Síguenos

Havalina en Murcia

No son pocos los que le han dado palos a Havalina durante su trayectoria, y se han llevado muchos especialmente por la publicación de su último disco que dejó un sabor agridulce a los que se vieron desencantados con el. Pero el trío madrileño sabe defenderse muy bien por su cuenta donde mejor saben: sobre el escenario. Por eso anoche tocaba defender H, y lo hicieron de maravilla.

Havalina y el eterno debate de las etiquetas

Uno de los grandes problemas a la hora de enfrentarse a un grupo como Havalina es lo difícil que es clasificarlo. Este no es sino otro ejemplo de la eterna lucha de etiquetas y de géneros a la hora de calificar un grupo de la que nunca se consigue llegar a nada en concreto. El hecho de ser una banda con una gama de influencias tan extensa como esta lo hace aun más complicado.

Muchos han denominado a esta banda como los Queens of the Stone Age de España, pero el estilo de las reinas de Homme no se ajusta al sonido del conjunto madrileño. Como mucho, podemos encontrar reminiscencias del Stoner de los míticos Kyuss, pero no es suficiente para definirlos como una banda Stoner al uso porque también encontramos entre sus influencias el Noise más rockero de Sonic Youth, toques de los Cure del Disintigration y también del Post-Rock de la escuela de Boston e incluso de Mogwai.

Podría optarse por lo fácil y acabar por meterlos en esa infernal etiqueta cajón que es el indie español. Aparte del hecho de que hablar del indie como género ya es algo de por sí incorrecto, no es justo para una banda así meterlos en el mismo saco de gente como Vetusta Morla, Love Of Lesbian, Supersubmarina o Manos de Topo, ya que su sonido no se ajusta para nada al de resto de esas bandas. Esa dificultad para clasificarlos no hace sino evidenciar que estamos ante una banda única dentro de nuestras fronteras y nos obliga a hablar del “sonido Havalina”.

Rendiros todos ante Cabezalí

Podría pasarme horas y escribir párrafos para defender a esta banda, pero lo mostrado en la Sala Stereo de Murcia es una prueba irrefutable de que ellos solitos saben defenderse bien. Ya comenté en su momento lo mucho que me apetecía experimentar sus temas empapados por la magia del directo, en especial su tema ‘Norte‘ que habría su último disco, H, y fue la encargada de abrir la actuación del grupo. La hipnótica guitarra de la canción sonó de forma aun más potente y rotunda, sobre todo con los afilados solos del tema, que son un golpe directo para las filas más cercanas al escenario.

Y es que la noche entera estuvo protagonizada por el cantante y guitarrista Manuel Cabezalí. Con su arsenal de guitarras en ristre realizó un auténtico despliegue de riffs contundentes y espectaculares y electrizantes solos que fueron un auténtico deleite para los asistentes. Un arquitecto del sonido que supo manejarlo a su voluntad y aprovecharlo para su beneficio, brindando así una actuación enérgica y notable.

El resto de miembros de la banda también realizó una interpretación más que meritoria, pero el jefe de la noche fue sin duda Cabezalí. No solo realizó una actuación excelsa, sino que también supo conectar muy bien con su público, al que supo ganarse a pesar de ese apreciable carácter tímido. Pero no nos olvidemos de una de las cosas más importantes: la música. Era evidente que el grupo estaba allí para presentar su último trabajo y se notó por la presencia mayoritaria de temas pertenecientes a este disco.

Havalina en Murcia

Así, pudimos gozar de la interpretación de grandes temas como ‘Viernes‘, ‘Compañía Felina‘ o ‘Música Para Peces‘ (por citar alguno de los temas más reseñables de la noche). Aunque también hubo tiempo para disfrutar de varios temas de sus trabajos previos, como el hitazo ‘Objetos Personales‘, la contundente ‘Desierto‘ o ese tema que perfectamente podría sonar en cualquier emisora de pop mainstream como es ‘Tu Ciudad‘ (sin que esto suene como a un insulto).

Sin embargo, aunque hasta el momento estábamos disfrutando de una interpretación realmente extraordinaria, se reservaron los platos más fuertes para el final. En los bises nos golpearon con ese ramalazo de furia y potencia que es ‘Viaje al Sol‘, pero con mucha más garra y sonoridad (no olvidemos que estamos ante un grupo muy rockero). Aunque más brillante fue el momento de tocar ‘Incursiones‘, uno de sus temas más famosos y más queridos. Ese riff directo, esas letras de fuerte carácter sexual, y Cabezalí haciendo una auténtica exhibición con la guitarra a base de un solo magnífico y muy técnico.

Y sin parar de interpretar el tema, el grupo al completo cogió sus instrumentos, se bajó del escenario para meterse en medio del público y seguir tocando con más fuerza junto a sus fans. No negaré que me pareció un momento realmente épico. En resumen, una actuación realmente espectacular que muestra a Havalina como una de las bandas más singulares dentro de nuestra península, y esperemos que siga esta estupenda trayectoria durante mucho tiempo. Que la culpa no es suya, sino nuestra por intentar hacer de ellos algo que no son ni buscan ser.

Más en Hipersónica | Havalina – H: el sabor de la nada | Havalina en directo presentando H: tres temas imprescindibles para motivarte a ir

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios