Sigue a Hipersónica

Yo La Tengo

Resulta admirable que tras casi tres décadas de producción musical, Yo La Tengo aún sean capaces de publicar discos adictivos. No sólo eso: cuesta calificar a sus tres últimos trabajos, incluido el recientemente publicado Fade, con otro adjetivo que no sea notable. El mérito es doble si tenemos en cuenta que Yo La Tengo apostaron por la música popular y por acudir a géneros nunca antes explorados en su discografía. Ante semejantes demostraciones de talento musical, de manuales del pop en formato familiar, no queda sino aplaudir y disfrutar. Fade no es una obra maestra ni un gran disco, pero apuntala esta línea y la carrera de un grupo imprescindible.

Fade: otro disco para admiradores

Encuentro en Fade mayor peso de las guitarras y del chorro de distorsión amable que hizo de Yo La Tengo, durante la década de los noventa, un grupo absolutamente esencial. Fade es un disco amable en todos los sentidos del término. Las canciones transitan entre desarollos oníricos inofensivos y melodías dulcificadas. Fade, por eso mismo, es un disco menos arriesgado. No se encuentran en las escuetas diez canciones que lo componen la arriesgada mezcolanza de estilos de I Am Not Afraid Of You And Will Beat Your Ass ni las piezas de brillantez acústica de Popular Songs. Es un recurso manido, pero no por ello deja de ser cierto: Fade es un disco para fans, ahora más que nunca.

Que podamos encontrar múltiples defectos a Fade no lo inhabilita para una escucha placentera. Yo La Tengo es un grupo infalible. No ha publicado jamás un disco malo, ni siquiera Summer Sun, y esta no es la excepción. Sólo en ‘Ohm’, y obviando el resto de las canciones, podemos encontrar condensada la esencia del indie rock. En sus casi siete minutos de desarrollo blanquecino se encuentran los mimbres básicos que tantos grupos continúan adorando y reproduciendo tantos años después de que los noventa pasaran a mejor vida. Hay quien ha acusado a Fade de ser un disco que rebosa talento por los extremos y canciones irrelevantes en su interior, en referencia a ‘Ohm’, la pista que abre el trabajo, y ‘Before We Run’, la que la cierra.

Es cierto que tanto la una como la otra son con seguridad las dos canciones más impresionantes de Fade, pero es injusto trazar una descripción tan gruesa de composiciones como ‘Is That Enough’ o ‘Stupid Things’. Resulta imposible negar que la primera parece un descarte de Popular Songs pasado por el filtro y la distorsión natural de Ira Kaplan, pero pese a ello continúa resultando fabulosa. También ‘Stupid Thins’, que explora la senda de los Yo La Tengo más ambientales (y en muchos sentidos maravillosos), o ‘I’ll Be Around’, que cuenta con una línea de bajo irrechazable. Yo La Tengo se convierten en un remedo de sí mismos y se muestran más reacios a innovar que nunca, lo cual no importa demasiado cuando el autohomenaje lo firma un grupo con semejante discografía.

La cercanía hecha pop

Así que tiene todo el sentido del mundo hablar de un disco para fanáticos, y criticarlo es una postura legítima. Pero cuesta creer que alguien hable mal de Fade: ahí tenemos ‘Paddle Forward’, que nos ofrece a unos Yo la Tengo de tintes lo-fi y a la canción que centenares de bandas del presente siguen buscando sin éxito. A Yo La Tengo les salen canciones enormes con una naturalidad apasionante. Esa naturalidad les ha convertido en un grupo muy cercano, ante el que resulta complejo edificar muros de cinismo, y Fade se sostiene durante muchos momentos gracias a ello. No hay nada de impostado en las canciones de Fade. Yo La Tengo son sólo tres tíos de Hoboken regalando discos para disfrutar. Fade no hace daño, Fade es inocuo, Fade es estupendo porque sólo te ofrece placer.

El hedonismo sobrevuela ‘The Point of It’ del mismo modo que ha sobrevolado casi todos los discos de su carrera. ‘Well You Better’ juguetea de nuevo con la música popular. ‘Two Trains’ y ‘Cornelia and Jane’ se recrean en atmósferas cercanas al pop de cámara. La mayor parte de los grupos que las revistas de moda lanzan al estrellato matarían por tener discos tan accesibles y universales como Fade. Yo La Tengo no se han esforzado lo más mínimo para este disco, pero incluso pese semejante falta de ambición son capaces de crear música a la que siempre entran ganas de volver. Ese es el gran mérito de Fade, y cualquier objeción es accesoria.

7,30Escuchando las canciones de Fade me siento en casa. No hay tiempo que perseguir, ni metas que cumplir. No hay personas a las que complacer, ni lugares a los que ir. No hay sensaciones que vivir, ni problemas que solucionar. No hay nada excepto uno mismo, Yo La Yengo y la autocomplacencia. En toda su terrible felicidad.

Yo La Tengo – Fade tracklist

  • 01. Ohm
  • 02. Is That Enough
  • 03. Well You Better
  • 04. Paddle Forward
  • 05. Stupid Things
  • 06. I’ll Be Around
  • 07. Cornelia and Jane
  • 08. Two Trains
  • 09. The Point of It
  • 10. Before We Run

Os recordamos que Yo La Tengo estarán en España en Marzo.

Yo La Tengo en Hipersónica

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios