momento de ser inmortales, y hacerlo en base al estrecho marchen de experimentación que les permitía el Rock Andaluz. Y todo ello sin olvidarnos del desierto de Almería, la Alpujarra granadina y, por supuesto, la Medina Azahara de Córdoba. ‘Coñac Oxigenado‘ es esto, un viaje no solo al pasado en busca de las raíces del Stoner y el Rock patrio, sino también un recorrido por la geografía andaluza recogiendo sonidos que nos evocan a cada uno de los paisajes que esta tierra tan bella recoge.

Riffs interminables que se desdibujan dando paso a jams donde la sección rítmica toma todo el protagonismo para posteriormente reconstruirse de forma circular, tempos enérgicos y acelerados que rozan el Metal pero respetando los márgenes que el Stoner nos ofrece con el fin de evocar el desierto y su aridez, interludios en los que el folk y los sonidos andaluces toman protagonismo a modo de reflejo de los contrastes de paisajes de su tierra, lisergia y psicodelia que añaden matices a un blues sureño que sirve de acompañamiento a monólogos en los que el misticismo y la oscuridad de la psique humana son el centro del mensaje que pretenden introducir en nuestra mente… ‘Coñac Oxigenado‘ es esto y mucho más.

A pesar de contar solamente con 5 canciones, el disco con el que Viaje a 800 se despiden no es un disco corto, pues 3 de los temas superan la barrera de los 10 minutos. Sin embargo no se hace pesado en ningún momento ya que los interludios y los cambios de ritmo y de registro son continuos. Puede que en ocasiones el hecho de que la parte vocal no sea cantada sino narrada reste atractivo al aspecto sonoro, pero sin duda aumenta y refuerza el mensaje, la vertiente mística y la incomodidad y aspereza que estos orihundos de Algeciras pretenden introducir en nuestros pensamientos.

Hipersónica vota un 7'99Aunque grupos como Medina Azahara o Alameda hayan intentado reverdecer viejos laureles lustros después del apogeo del género, han tenido que venir Viaje a 800 para mostrarnos la enjundia y trascendencia que el Rock Andaluz llegó a alcanzar hace unas 3 décadas. No han inventado nada, pero los elementos que han logrado aunar en este ‘Coñac Oxigenado‘ casan con una brillantez que convierten a este disco en un más que digno heredero de lo que Triana abandonaron tras ese ejercicio de experimentación llamado ‘Sombra y Luz‘, mientras deja en vergüenza claramente a las discografías recientes de las dos bandas arriba citadas. Nunca es tarde para sumergirse en un género que dio gloria a la música patria, y Viaje a 800 son unos perfectos cicerones. Lástima que ‘Coñac Oxigenado‘ sea su último viaje.

Tracklist:

1.- Oculi Omnium In Te Sperant Domine
2.- Ni Perdón Ni Olvido
3.- Eterna Soledad
4.- Tagarnina Blues
5.- What’s Going On (versión de Buffalo)

Facebook | Viaje a 800
Más en Hipersónica | Triana – Quiero contarte | Black Sabbath reedita los Ozzy Osbourne Years en una caja de vinilos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios