Sigue a

hendrik

Aprovechamos que Hendrik Röver saca disco, No temáis por mí, para llamarle a su casa en Cantabria y que nos contara todo sobre su segunda incursión en los terrenos del folk norteamericano y aledaños. El líder de Los Deltonos también ha grabado media docena de temas con una banda de bluegrass. Este viernes presenta el álbum en Mieres (Centro Cultural Cajastur, 20.00 h.). Allí estaremos para contaros como fue este concierto.

Hace tiempo que has optado por la autoproducción, ¿por qué?

A lo largo de mi carrera he estado en todo tipo de compañías y te hartas de discutir con la gente. Cuando construí el estudio me pensé lo de la autoproducción y lo que ganas es ahorrarte en discusiones bizantinas. Hay paso intermedios pero me siempre he dado con gente en los sellos que no sentían ninguna pasión por la música y los artistas con los que trabajaban.

hendrik2

No temáis por mí es tu segundo disco en solitario, ¿crees que es un trabajo más hecho?

Esqueletos era un disco más espartano y era la primera colección que tenía de temas folkies. Lo grabé y apenas si le puse arreglos, casi que lo dejé tal cual. Aquí quise darle a cada tema los arreglos que necesitaba y me pasé por lo que tuve que dar marcha atrás. Es la parte negativa que tiene disponer de tu propio estudio.

El álbum lo vendes en tu web en formato físico y en digital, ¿cómo está respondiendo la tienda on line?

La verdad es que si te hablo de porcentajes el 95% de las unidades que he vendido son de discos físicos. La gente prefiere tener la carpeta, el libreto que tiene 16 páginas a todo color y el CD extra que viene con el álbum. Date cuenta que el disco cuesta lo mismo pidiéndolo por internet que en las tiendas, diez euros más dos de gastos de envío.

¿Cómo vas a defender este trabajo en directo?

Los conciertos están siendo en formato de cantautor, yo con mi guitarra y mi armónica. Al principio lo pasé muy mal; después de 20 años de rock & roll me sentí totalmente desnudo, pero ya le he cogido el rollo. Uno tiene el dominio total de los silencios y el control del público. Decía Steve Earle que “si te pones a tocar y el público se pone a hablar quien está fallando eres tú”; eso me pasó algunas veces.

¿Has analizado el tipo de público qué te sigue en solitario? ¿Hay mucho fan de Los Deltonos?

Es sólo una parte. Hay mucha gente a la que le gustan Los Deltonos y este proyecto en solitario no le gusta. Ven al cantautor como una amenaza pero ésta es una gira en la que quiero reivindicar la figura del cantautor de músicas de raíz.

¿Por qué iniciaste esta carrera paralela a la de tu banda?

Yo llevó escuchando folk americano y similares desde el principio, igual que blues y rock & roll, además de bluegrass y sonidos más campestres. Hay un momento para cada cosa y el mío era ahora. Tenía unos temas y no podía obligar a mis compañeros de Los Deltonos a tocar música con mandolina y banjo.

Dentro de No mires atrás hay distintas variedades de sonidos, ¿por qué esa variedad que va de ‘Mi mansión’ a ‘Cambio de aires’?

Estamos moviéndonos por ramas del mismo árbol. Podría haberlo hecho más acústico pero vi que a cada canción no podía darle el mismo ambiente porque sino todo el disco se convertiría en una letanía.

Una sociedad de gestión como la SGAE es necesaria, pero no me gusta como hace su trabajo

¿Cómo te llevas con la SGAE?

Yo a la SGAE la veo como algo necesario porque tiene que haber una sociedad que gestione los derechos de los autores. Con la cantidad de dinero que maneja no se la razón por la que no tiene un gabinete de comunicación para explicar que hacen y cómo lo hacen. No me gusta como hacen su trabajo.

La primera edición de tu disco viene con un CD extra con seis temas de bluegrass en castellano, ¿no te ves como un marciano?

Me gustan las letras de los artistas norteamericanos porque hablan de su tierra, por eso creo que las letras tiene que hablar del sitio donde estés. Nunca intento localizar mis letras y aunque alguien podría creer que las escribí pensando en tierras lejanas no es cierto. La de ‘Mi mansión’ la escribí cuando pasé por Tapia de Casariego y leí una pintada que decía “oro no”, tornados los puede haber en Extremaduras y cabañas las hay en todos los pueblos de este país.

¿Y te decidiste a grabar esos temas con La West Bluegrass Band?

Era una cosa que quería hacer desde hace años pero yo era como Juan Palomo, aprendía a tocar lo justo un instrumento y después lo grababa. Sabía que había una banda de bluegrass en Bilbao y contacté con ellos. Les pareció una propuesta muy marciana que estuviera haciendo canciones en castellano; ensayamos, les invité a tocar juntos y en una mañana y media tarde hicimos 4 o 5 tomas de cada tema en mi estudio. Ahora bien, lo de salir a tocar fuera sería casi imposible.

Seré músico hasta que me jubile

¿Qué repertorio estás haciendo en esta gira?

Básicamente el disco nuevo, temas de Esqueletos y algunas versiones. El set list es un poco abierto porque si alguien dice: toca este temas y voy y lo toco.

Finalmente, ¿que queda de aquel músico al que un juez calificó en 1993 a tu grupo como intelectualmente violento?

Queda un buen profesional de su profesión. Todas las experiencia te marcan y yo llevo reinvindicando la profesión de músico mucho tiempo. Seré músico hasta que me jubile y seguiré sacando discos hasta entonces. Me parecen estupidas esas giras de veinte aniversario porque si queremos que la profesión se normalice no podemos hacer ese tipo de chorrradas. Es un recurso al que se acude cuando no se tiene nada que ofrecer.

Sitio oficial | Hendrik Röver

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios