Sigue a

Sly Johnson Madrid concierto

Después de estar una temporada retirado de ir a conciertos, toparse con un directo como el de Sly Johnson ayer en la sala Neu! Club en Madrid es para agradecer a cualquier contratiempo no surgido que lo hubiese evitado. Un concierto del que yo no esperaba salir por la puerta pensando en lo grande que es el joven francés negro de 37 años sobre un escenario.

Descubrí el álbum de debut de Sly Johnson con una de las últimas Rockdelux con el 2011 ya comenzado y por tanto con la absurda idea en mente de año pasado, año cerrado. 74 (2010, Classic Jazz France) es un gran disco de música negra donde se atisba que el hombre tiene estilo y muy buena cabeza pero de ahí a imaginarse un directo como el que dio hay una larga distancia.


Sly Johnson – Dont Justify Yourself en concierto en Sala Neu! Club – Madrid (YouTube)

El concierto comenzó con la intensidad del Funk, ritmo rápido gracias a ‘Sexy’ y a una banda llamada The 74er’s que le acompaña para no dejarle solo en la aventura, pese a que al final de la noche demostró que no sufre de ningún mal escénico. La banda compuesta por Manu Dyens (batería), Ben Molinaro (bajo), Ed Ardan (guitarra), Jean-Max Mery (teclados) y Valérie Delgado (coros) arremetía por momentos hacia un estilo más tranquilo con bastante gusto de una batería jazzy mientras que en otras partes los riffs del huevo frito del Funk competían con unos teclados bailongos y una voz de acompañamiento de gran timbre.

Pero la estrella de la noche era Sly Johnson. Por momentos uno podía escuchar a alguien que había aprendido muy bien cómo seguir la estela de Al Green en sus momentos más vivos combinados con otros más sexuales y otros en plan predicador, momentos en los que un tal Curtis Mayfield competía con otra esponja negra llamada Prince, recuerdos a Marvin Gaye con una versión de ‘What’s Going On’ soberbia y los destellos siempre omnipresentes de “the hardest-working man in show business”, título que le quitó durante unos pocos segundos a James Brown en sus arremetidas más desgarradoras en la voz o en su facilidad con llevarse al público bajo su brazo.

Sly Johnson Madrid grupo

En el repertorio hasta los bises fue mezclando baladas como ‘I’m Calling You’ con temas más movidos como ‘Don’t Justify Yourself’ o alegatos como ‘Don’t Stop The Dance’, sin olvidarnos de los riffs más rockeros de ‘Hey Mama’. Un concierto de música negra revitalizando a los clásicos bajo una gran voz y un gusto exquisito por abordar el Soul evitando el chustero R&B actual. Hasta ahí hubiese sido un gran concierto pero yo no habría alucinado tanto al salir por la puerta.


Sly Johnson – Beatbox en concierto en Sala Neu! Club – Madrid (YouTube)

Con la llegada de los bises es cuando Sly Johnson nos dejó con la boca abierta a todo el público que casi llenaba la sala Neu! Club (otra sorpresa, gran aforo). El hombre se bastó con un sinte con el que fue jugando para hacer música. Sin banda, él solo, su voz y un micro, además de la función de grabación de la máquina con la que fue improvisando la construcción de varios temas en los que mezcló increíbles lecciones de beatbox (tiene trayectoria en el grupo francés Saïan Supa Crew) junto con la interacción del público a quien pidió tres nombres de personas con los que construiría después el tema.

Hipersónica vota un 10Sly Johnson bordó la noche gracias a un gran poderío en la voz, los amplios registros de los que dispone, el dominio del tempo con o sin banda, la improvisación y el juego con el público, entre otras notas positivas. Antes de cerrar volvió a recordar a Otis Redding con la versión de ‘Fa-Fa-Fa-Fa-Fa (Sad Song)’ y tocó ‘Nina’s Dream’, canción que junto a Eric Truffaz ha incluido en la banda sonora de la película ‘Cisne Negro’.

Fotos y vídeos | Natxo Sobrado
MySpace | Sly Johnson

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario