Síguenos

In Extremo Gijon

Quienes no hayan asistido a un recital de In Extremo se han perdido una experiencia musical única y tremendamente visual y divertida, porque el septeto ofrece un espectáculo de una calidad visual sobresaliente. Ninguna otra formación de lo que denominamos rock en sentido extenso funciona por el circuito internacional con esa propuesta tan atrevida y a la vez cercana por aquello de los gaiteros, sobre todo, a los pueblos del denominado Arco Atlántico.

Los hay que sin conocimiento de causa comparan a In Extremo con Rammstein, pero la única proximidad entre ambos es el uso del alemán como lengua de expresión, lo mismo que hacen otras bandas de aquellas tierran como Das Ich, en el terreno del rock industrial, o Die Toten Hosen, en el del punk-rock. Esta personal propuesta que han fabricado los de Berlín podía haber aparecido en cualquier parte de las costas de ese ancho mar que va de Irlanda a la lejana Finisterre (me estoy acordando de lo que podían hacer si todavía estuvieran en activo los desaparecidos Beleño), y a la vista de su resultado parece que funciona.

In Extremo – ‘Vollmond’ (YouTube)

In Extremo han cogido patrones del heavy metal: una sección rítmica lo suficientemente potente unida a unos riffs de guitarra totalmente clásicos, y los han unido a la música de raíz de tradicional tardomedieval, utilizando arpa de mano, cornetas, gaitas, zanfona, cítara, y otros instrumentos de difícil descripción. Todo ello lo unen a una grave voz, tan personal como poderosa, y ahí tenemos como resultado este patrón del que han roto el molde. Aunque todo hay que decirlo, a un folkie no le lleves a un concierto de los germanos porque le sacarán pegas por todas partes.

In Extremo Gijon 2Acostumbrados a tocar en Europa en salas de aforo más grande, donde poder colocar todo el atrezzo de escenario, pirotecnia, luces, todo ello en aras de una experiencia mucho más especial, In Extremo se tuvieron que conformar con la Sala Albéniz de Gijón, por donde han pasado varias veces y damos fe de que siguen teniendo un infalible directo.

Lo más sorprendente de todo fue que todos los instrumentos sonaron desde el primer minuto de concierto, que abrieron con ‘Sterneneisen’, tema que da título a su último disco en el que insólitamente aparecen con vestuario de aviadores de los años treinta del siglo pasado.

Es la diferencia que tiene llevar un ingeniero de sonido que garantiza no tener acoples y que pareciera que estuvieras escuchando una grabación en directo. Así escuchamos con toda definición la zanfona en temas como ‘Erdbeermund’, cuya letra es del escritor medieval François Villon y el arpa en ‘Vollmond’, o las gaitas en ‘Liam’, un hit que se quitaron del medio a las primeras de cambio.

Una maravilla escucharles y ver en escenario esos instrumentos que ellos mismos fabrican como luthiers que son, artesanos diseñadores de su propio instrumental (esas preciosas gaitas con unas copas enorme, anhelo de cualquier gaitero), la preciosa zanfona o el nychelarpa que sacaron casi al final en‘Viva la vida’.

nota9Aunque hicieron media docena de temas de su nuevo álbum, como el anteriomente citado, otros momentos mágicos de la veladas fueron ‘Frei zu sein’, ‘Zauberspruch’ o ‘En esta noche’, con letra en castellano, que los asistentes estaban esperando. Del repertorio que tenía prevista quitaron tres temas de los bises, que terminaron con ‘Spielmannsfluch’ dejando el pabellón muy alto. La pena fue que la entrada fue sensiblemente inferior, no en cambio el ambiente, a la de su anterior cita gijonesa de 2009 en la que presentaron Sängerkrieg.

Sitio oficial | In Extremo
Fotografías | Sergio Blanco
Más en Hipersónica | Gira española de In Extremo: los goliardos del metal estrenan Sterneneisen, In Extremo – Sala Albéniz (26-03-2009), In Extremo – Sängerkrieg

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios