Síguenos

ibiza4

Con un corto, puntual y agradable vuelo comienza nuestro periplo por tierras ibicencas, el martes 25 de Agosto de 2009. Aterrizamos en la isla ya de noche. ¿Qué es lo primero que llama nuestra atención? Que el aeropuerto está patrocinado por Matinée. La sala de recogida de equipajes se encuentra empapelada con dibujos de clubbers musculados, chicas en bikini y flyers de las fiestas de la promotora catalana.

En efecto, nada más aterrizar en la isla, nos damos cuenta de que Ibiza, en verano, vive por y para la fiesta. No sólo es la recogida de equipajes, sino la terminal del aeropuerto, las oficinas del alquiler de coches… La publicidad de fiestas lo inunda todo.

Recogemos nuestro coche y cogemos la carretera hacia San Antonio, donde estaría nuestra base de operaciones.

ibiza2

En una ciudad normal, las vallas publicitarias anuncian colonias, coches, productos de belleza o comestibles. Pero Eivissa y San Antonio no son ciudades normales. Son el epicentro de la música electrónica. Desde la autopista, nos saludan Paul Van Dyk, Sasha, Eric Morillo, Deadmau5 y tantos otros. En la autopista nos deslimbra el gigantesco haz del luz de Amnesia, quye llega hasta los aviones que aterrizan en la isla, los neones de Privilege, y ya al otro lado de la isla, los carteles de Es Paradís y Eden.

Nuestro apartamento, situado a las afueras de San Antonio, muy cerca de una acogedora y bonita playa (cala Gració)es un remanso de paz, que necesitaremos sin duda para nuestros momentos de descanso. Pequeño pero con una inmensa piscina y muy bien situado. Tenemos hambre, así que decidimos dar una vuelta por la ciudad y buscar algo rápido para cenar.

ibiza1

San Antonio es territorio británico. En el centro de la ciudad, una serie de calles repletos de bares que atronan música y hooligans borrachos conforman la zona de copas conocida como el West End. Cobra vida sobre las 8 de la tarde y sirve de excusa perfecta a los hijos de la Gran Bretaña para cocerse a cervezas antes de peregrinar a las dos discotecas donde son los reyes. Eden y Es Paradís, situadas ambas a pie de playa.

No aconsejo esta zona para tomar una cerveza. No es el ambiente al que estamos acostumbrados, y probablemente no os gustará. Otra cosa es que os vayan las rubitas horteras. Trajes fucsia, naranjas, amarillos, minifaldas imposibles, modelitos sacados de las peores pasarelas de… ¿moda? Un horror. Sin embargo, la bebida (quería decir cerveza) es relativamente barata, recordamos, estamos en Ibiza.

ibiza3

Paseamos también por la zona de Café del Mar. La bahía de San Antonio es un mirador privilegiado de puestas de sol, y a las afueras de la ciudad han proliferado los sunset bars donde tomar una bebida mientras se admira la puesta de sol. Aquí, además, las fiestas más famosas de la isla realizan sus prepartys, y si tenéis suerte, podréis ver pinchar a buenos Djs en un ambiente diferente al de las discotecas.

Aquí están el Kanya Beach (seguramente el mejor de la zona), el mismo Café del Mar, o también el Mambo, quizás el más animado de la zona. Además de puestas de sol y Djs, también se encuentran espontáneos realizando malabares, juegos de luces, tragafuegos, etcétera.

Enfrente de la playa principal de la bahía, que también es la más fea, hay otros bares que siempre están repletos, como el Itaca o el Bar M. Por aquí también se encuentra el Ibiza Rocks Hotel, donde justo el día anterior habían actuado Soulwaz, 2 Many Djs y MGMT.

ibiza5

Es una buena zona para dar un paseo, sin embargo yo recomendaré otra cosa. Hay infinidad de sitios interesantes para ver una puesta de sol, pero si os decantáis por San Antonio, buscar una tienda de alimentación, comprar unas cervezas, coger el paseo marítimo donde está el Café del Mar, y seguir caminando.

Llegaréis a una zona rocosa y a una playa diminuta, el Caló des Moró. Desde allí podréis admirar el atardecer en un ambiente más tranquilo. Además, tenéis el Buddha, un bar de ambiente más español y sosegado.

Pero de puestas de sol ya tendremos tiempo de hablar. Nuestro periplo por la noche sanantoniense termina pronto. Tanteamos el ambiente, y como no es muy de nuestro agrado, nos retiramos pronto. Al día siguiente tenemos que catar las playas, y por la noche nos espera Luciano en un café a la orilla de la playa (Ushuaia Beach) y por la noche asistiremos a Meganite en la macrodiscoteca Privilege, con Mauro Picotto y Steve Rachmad a los platos. Pero esa ya es otra historia.

Fotos | Vladimir
En Noctamina | Ibiza calling

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario