Sigue a Hipersónica

Vitalic Rave Age

Después de un gran debut y un buen segundo disco, el francés Pascal Arbez vuelve al panorama musical con su tercer álbum, Rave Age. En este tercer largo se aprecia un cambio bastante claro en su sonido, parece que como consecuencia de las últimas modas que están pegando fuerte en la electrónica comercial de más actualidad.

El galo ha sido uno de los últimos supervivientes de aquél movimiento que se llamó electroclash, encabezado por artistas como Felix Da Housecat, Miss Kittin o Fischerspooner. Él siempre ha tenido su toque personal, un sello distintivo muy reconocible con esos beats tan cercanos al rock y con un sonido muy característico, desarrollado perfectamente en directo con su habitual mesa de 24 canales. Ese toque ha desaparecido de la primera línea para ser apenas complemento. Es más, ha optado por fórmulas demasiado facilonas, casi inaudito viendo los anteriores discos del francés.

Vitalic sucumbiendo a las técnicas oscuras

Sorprende y mucho el camino que ha emprendido el francés en este tercer disco, donde ha dejado que entren en liza fórmulas mucho más facilonas, menos elaboradas y propias de otros artistas que hoy gozan de gran éxito. El agravio comparativo si lo ponemos al lado de Ok Cowboy, Flashmob e incluso su disco en directo, V Live, queda patente.

Vitalic ha recurrido a modelos de canción más propios de Bloody Betroots o incluso, muy a nuestro pesar, Steve Aoki. Es como si quisiera meterse progresivamente en un terreno que no es el suyo; el terreno del electro machacón, dedicado íntegramente a la pista de baile, cuando él también se ha sacado de la manga temas para disfrutar escuchándolos.

Con este cambio, Pascal dota a Rave Age de un cariz ofensivo tirando a aberrante del que su discografía carecía. Aunque es cierto que no ha cometido el error de sucumbir, por poco, a posiciones más cercanas al dubstep como han hecho este año Orbital o Apollo 440.

Es llamativo que alguien como Vitalic, que tiene educación musical, acabe recurriendo a tan simples tácticas. Él nos tenía acostumbrados a explosiones más preparadas, a ritmos vertiginosos y a sonidos muy sintéticos, pero siempre llevados a cabo de una forma más sutil.

No hace falta recorrer mucho álbum para toparnos con esta nueva faceta. Ya en el segundo corte, Stamina, vemos cómo el sonido es mucho más sucio, con un cambio de ritmo banal. Aunque el tema más representativo de este cambio es No More Sleep, que bien podría ser una canción de los Bloody Beetroots. Esto no tendría por qué ser necesariamente malo, pero del señor Arbez esperamos mayor elaboración. Además, ese ritmo turbulento guarda unas sospechosas similitudes con Terminateur Benelux, canción de Flashmob, su segundo disco.

Vitalic siempre se ha caracterizado por darnos algo diferente dentro de la electrónica francesa, pero cuando escuchamos The March Of Skabah, por ejemplo, da la sensación de estar escuchando a un artista electrizante del montón, perdiendo ese distintivo de calidad. No le pegan tampoco esos graves exacerbados de Next I’m Ready, a pesar de que los combine con vocales pasados por vocoder, recurso que siempre le ha funcionado muy bien.

Colaboraciones acertadas que salvan los muebles

Modus operandi aparte, el productor francés se ha esforzado por darle valor añadido al nuevo álbum rodeándose de un buen elenco de vocalistas conocidos. Pero tampoco estas colaboraciones de tanto caché, a las que no había recurrido nunca en álbum, logran darle una categoría especial, aunque en ocasiones sí nos traen de vuelta al Vitalic de los buenos momentos.

Entre estas aportaciones hay que destacar la de Michael Karkousse de Goose en la canción que abre el disco, Rave Kids Go, una buena dosis de energía que posee un reventón que hace intuir cuál será el devenir de Rave Age.

También hay representación a cargo de Shit Disco mediante Joe Reeves, que pone voz a uno de los mejores cortes del álbum, Fade Away, un tema de ritmo ochentero, melódico y con buenos matices, elementos que nos traen de vuelta al Vitalic que sí convence. No obstante, Reeves también participa en uno de esos temas de encefalograma plano, Next I’m Ready.

Definitivamente, los mejores momentos del disco vienen con Owlle y Rebeka Warrior, de Sexy Sushi. Vitalic ya había colaborado con el grupo, componiendo un buen remix para Oublie Moi. Le ponen voz a Under Your Sun, una apacible melodía, y a La Mort Sur Le Dancefloor, un tema para quemar la pista de baile y que también se deja querer por esos sonidos que hoy tienen tan fácil aceptación. Pero llega a cierto equilibrio al contrarrestar ese sonido excesivamente electrizante con unos cimientos que vienen del sonido del Flashmob.

Por otra parte, hubiera sido interesante para mejorar el contenido del disco, explotar más la estructura de canciones como Nexus, una de las habituales canciones de cierta atmósfera que suelen incluir sus discos, o The Legend Of Kaspar Hauser, tema homenaje a la película de homónimo título a la que ha puesto banda sonora. En ambas hay cierta experimentación y bases que deformar y construir para experimentar con las capas de samples y sonidos.

Nos encontramos sin duda ante el trabajo más discreto de Vitalic. O ha intentado, sin éxito, acercarse a senderos más abruptos y directos que hoy venden mucho, o ha tenido un pequeño bache creativo. O quién sabe, quizá lo que pretende es acercarse a un público masivo, puesto que este sonido agrada mucho últimamente.

Eso sí, para los que seguimos al francés desde sus inicios, no es desde luego un paso al frente en su carrera, y sorprende viendo no sólo sus producciones, sino lo bien que lleva a su terreno los remixes que le encargan, pues nunca se había acercado a estos derroteros.

Está claro que no siempre pueden salir bombas como La Rock 01, My Friend Dario o en menor medida, temas tan pegadizos y luminosos como Second Lives, pero ni tan siquiera las canciones más potentes del disco se le acercan. En ningún momento de Rave Age se percibe algún atisbo que se acerque a cualquiera a canciones de referencia en su discografía.

Hipersónica vota un 6 Temas secundarios del Ok Cowboy hubieran sido mejores que cualquiera de este trabajo, el más flojo hasta la fecha. Los sonidos que antes eran buque insignia, han quedado relegados a segunda línea, para dejar que sea la vena más vulgar la que salga a flote. Por cierto, poco o nada tiene que ver el espíritu rave con esto. Eso era otro cantar.

Tracklist de Rave Age:

  • 01. Rave Kids Go
  • 02. Stamina
  • 03. Fade Away
  • 04. Vigipirate
  • 05. Under Your Sun
  • 06. No More Sleep
  • 07. Nexus
  • 08. The March of Skabah
  • 09. Lucky Star
  • 10. La Mort Sur Le Dancefloor
  • 11. Next I’m Ready
  • The Legend of Kaspar Hauser

Sitio oficial | Vitalic

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios