Sigue a

Igor Paskual

Aunque nació en San Sebastián en 1975, es asturiano hasta la médula. Criado en Oviedo y vecino de Gijón, el que fuera líder de Babylon Chât es desde 2002 guitarrista y compositor de Loquillo. Acaba de debutar en solitario con Equilibrio inestable (Pop Up Música, 2011), un disco con el que ya ha salido de gira. Con Ígor Paskual estuvimos en Gijón charlando animadamente hace unos días sobre este trabajo y otras muchas cosas; esto fue lo que nos contó.

Llevas desde 2002 con Loquillo pero no ha podido o no te has decidido a publicar un disco en solitario, ¿por qué?

Fue una mezcla de varias cosas, viendo como ha sido el resultado no creo que haya sido tanto tiempo. Cuando entré con el Loco hubo cuatro o cinco años en lo que tenía una cantidad de trabajo impresionante. Consideré que me había dado una oportunidad de oro y quería devolverle ese favor con creces y mi compromiso con la banda fue al cien por cien. Porque consideraba que el Loco necesitaba ponerse en un nivel de respeto crítico y del público que le correspondía y que no tenía. Había un montón de problemas internos muy serios en Los Trogloditas de management, con las compañías, en la propia banda con las drogas y falta de ambiciones de querer crecer. Eso llevo muchísimo tiempo.

Y cuando llegó ese punto, decidiste ponerte a trabajar en tu propio material, ¿no?

Sí, llegado ese punto soñado fue cuando dije que tenía tiempo para ello. Tenía un depósito de canciones y me puse a tocarlas en acústico. No quise empezar grabando un disco, quise hacerme mis fans y necesitaba buscar mi voz propia, no hacer lo mismo que con Babylon Chât y no hacer remedos de Loquillo. Eso llevó un proceso y buscar mi propia poética; es decir, cómo estando en una de las mejores bandas de rock & roll qué sentido tenía que iniciara una carrera en solitario.

¿Y cuándo acabaste Equilibrio Inestable?

Una vez que decidí grabarlo, encontré la compañía, etc., tardé un poco porque no disponía de un mes para hacerlo, porque grababa tres días, me iba con el Loco de gira, volvía otros tres días y el proceso por eso se alargó un poco.

Me preocupaba hacer remedos de Babylon Chât

Los temas tienen como decías antes, tienen poco que ver con Babylon y nada con Loquillo, ¿cómo conseguiste encarrillar tu camino?

Toda la experiencia que aprendí con el Loco me ha servido para no hacer lo que hace él, pero me preocupaba hacer remedos de Babylon Chât. El tiempo te da tu propia voz y tenía interés en contar historias que Loquillo no pudiese contar, o no fuesen creíbles en su voz.

El disco sale con Pop Up Música, ¿qué asociación tenéis?

Es una empresa común, yo asumo los costes de grabación y el resto lo hacen ellos, es como si yo les alquilase mi obra. Creo que Roberto Nicieza está siendo muy clarividente, no quiere apropiarse de la obra de un artista eternamente y somos socios en esta entente.

Igor Paskual Equilibrio inestable 2

Volviendo al disco, ¿cuál es el single?

El single es “Chica de gama alta” lo que pasa es que el vídeo de “El peor novio del mundo” es algo que saqué antes de tener compañía y quería ponerme a funcionar; encontré un tipo que me hizo el diseño, un manager, una banda que creyera en mí y a Mario Viñuela que fue el que hizo el vídeo.

¿Por qué ‘Chica de gama alta’?

Porque el disco tiene muchos estilos, muy heterogéneo, me parecía que para un primer single era más fácil de entender. Todo el mundo coincidía en que ese debería ser el single.

¿La selección de canciones cómo la hiciste?

Costó mucho hacerla porque siempre estoy escribiendo canciones. No quería aparecer en medio de la grabación con nuevos temas. Llegué al estudie y grabé 20 ó 25 canciones y sobre eso fuimos viendo qué pegaba más y qué menos. Cuando había una homogeneidad dejamos de meter canciones, una conexión entre las canciones y lo que decían las letras: soy muy mal novio, quiero ser buen novio, ahora bebo pero me arrepiento porque tengo resaca, ahora no quiero estar en casa y ahora sí.

¿El concepto del disco como surgió?

Tengo mucho más que ver con los ingleses que tienen que poner un discurso a todo detrás de lo que hacen que los americanos que solamente es hacer. Me siento identificado con esa frase, que sale de mi padre, porque tengo la costumbre de dejar cosas siempre al borde de la mesa. En el fondo es un resumen de mi vida y representa ese viaje que va desde lo que significa vivir instalado en los extremos, que siempre es algo maravilloso, o la bulla total, o el exceso total, o la acción absoluta, cosas que son muy inspiradoras a la hora de escribir pero a la hora de la vida cotidiana no ayudan en nada, son espeluznantes.

No puedo vivir en el equilibrio del todo

Vivir en el filo, en definitiva

Sí, pero yo no puedo vivir en el equilibrio del todo porque me aburro muchísimo. Es como quisiera coger lo mejor de los extremos y lo mejor del punto medio, lo quiero todo sin pagar el precio. No quiero el equilibrio, quiero un equilibrio inestable, es ese viaje del cual habla todo el disco. A todos creo que nos pasa un poco esto, tener su vida familiar y salir, y tener un montón de amantes, al menos imaginariamente.

¿Qué le dices a los que dicen que entonces las cosas estaban mejor que ahora?

A mí todo el mundo me dice: el mundo de la música es muy difícil. Yo he tenido mucha suerte de estar en una persona como el Loco, de estar en una gran banda y he vivido mi sueño de rock & roll. Yo no creo que fuese más fácil con Babylon que ahora, eran tiempos muy difíciles, a mí no me fue nada fácil. A mediados de los noventa el negocio era muy complicado, no había manera de entrar en una radio, grabar una maqueta, de aprender a tocar. Solo recuerdo currar como unos perros y trabajar durante años. Me acuerdo que con el tercer disco llenamos con la Sala El Sol, que son 400 personas y era el resultado de ocho años de trabajo de pico y pala. Veo un discurso catastrofista y muy alarmista en torno a la música. Es diferente pero no pero, hay que saber adaptarse.

¿Y alguna vez te imaginaste que tu vida sería así?

Si tengo alguna virtud es que tengo mucha pasión por la música y muchísima fuerza de voluntad. Si algo agradezco a los genes no es gracias por darme el talento para componer canciones y tocar la guitarra, sino gracias por darme esta fuerza de voluntad y esa gran pasión. Yo sabía que de algún modo me iba a pasar algo así, no algo tan maravilloso como tocar con el Loco.

¿Podrás compatibilizar las dos carreras?

De momento sí, he hecho seis conciertos en los huecos que el Loco me ha permitido dar. De aquí hasta junio casi tengo veinte conciertos, pero después del verano, el Loco va musicar poemas de Luis Alberto de Cuenca, sacará un discos y luego va hacer una gira por teatros. De momento es posible compatibilizarlo, pero me dolería que no lo fuera pero con el Loco me lo paso realmente muy bien tocando.

Loquillo es un maestro en leer las situaciones

¿Qué aprendiste de Loquillo?

Lo que tú le das a la vida ella te lo devuelve, esa es la gran lección del Loco. A diferencia de bastantes compañeros de su generación es un gran trabajador. Es una persona que no ha perdido nada de pasión, habiendo perdido toda la inocencia, y es un apasionado por la música, pelea cada día, y sigue creyendo en sí mismo y en su proyecto, continuamente esta entregando y dando, y la vida se lo va devolviendo. El esfuerzo y la pasión siempre tiene su recompensa. Me ha enseñado mucho a pararme a pensar, el Loco combina muy bien su gran corazón de rock & roll con una cabeza para el negocio y para los medios que a veces asusta. Es un maestro en leer las situaciones.

¿Ha cambiado tu público?

Noto que hay personas que me siguieron con Babylon y que ahora me han vuelto a recuperar. Hay también gente que sigue al Loco que me sigue, y gente bastante joven que también se ha incorporado.

¿Qué esperas de Equilibrio Inestable?

No tengo unos objetivos pero sí que tengo unas aspiraciones, no concretas pero sí que me gustaría tener unas sensaciones dentro de un año. Quiero un prestigio que creo que me merezco, quiero ponerme en el mapa, quiero lograr que todo este entramado que tengo con la compañía y con la gente que trabaja conmigo se siga manteniendo para hacer un segundo disco. Las cifras de ventas es algo más complicado, generar ventas tardas unos dos, tres discos.

¿Es más fácil ahora que te hagan caso los medios grandes?

Las radios grandes solo programan hits con Lady Gaga, Madonna o Springsteen, y los medios grandes depende; lo iré comprobando, pero es más fácil que me hagan más caso ahora. El ir asociado mi nombre con el del Loco lo mismo te puede abrir puertas como cerrar, porque consideran que tengo la misma edad y hago lo mismo. También hay gente que me conocía de antes.

¿Tus próximos conciertos serán tan salvajes como el de Gijón?

Con 35 años tengo que aprender a moderarme, estoy mucho más moderado que con Babylon, pero entonces pesaba 10 kilos menos y mis ligamentos aguantaban bastante mejor. Garantizo que van a seguir siendo intensos porque siempre hay que darlo todo, es la búsqueda del equilibrio inestable.

Los artistas son unos mamarrachos

¿Ser padre ha cambiado tu visión de la vida como músico?

A mí personalmente no. Yo cuando leo esas entrevistas con gente del mundo del artisteo hablando de la paternidad como que ha venido a verles Dios, y son patéticas. Es que hijos los tiene todo el mundo y todos tienen que seguir trabajando y seguir su rollo. Por supuesto que te cambia algo la vida, una cosa que no había nunca pensado es dejarle algo, incluso un colchón monetario, he vivido siempre al día y ahora te planteas eso de ya no soy solo yo; pero eso le pasa a todos los padres. Ya te digo, en este caso los artistas son unos mamarrachos.

Sitio oficial | Igor Paskual
Más en Hipersónica | Igor Paskual – Equilibrio inestable: un buen comienzo
Fotografías | Panci Calvo

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario