Sigue a

Napalm Death_Gijon

Dicen que el ruido es perjudicial para el sistema cardiovascular humano. Que cada aumento de decibelios aumenta la hipertensión en un 3%, que afecta al sistema nervioso, aumentando la irritabilidad de quien esta sometido a él, y también es responsable del insomnio y la fatiga mental. Cualquier ruido por encima de noventa decibelios produce daño auditivo y si éste es superior a cien se hace insoportable. Pues bien, el sábado el nivel de dbs en la Sala Otto de Gijón en el concierto de Napalm Death superó con creces los cien dbs, en algún momento más de ciento diez y una presión de 15.000 watios en la sala absorbida por el público que llenó el local y colgó el cartel de sold out.

Napalm Death - Otto Gijon

Curioso que rebasadas con creces las tres décadas en activo los de Birmingham no solo hayan prolongado su vigencia y prevalencia dentro de los sonidos más extremos del metal, sino que haya atraído para su propuesta a un público realmente joven. Estos ni siquiera había nacido cuando publicaron Scum y dudo mucho que se dieran cuenta que en este concierto sonó ‘You Suffer’, el tema más corto de la historia que dura un segundo y trescientas dieciséis milésimas.

Una hora de concierto y veinticuatro temas fueron suficiente haber como para darse cuenta que Napalm Death son los putos amos. Con Barney Greenway al frente, esas poses alocadas, esos bailes espasmódicos y ese vozarrón aterrador combinado por los chillidos del guitarrista Mitch Harris, el cuarteto se ganó desde el minuto uno al público que tuvo que tragarse, sin ninguna acritud, a dos bandas locales: Sound of Silence, que me defraudaron totalmente, y Posession, cuya puesta en escena es cada vez más redonda.

Napalm Death siguen de gira, un año después de su publicación, con Utilitarian, sin duda uno de los mejores álbumes de metal publicados en 2012 y para mí en el top ten de todo lo editado en el panorama musical ese año. Nada nuevo bajo el sol, grindcore a saco con mucha rabia, mucha mala leche y unas letras escritas con una pluma afilada contra los políticos oportunistas y aprovechados, un mensaje aplicable a cualquier estado, la degeneración social, el comercio de armas, la condición sexual o el dogmatismo.

Con el hilo conductor del material de Utilitarian, la into galáctica ‘Circumspect’ fue la que dio el pistoletazo de salida de un Barney Greenway saliendo a escena como un poseído vistiendo camiseta de los hardocore-punks suecos Vitims para vociferar ‘Errors in The Signals’ y ‘Everyday Pox’. Más tarde llegaría ‘The Wolf I Feed’, pero para mí que les quedó este corte en contra del dogmatismo religioso pelín embarullado.

Hubo tiempo para esas miniaturas como ‘Dead’ de From Enslavement to Obliteration, del que también sonó ‘Lucid Fairytale’ y ‘Deceiver’ del seminal Scum, y paradas en The Code is Red…Long Live The Code con ‘Silence is Deafening’, o en Time Waits For No Slave con ‘On The Brink of Extinction’.

nota 9,4Se marcaron la versión de ‘Nazi Punks Fuck Off’ de Dead Kennedys, publicada como single en 1981, y el final fue apoteósico con ‘The Kill’ y ‘Siege of Power’, old school en vena. Un concierto que creó afición y aumenta todavía más el respeto y admiración por el cuarteto inglés.

Sitio oficial | Napalm Death
Fotografías | Sergio Blanco
Más en Hipersónica | Gira española de Napalm Death: nosotros los veremos en Gijón, Napalm Death – Utilitarian: sigue siendo imprescindibles

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario