Síguenos

PC

Después de una semana completita, en la que os he tenido olvidados, aunque no por gusto, os lo aseguro, vuelvo a la carga con este Especial Home Studio. El último día hablé sobre los ordenadores Apple y sobre algunas de sus ventajas, ahora le toca el turno a los PC de “toda la vida” con ese Windows que tanta guerra nos ha dado a todos en algún momento.

No pretendo empezar a criticar Windows antes de adentrarme en el análisis, ni mucho menos, simplemente ha sido un comentario anecdótico y seguro que quien más quien menos ha tenido algún problemilla de virus, cuelgues y demás jugarretas informáticas.

Pero ahora hablaremos de audio y si hay profesionales y estudios que utilizan un PC con Windows, será porque es un sistema válido para trabajar y no vamos a ser nosotros más que un estudio de grabación profesional. Después de esta entrada verás que tiene mucho que ver con las prioridades de cada uno y no solo con los equipos en si.

PC

No cabe la menor duda de que Windows es el sistema operativo que domina el mercado de la informática, además lo hace con autoridad, se estima que de media el 85% de los ordenadores del mundo se ejecutan con alguna de las versiones del sistema operativo de Microsoft, su dominio es sencillamente aplastante.

Es irónico pensar que aunque Windows y Mac OS nacieran de la mano, que Bill Gates copiara descaradamente el sistema de Steve Jobs y que desde el principio se le atribuyeran ciertas ventajas a Mac OS, sea Windows quien tenga una posición tan privilegiada en este extraño y joven mercado de la informática de consumo. Por cierto, si te interesa el tema de este último párrafo, la película ‘Piratas de Silicon Valley’ te arrojará un montón de detalles al respecto. De momento vamos a analizar Windows con calma.

Portátil

Pro: Compatibilidad

Windows es el sistema operativo más compatible del mercado, lo que se traduce en más software y más componentes a tu alcance, lo que no quiere decir que si te compras un Mac vayas a echar en falta nada, en los últimos años Apple se ha puesto las pilas y ha amortiguado considerablemente esa situación, pero siendo justos, Windows sigue teniendo clara ventaja en ese aspecto y es un tema muy importante, un ordenador, a la hora de la verdad es el software que tiene instalado y lo que puedes hacer con él.

También habrá momentos en los que encuentres software que no sea compatible con Windows, son cosas que pasan, todas las plataformas tienen su bazas, pero por suerte siempre tendrás alternativas, utilices el sistema que utilices, eso si, ten cuidado, porque una vez que te acostumbras a ciertas aplicaciones es muy difícil y frustrante cambiar el chip y aprender a hacer lo mismo que ya sabes hacer de una forma completamente distinta, así que es bueno que en la medida de lo posible elijas un sistema que puedas migrar a otras plataformas si es que dicidieses cambiar en el futuro.

Contra: Compatibilidad

Si bien Windows es la plataforma con más aplicaciones, también tiene el dudoso honor de ser la que más software nocivo se puede encontrar en su camino y aquí si que los números son claros, porque el 99,99% del malware es para Windows y solo para Windows. A día de hoy existen muchos miles de millones de virus, troyanos y aplicaciones maliciosas que pueden entrar en tu disco duro, campar a sus anchas y gastarte más de una broma en el mejor de los casos o armarte grandes estropicios y dejarte mirando una pantalla en negro y sin el trabajo de los últimos meses.

Linux o Mac OS X no tienen ese problema y aunque de cuando en cuando se detectan algunos de estos “bichitos” para estas plataformas, son demasiado pocos, demasiado inocuos y demasiado autoejecutables como para preocuparse por ellos, ya que un virus tiene que tener la capacidad de ejecutarse a si mismo e instalarse sin permiso del sistema y eso en Linux y Mac OS X no es posible. Otro tema son los troyanos, que pueden meterse en tu sistema encubiertos en otras aplicaciones y de los cuales si que hay más referencias, aunque también prácticamente anecdóticas si comparamos números.

Si vas a utilizar tu ordenador para trabajar tienes dos opciones, la primera que no conectes tu ordenador a la red, así te curas en salud y la segunda que utilices un buen antivirus, que te quitará recursos y que de seguro acabará ocasionando algún conflicto, porque es lo que mejor hacen, mejor aun que detectar y eliminar virus.
W7

Pro: Opciones de configuración

Si sabes lo que te haces podrás montarte un ordenador muy capaz por no demasiado dinero ya que podrás hacerlo a tu gusto con los componentes que necesites o quieras integrar en tu máquina. Evidentemente puedes hacerlo en una tienda especializada, no hace falta que lo montes tú mismo, pero es recomendable saber como está el mercado o conocer a alguien que te oriente correctamente para evitar complicaciones y desembolsos innecesarios que cualquier vendedor intentará hacer pasar por vitales.

Muchos usuarios de Mac echamos en falta tener más opciones a la hora de comprar ordenador, y muchos detractores de Apple se acogen a este argumento a menudo, no sin razón. Apple tiene un catálogo muy limitado sobre el que se pueden hacer escasas modificaciones, lo que puede ser bastante molesto en algunos momentos porque además Apple es muy amiga de “capar” las diferentes gamas para que te dejes un poco más de pasta en el camino, la verdad es que pueden llegar a ser un encanto los de Cupertino.

Con un PC clónico ese problema desaparece por completo de la mesa, tú y solo tú decides que integras en tu sistema, la placa, la gráfica, el procesador, la caja, el sistema de refrigeración, etc. Por desgracia, si no eliges con tino, puede que acabes arrepintiéndote de tu compra porque esto es un arma de doble filo.

Contra: Opciones de configuración

Pues si, muchos detractores de Mac le critican a Apple la falta de opciones a la hora de configurar sus sistemas, pero claro ¿cómo controlas que todo funcione fluido? cerrando el cerco. Hay una máxima en la informática “A mayor complejidad, mayores posibilidades de fallo” y en Apple se la saben muy bien. Si eres tú quien controla todos los componentes que integras en tu sistema y lo testeas todo hasta aburrir hay muchas menos posibilidades de que algo salga mal, que es a la hora de la verdad una de los mayores problemas que tiene Windows, porque tienen que hacer un sistema operativo que funcione con una infinidad de elementos diferentes fabricados y desarrollados en muchos casos por auténticos “terroristas informáticos” con tres semanas de experiencia.

Por eso, muchas veces se acusa injustamente a Microsoft de que su sistema operativo es inestable, ya que en realidad, muy probablemente sea algún componente barato o con un firmware / driver mal rematado lo que ocasiona el problema. Es muy fácil encontrase con estas situaciones y a veces es culpa de Windows, pero otras veces son los conflictos entre los diferentes componentes los que te acaban volviendo loco. Es importante que sepas que esos problemas son muy habituales en ordenadores comerciales de fabricantes de renombre, los cuales para recortar gastos, muchas veces integran elementos poco recomendables como placas obsoletas, memorias de baja calidad o discos duros comprados a granel a fabricantes de segunda categoría, así que no te fíes demasiado del nombre que a veces puedan tener, intenta tomar tus decisiones basándote en referencias prácticas y reales.

Pro: El precio

A menos de que te sobre el dinero, el precio es un factor determinante a la hora de adquirir un ordenador y más para un uso tan específico como es el montarse un home studio con todo lo que eso conlleva. En ese sentido no hay lugar a error, un PC con unas características X y un Mac de características similares distan bastante en precio, aproximadamente un 30% o incluso más en algunos casos.

¿Dónde se va esa diferencia de dinero? Por una parte Apple infla el precio de sus productos, eso no lo duda nadie a estas alturas del partido, pero no todo se queda en la marca o en el diseño como algunos puedan pensar. Si echas cuentas, esa diferencia, al menos una parte está justificada, ya que te quitan la tarea de buscar componentes cien por cien compatibles y de calidad y te dan el ordenador listo para usar sin preocuparte de nada. Sin contar su sistema operativo, el cual para mi es bastante superior a la hora de trabajar audio y que no podrás tener de otra forma, al menos oficial y con soporte, que no sea comprándote un Mac.

El software también marca una diferencia si andas escaso de fondos, porque en Internet hay mucho más software freeware (freeware no pirata, no nos confundamos) para PC que para Mac y en muchos casos es más que suficiente para empezar a darle caña al asunto, porque por raro que pueda parecer hay software gratuito muy bueno que incluso utilizan muchos profesionales.

Jobs & Gates

¿Qué comprar?

La mayor parte de las tareas de producción musical tiene unos requisitos similares independientemente del software que se utilice, así que no es difícil hacer una aproximación de lo que necesitarás para trabajar con soltura al menos 2 ó 3 años, más adelante ya veremos, esto es informática y por desgracia los sistemas requieren de actualizaciones cada cierto tiempo. Los siguientes datos los voy a dar asumiendo que serán empleados por un no iniciado en la materia, y como tu estudio corre el riesgo de que acabe en el armario junto con tus patines, tus raquetas, tu material de acampada, tu trompeta, tu equipo de submarinismo y todas esas cosas que nunca llegaste a usar después de estrenarlas, tampoco voy a buscar combinaciones brutales ni profesionales.

  • Procesador: Cuanto más rápido y moderno mejor, evidentemente, pero no debería ser menor de un Core2Duo E7XXX, con uno de estos ya tendrás potencia suficiente para trabajar con instrumentos virtuales (el próximo día veremos lo que son), con bastantes pistas de audio y unos cuantos efectos. Si puedes permitírtelo vete a por un Core2Quad Q8XXX, ya trabajan con 4 núcleos y notarás la diferencia, además hoy en día no son caros. En el caso de un portátil lo mínimo recomendable sería una serie P7XXX a partir de ahí todo lo quieras.
  • RAM: Seguro que muchos de vosotros aun tenéis ordenadores con Windows XP, pues bien, en ese caso con 2 Gb de Ram podréis empezar a trabajar con cierta comodidad, eso si, con Vista y 7 no deberían ser menos de 4 Gb que la verdad ya están más que bien, si quieres trabajar con más Ram, recuerda que necesitarás un sistema operativo a 64 bits y no todo el software está preparado a día de hoy, así que ten cuidado.
  • Disco Duro: No importa tanto la capacidad como la velocidad. La velocidad ideal de un disco duro para producción musical no debería estar por debajo de las 7200 rpm (revoluciones por minuto), sobre todo si vas grabar instrumentos y voces. En los portátiles es más complicado, porque aunque ahora hay fabricantes que empiezan a montar discos de 7200 rpm o los dan como opción, suelen trabajar a 5400 rpm, si puedes elegir una opción superior es muy recomendable. En cuanto a la capacidad hoy en día son muy baratos, así que un disco de 640 Gb por ejemplo puede ser más que suficiente durante un tiempo y no gastarás mucho. Por otro lado, los discos SSD dan un rendimiento excelente, pero aun son pequeños y caros, pero estate atento, en este mundo lo que hoy vale 100 mañana puede valer 35.
  • Tarjeta Gráfica: Si el ordenador va a ser para audio no necesitas gran cosa, pero una con opción para doble monitor sería una buena compra, no sabes lo que es trabajar audio hasta que lo haces con dos pantallas. Si tienes intención de darle más usos al ordenador y quieres una tarjeta gráfica mejor para tu entretenimiento personal, no soy la persona adecuada, date una vuelta por Xataka por ejemplo o por todos los foros que hay en la red que no son pocos.
  • Placa Base: La placa es mucho más importante de lo que cree mucha gente, haz todo lo posible porque sea de un buen fabricante y tenga una características generosas en cuanto a conectividad. Lo recomendable sería que al menos tuviera un puerto firewire 400, si es más mejor y si también integra firewire 800 pues mejor que mejor. Evidentemente un puñado de puertos USB son necesarios ya que la mayor parte de periféricos como controladores o incluso instrumentos se pueden conectar por USB al ordenador. Por otro lado, una buena placa con un firmware y unos drivers bien rematados minimizan al máximo conflictos entre componentes y sorpresas inesperadas (ni que las hubiera de otro tipo).
  • Sistema de ventilación: Aquí llegamos a uno de los puntos críticos, porque aunque es cierto que a todos nos molesta que un ordenador sea ruidoso, para trabajar audio es muy importante que el equipo sea lo más silencioso posible, cualquier ruido puede echar por tierra tus grabaciones y molestarte a la hora monitorizar y mezclar. En este sentido los PC´s comerciales y la mayor parte de los equipos que puedas montar saldrán perdiendo con un Mac, ya que ese es uno de los puntos fuertes de Apple, a veces hasta cuesta saber si están encendidos.

Kraftwerk

Tampoco te agobies por comprar un “maquinón” de primeras, más bien plantéatelo como un acercamiento a algo que te interesa. Siempre tendrás tiempo de comprar mejores equipos y para hacer música lo más importante es la voluntad y el interés por aprender y divertirte y espero de todo corazón que te diviertas, porque hay mucho que aprender.

El próximo día empezaremos con el software y antes de que algún usuario de Linux se me tire al cuello, comentar que salvo opciones contadas, apenas hay alternativas ni periféricos compatibles con Linux en el campo de la producción musical, así que he preferido dejar de lado esa plataforma. Si dentro de un tiempo veo que las cosas se ponen más favorables, prometo que le dedicaré parte de mi tiempo.

Imágenes | Kraftwerk, Flonux!

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario