Sigue a

Horn of The Rhino_live

Parece que ayer los astros se conjuraron para que no me acercara a la Sala Sweet 01 de Gijón a ver a Horn of The Rhino, que presentaban Grengus, y no os contara como fue esta cita de alto octanaje metálico. Primero, me equivoqué de sitio y aparecí en la otra punta de la ciudad en una sala en la que estaba terminando un concierto de rap, y luego al llegar a casa comprobé que el montón de fotos que había hecho se habían evaporado.

Llegué literalmente empapado al antiguo Savoy Club para ver a los teloneros, los para mí desconocidos Los Muerte, un trío de stoner de la Cuenca del Caudal que en los apenas veinte minutos que estuvieron en el escenario caldearon el gélido ambiente con su metal fumeta bien engrasado, con mucho de jam, y que deben trabajar para conseguir sacar la cabeza del completo anonimato.

Javier Gálvez, cantante y guitarrista de la banda bilbaína, le preguntó al chico que llevaba la diminuta mesa de sonido la razón de la ausencia de música de ambiente mientras preparaban su backline, algo que restó calor al evento. Pero menos mal que justo a las 00:00 horas en punto comenzaron su proteica actuación, convirtiendo en un horno heavy el pequeño local de la céntrica calle Pelayo.

No hubo ni poco ni mucho público, suficiente para que los que estábamos allí comprobáramos que Horn of The Rhino son el equivalente estatal, salvando las distancias, de los norteamericanos High on Fire. A su favor está que son capaces de combinar en su menú sonoro propuestas tan dispares como las de Bolt Thrower, de quienes Javier Gálvez llevaba una bonita camiseta, Autopsy, Soundgarden o Wino.

Y lo que me dejó sin palabras fue la variedad de registros y tesituras vocales que es capaz de ofrecer el líder de este asombroso trío vizcaíno. De un metal más clásico como en ‘Grengus’, tema que da título a su último álbum, cuya edición en doble LP es una auténtica maravilla (y a un precio muy asequible), pasaron sin solución de continuidad a terrenos más sludge en ‘Under The Hoof’, triplicando los bpms y dejándonos casi sin respiración, y cerraron ese triplete inicial con ese heavy acorazado de ‘Speaking in Tongues’, tema que abría su anterior entrega, Weight of Coronation (Doomentia, 2010) en la que cambiaron su nombre Rhino por el de Horn of The Rhino.

nota 8,50Y no sólo eso, ‘Pile of Severed Heads’ nos retrotrajo a los mejores momentos de Autopsy, mientras que ‘Brought Back’ fue toda una exhibición de doom heredero de los Candlemass de King of The Grey Islands. Y recuperaron pasajes del pasado como ese trallazo que es ‘Dead Throne Monarch’, esa revisión old thrash que es ‘Southern Beast’, la monolítica ‘Standing Ram’, o ese ‘Temple’, con la que cerraron su show, cien por cien heredero de los mejores Crowbar.

Facebook | Horn of The Rhino
Fotografía | Horn of The Rhino en Facebook
Vídeo | YouTube
Más en Hipersónica | Horn of The Rhino – Grengus: primera sorpresa del metal estatal en 2012

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios