Síguenos

Diamond Dogs Bilbao 4

Lo peor que puede pasar en un concierto de rock and roll en Bilbao es que el público no arranque y no abandone en ningún momento la pose bilbaina característica, a saber, una mano en el bolsillo, una cerveza en la otra y un movimiento acelerado de pie sin despegar nunca la puntera del suelo. Lo peor que le puede pasar a una vieja banda de rock es que de señales del peso de los años en el escenario y que demuestre que son humanos, que con la edad van perdiendo energía, como tú y yo, y que lo de que están hechos de otra pasta es mentira. Ayer la algo más que media entrada del Kafe Antzokia no despegó ante estos perros que se mostraron más viejos y ya no ladran igual.

A lo mejor tú eres de los que se sabe la discografía de The Diamond Dogs de memoria, yo no podría decirte el titulo de más de tres o cuatro canciones, pero sin embargo siempre les he considerado como una superbanda por la que han pasado un montón de musicazos y tengo bien grabado que no debo perderme ninguno de sus conciertos. Ahora les tenemos de gira por nuestro país con motivo de su 20 aniversario y parece que han ido perdiendo por el camino todo ese boggie, glam y mala hostia que convertían siempre sus conciertos en una gran fiesta. ¿Poco que celebrar?

Se nota que Sulo está mayor en las numerosas ocasiones en las que no le llega la voz, pero sobre todo en el sofoco que tenía el pobre ya a la segunda canción. Lo de abandonar el escenario tantas veces dejando a la banda montándose su propia jam es muy feo. Pirarse todos y dejar al más jovencito, el batería Johannes Nordell, y que este coja una guitarra e interprete una canción a su pedo tampoco ayuda demasiado al ritmo del concierto.

Diamond Dogs Bilbao 2

Sí, falló el ritmo. Cuando parecía que por fin se encendía esa llama que tiene que desprender un concierto de rock se apagaba con sus temas más tranquilos y después costaba mucho reavivarla. Faltó volumen, energía, intensidad, un paseo a 80 kilómetros por hora cuando a todos nos apetecía saltarnos todos los límites de velocidad. Se echó en falta unas teclas más endemoniadas por parte de Duke of Honk y personalmente me sobró saxofón de Mats “Magic” Gunnarson. Este instrumento siempre me ha parecido muy peligroso y abusando de él corres el peligro de que aparezca el maleficio de Kenny G o que te transportes a un concierto de Springsteen. En un par de temas me ocurrió y, lo siento, el Boss y yo nos llevamos fatal.

Diamond Dogs Bilbao 3

Pero tampoco os penséis que aquello fue un horror, ni mucho menos. Peor que otras veces, pero aún así divertido, la música de Diamond Dogs tampoco requiere grandes dosis de concentración, entra muy bien y siempre se disfruta. Hora y media en la que dieron un buen repaso a sus seis discos de estudio y la excusa perfecta para presentar Set Fire to It All el nuevo disco que lanzarán en marzo y en el que han colaborado Spike (Quireboys), Ryan Roxie (Alice Cooper), Danny Bowes (Thunder) y Dan Baird (Georgia Satellites). Una pena que no se los traigan de gira.

Diamond Dogs Setlist Bilbao

Su concierto tuvo dos partes bien diferenciadas marcadas por el cambio de vestuario de Sulo. En la primera, más tranquila, apareció con chupa de cuero y un gran pañuelo naranja al cuello, como si hubiera llegado tarde y no le hubiera dado tiempo a cambiarse. Ponerse unos pantalones escoceses, camisa roja y americana no lo hace más glam pero el concierto se fue animando a medida que llegaba a su final.

Diamond Dogs Bilbao 6

seis con cincoSi ya les has visto en directo mejor te quedas con la impresión que tienes de aquel concierto, que será mejor cuantos más años hayan transcurrido. Han tenido mejores formaciones y no están en su mejor forma, ni el perro viejo ladra igual ni esta vez van a prender fuego a la sala. Pero si te apetece pasar un rato divertido, sin grandes pretensiones, no te lo pienses, aún les quedan un montón de fechas en nuestro país. Tampoco todos van a tener que ser el concierto de nuestra vida. A veces somos felices con un poquito de Rock’n‘Roll.

En Hipersónica | Diamond Dogs – Sala Acapulco (Gijón, 20-02-2009)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios