Síguenos

Micah P. Hinson & Timber Timbre Gijón

La verdad es que conforme van pasando por nuestro país las giras del outsider de Abilene pero nacido en Memphis (Tennessee) uno se da cuenta que su felicidad personal al lado de su mujer Ashley Bryn ha afectado en el interés de su propuesta alt-country. Micah P. Hinson sigue siendo un songwriter, pero le preferimos doliente, enfermizo, sufriendo con cada estrofa que canta, con cada acorde que imprime a su guitarra vintage.

Y el viernes noche volvía a Gijón para abrir la programación musical del FIC Xixón, que en su cincuenta aniversario me parece que se equivocó en la elección del cartel de esta fiesta de apertura. Para quien no lo sepa, los conciertos comienzan pasadas las 00:00 horas, depende del día pero lo más seguro es que el primer artista salga rozando la 1:00 AM, y el cabeza de cartel lo haga bastante más tarde.

El problema más grande es que a un tercio del aforo de la sala le importa bien poco quien está encima del escenario, y en el caso del concierto de los teloneros Timber Timbre y en el de Micah P. Hinson, el murmullo era superior a la música que salía del escenario.

Por mucho que un montón de fans pidieran callar la cosa fue en crescendo y la propuesta del cantante, cada vez más íntima, quedó sepultada por la audiencia maleducada. Que Micah P. Hinson no es un artista para un evento como éste quedó bien claro. Ni él estaba cómodo ni quienes apreciamos su música. Y eso que con Timber Timbre como banda de acompañamiento creo que nunca habían sonado tan bien en sus varias visitas a la ciudad.

El repertorio era lo de menos, aunque sí que hizo una fastuosa versión íntima ‘The Possibilities’ de Micah P. Hinson & The Gospel of Progress, también lo era su nuevo disco recién publicado en España, Micah P. Hinson And The Junior Arts Collective, que es un álbum menor pero no menos suculento que sus anteriores entregas.

Hipersonica vota un 5,5Se trata de una colección de diecisiete rarezas, tomas alternativas y versiones espeluznantes. Acostumbrados a verlo no tan maqueado, nos quedamos con su imagen impoluta: camiseta de leñador con chaleco de cuero marrón, un peinado con brillantina y tupé, y unas gafas de pasta blanca. Un genio que, pese a los pesares, naufragó en Gijón.

Sitio oficial | Micah P. Hinson
Vídeo | YouTube

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario