Síguenos

Decapitated

Lunes, noche de perros y a priori malas perspectivas para una cita obligada con el metal extremo, el Killed By Death Festival, pero el público no se quedó en casa y pudimos ver una entrada aceptable en la Sala Acapulco de Gijón. Los culpables fueron Decapitated, que volvían a nuestro país con un nuevo cambio en su formación: a principios de septiembre el batería austriaco Kerim ‘Krimh’ Lechner dejó la banda alegando diferencias personales, siendo sustituido por Pawel Jaroszewic, ex Vader.

Tienen mucho mérito los polacos que perdieron a su batería Vitek en un fatal accidente en 2007 y gracias al tesón de su hermano, el guitarrista Vogg, volvieron el año pasado con Carnival is Forever, editado por Nuclear Blast y con unas inmejorables críticas en los medios especializados.

Por el camino también se quedó el cantante Covan, herido grave en aquel suceso, siendo sustituido por Rafal Piotrowski, un frontman con unas rastas que le llegan hasta donde la espalda pierde su honesto nombre, con un registro distinto pero igual de apabullante en directo.

Los polacos fueron los auténticos protagonistas de la noche e hicieron gozar al público con su peculiar death metal técnico teñido de prog, un sonido que enlaza directamente con su anterior entrega, Organic Hallucinosis. El cuarteto planteó un concierto apabullante, con un sonido rotundo ayudado por algunos samples disparados desde la mesa de sonido. Lo único que restó cohesión a su repertorio fueron los cortes en ciertos momentos, dejando solo al batería en el escenario.

Aunque en su descargo se puede argumentar que cincuenta y cinco minutos de death metal a piñón fijo puede resultar como poco una pesadilla. No hubo bises, tampoco hicieron falta, con ‘Pest’ y ‘A View Form a hole’ de su último disco, ‘Spheres of Madness’ de Nihility y ‘Day 69’ de Organic Hallucinosis, nos llevamos una gran impresión de estos hachas. (8)

Los grupos invitados no fueron meros comparsas como en puede suponerse. Posession, cuarteto de Salinas, presentaban Spiritual Sirius, su cuarto álbum, y mostraron que pueden ser perfectamente cabeza de cartel. A caballo entre el death y el crust, al cuarteto se les vio superengrasado, consiguiendo que a una hora tan temprana como las 20:00 h., se pudiera gozar con un repertorio que picó sobre todo de su nuevo elepé y el genial Memento Mori. (8)

Quizás esperaba mucho más de Legacy of Brutality y su brutote death grind. En estudio son inapelables pero en directo tienen que pulir bastante su puesta en escena. Con un batería con mayor pegada e ir al grano sin recrearse verbalmente entre tema y tema conseguirían ser mucho más convincentes. De todos modos, de su show me quedo con ‘Rebirth of The Ancient Cult’, su nuevo single ‘Masacrado’ y ‘Path of The Forgotten Souls’. (6)

Fotografía | Sergio Blanco
Vídeo | YouTube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios