Entrevista a Teresa Iturrioz (Single) (I): "Monólogo Interior es un disco en el que piano y voz están en primer plano y el resto detrás"

Sigue a

Teresa Iturrioz de Single

Los problemas técnicos pueden ser vistos desde dos puntos de vista. O bien maldecir en ellos cuando una entrevista muy animada de hora y media no se graba o bien alegrarse porque tienes la oportunidad de entrevistar por segunda vez consecutiva a Teresa Iturrioz, a quien admiro desde hace años y cuyo trato cercano es increíble, tanto que por mucho que haya contado sobre Single, proyecto que comparte junto a Ibón Errazkin, en la primera vez que quedamos ya no importa. Toca empezar desde cero.

Bueno, a decir verdad nunca se puede empezar desde cero cuando se tiene tan fresco el recuerdo de las respuestas anteriores, de ahí que lo que aquí viene a continuación sea lo más cercano a una conversación fluida centrada en Monólogo Interior (2010, Elefant Records), segundo álbum de Single, uno de los mejores discos nacionales de 2010 para mí.

Cuatro años desde Pío Pío, ¿cuándo empezasteis con este nuevo álbum?

Somos lentos trabajando. El mismo Pío Pío eran canciones que veníamos haciendo desde el 2001. Se ha debido a una falta de tiempo para hacer estas cosas. Queremos hacerlas pero vamos despacio. No ha habido otra razón, ni que no estuviéramos muy seguros o algo por el estilo.

Cuando grabamos un disco tardamos mucho en sacarlo, tardamos mucho en mezclarlo y masterizarlo, siempre nos pasa. Hay grupos que graban en una semana, mezclan en otra y masterizan en un día. En cambio nosotros no. Es un poco en contra de nuestra voluntad, a mí me encantaría trabajar más rápido. Luego también trabajamos en las mezclas con Xavier Alarcón que está en Barcelona, vamos a su estudio y quieras que no, cuando vamos es un fin de semana o tres días, entonces vamos cada cierto tiempo. Cada mes nos podemos escapar tres días.

Quizá el tiempo que pasa entre la finalización de los temas provoca que suenen distintos entre ellos mismos.

En Pío Pío sí que hicimos cada tema por separado, pero en Monólogo Interior están hechos con la idea de ir al estudio y grabarlos todos a la vez. Aquí sí es responsabilidad nuestra al ser lentos.

Bueno, si no tenéis prisa…

Sí, nadie nos presiona y en Elefant nadie nos dice que hace falta un disco ya. Nosotros lo hacemos cuando queremos. Así que está muy bien.

Eso es un verdadero privilegio.

Es el privilegio de quien está en esto por hobbie. Es un gran privilegio. Nadie te pide nada, nadie te exige nada a cambio y tú das hasta donde quieres dar.

El cambio que habéis experimentado entre Pío Pío y Monólogo Interior es muy brusco ¿A qué se ha debido?

Yo creo que de alguna manera nos salieron un conjunto de canciones que tenían que ver entre ellas y la razón no la conozco. Cuando empezamos con Single nuestra idea era hacer unas canciones comerciales, entendiendo por ello algo que no tiene nada que ver por comercial. Teníamos en mente canciones alegres y sencillas, a lo mejor ese rumbo se nos escapó cuando salieron este racimo de temas. A mí por lo menos me pareció que la mayoría de las canciones valían la pena. Es verdad que hay un cambio muy grande pero es un cambio natural, no ha sido forzado. Salió así.


Single – Posponías (YouTube)

A la hora de afrontar un nuevo trabajo vosotros partís de un título y luego salen las canciones. Esto debe condicionar el resultado.

Sí, teníamos un título y las canciones salieron después. A lo mejor esto puede influir de algún modo pero no lo sé.

¿Cómo surge este título?

Ah, pues porque me apetece. Pienso en que me gustaría que el siguiente disco se llamará así y ya tenemos el título.

Sí, pero Monólogo Interior no es cualquier título.

Quizá es un poco opuesto a Pío Pío porque ya está indicando una introspección. Yo también funciono mucho por opuestos en la vida. Si he hecho una cosa en blanco hoy mañana quiero negro. A lo mejor tiene que ver con cómo es cada uno. Hay gente que igual se encuentra cómoda haciendo algo y desarrolla eso, lo cual también tiene un valor. Yo creo que nosotros cuando hacemos algo, o al menos a mí, el cuerpo me pide hacer lo contrario. Que a lo mejor eso hace que no perfecciones nunca pero hace que varíes.

Si perfeccionas más el Pío Pío entonces ya…

Somos un poco pesados porque damos muchas vueltas a las cosas, no sabemos hacerlo de otra manera. No lo digo como algo bueno, lo digo porque esto es lo que hay. Hay gente que es más fresca, tiene una idea, la realiza y en seguida está a otra cosa, que está muy bien. En cambio, nosotros somos más de rumiar, de dar una vuelta y otra vuelta, grabamos mil cosas luego quitamos otras mil, las dejamos y las volvemos a quitar.

Puede que lo que más haya diferenciado Pío Pío y Monólogo Interior es el cambio en la dinámica de trabajo.

Eso es muy importante, seguramente es casi lo principal. Cuando terminamos Pío Pío estábamos muy hartos de trabajar delante del ordenador. Pío Pío era un trabajo que funcionaba mucho por samples, casi todo es un collage. Entonces la idea de grabar el disco pasando horas delante del ordenador no nos apetecía nada. Nos apetecía tener la relación clásica con los instrumentos. De tocar el bajo, cantar, tocar la guitarra… Esto fue seguro condicionante de que el disco suene distinto. Era un agotamiento del ordenador.

Esta dinámica de trabajo ha traído una mínima aproximación a Le Mans.

No era nuestra intención, nosotros no queremos repetir esa etapa más pero es un poco inevitable que te salga. Somos las mismas personas haciendo canciones casi con los mismos instrumentos, excepto el piano, que en Le Mans no metíamos. Entonces al estar los mismos con los mismos medios, y aunque haya pasado el tiempo, es lógico que se note que somos la misma gente detrás de las canciones. Con Pío Pío al cambiar las herramientas y los medios se difuminaba más pero la intención consciente de volver a hacer algo como Le Mans nunca la hemos tenido.

En general, nuestra intención consciente sería intentar alejarnos de Le Mans, pero tampoco forzando mucho. Hay que hacer lo que a uno le sale; por el hecho de llevarte la contraria a ti mismo es un poco infantil. Que bueno, yo soy un poco infantil, lo reconozco, pero en este caso no teníamos ninguna referencia a Le Mans en mente. Nuestra referencia más cercana era lo anterior de Single, nosotros de Le Mans nos hemos olvidado.


Single, entrevista en ETB (YouTube)

¿A la hora de componer Monólogo Interior cómo surgieron los temas?

En general, Ibón tiene alguna idea con la guitarra de la cual partimos y luego con esa melodía que tiene ya nos juntamos, hacemos una estructura de canción, juntamos parte de melodías sueltas, sobre eso se escribe una letra, seguramente con la letra se termina de estructurar la canción y luego ya empezamos a pensar en arreglos.

Con el nuevo disco, a diferencia de Pío Pío las canciones sí que están hecha antes de ser grabadas. Con el anterior las canciones se iban haciendo según las grabábamos. En Pío Pío hay canciones que no están hechas de esta manera, sino sentados los dos, cogiendo samples de muchos lados. Íbamos haciendo la estructura en base a samples y después hacíamos la melodía, pero en general lo que sucede es al revés. Primero tenemos una melodía y sobre eso construimos la canción.

También en este disco, por ejemplo la canción ‘En El Restaurante’, la letra está hecha primero y después la música. Algo que hasta ahora no habíamos hecho nunca.

Las guitarras que incorpora Ibón son las que luego quitáis porque a él no le gusta escucharse.

En este disco las canciones que él me enseñaba era a partir de la guitarra y me decía: “imagínate esto pero sin guitarras”. Ibón está un poquito cansado del rasgueo de guitarra, le parece que es un aburrimiento por lo menos en sí mismo. A otros les puede apetecer pero a él ya está cansado de eso, no le gusta escuchar. De hecho, las guitarras que quedan siempre dice “¿podríamos bajar un poco más las guitarras?”. Se le va el oído a la guitarra y no le gusta.

Sí, porque en Monólogo Interior casi no hay guitarras. ‘En El Restaurante’ y alguna más.

Hay muy pocas y las que hay yo creo que por él las quitaría.

Monólogo Interior es un disco que parece pensado alrededor del piano y la voz.

¡Sí, lo notaste! Nos apetecía mucho hacer un disco en el que piano y voz estuvieran en primer plano y todo el resto de las cosas atrás. La idea era que la guitarra no tenía por qué estar. Porque de hecho, nuestra idea inicial era como si hubiéramos grabado el disco con una orquestina de pueblo, con el sintetizador de la cabra. Con una orquestina de pueblo con sus bajos, sus baterías y demás, como si fuese una orquestina de poca monta.

Al hablar de la orquesta, si os pudieseis permitir el tipo de proyectos con una gran orquesta detrás ¿lo haríais?

A mí es algo que no me apetece. Porque ¿sabes qué pasa? Yo estoy un poco aburrida, que a lo mejor es porque nos han tachado tanto de música elegante y yo veo tanta gente con la pose de la elegancia que me aburre mucho dicha pose. Entonces ¿qué hay más fácil para la pose de la elegancia que meter unas cuerdas, cierto tipo de arreglos…? A mí es que ahora mismo no me apetece, y no porque no me gusten las orquestas, que me encantan y la música clásica, pero hacerlo porque sí me da pereza. A mí me gusta más lo de la banda municipal. “La banda municipal de Getafe interpreta a Single”. Casi me apetece más eso que irme con una orquesta rumana. Igual en un futuro me apetece, pero ahora mismo no.

Igual estáis más cerca de juntaros con un grupo Punk que con una gran orquesta.

De ahí igual los arreglos de Genís que son un poco como cómicos, parecen irónicos. A mí esto me apetece más. También es que estoy un poco en contra, pero estoy en contra hoy, igual mañana no, de la ampulosidad de las grabaciones. Estoy a favor del decrecimiento. Me parece que cuanto más económico y más sencillo mejor.

O sea, lo contrario a Antony and The Johnsons.

Pues sí, pero es que a lo mejor él tiene un contexto que no es el mío. Antony and The Johnsons no me gusta mucho, me parece un poco cargante. Yo sé que todo el mundo habla maravillas de él, que todos mis amigos “ay Antony qué bien” y a mí Antony me parece un pesado con esa imitación que hace de Nina Simone. Es que claro, yo oigo a Antony and The Johnsons y oigo a Nina Simone… y la segunda le da cien mil millones de vueltas al primero. Pero que Antony debe ser un tipo muy listo y muy guay.

Volviendo al piano, ¿qué es lo que te gusta de su sonido frente a la guitarra?

El piano es un instrumento que enriquece mucho las canciones. Para mí, es el instrumento. Entre todas las notas que tiene, los armónicos que se producen, cómo se mezclan los sonidos de cada nota en un piano, me parece una barbaridad. Siempre le da una contundencia a la canción que a lo mejor una guitarra se queda en algo más íntimo, más recogido, que también tiene su encanto. Yo no odio la guitarra (risas), esto son manías que tiene Ibón. A mí las guitarras me gustan mucho. Yo creo que la guitarra no puede arropar a una voz de la misma manera que arropa un piano. Pero esto no quita a que no se pueda hacer una canción sólo voz y guitarra y quede estupendo.


Single – La Ola (YouTube)

Uno de los grandes cambios que ha habido ha sido en la voz. La mejoría ha sido notable.

¡Gracias!

Me decías que no te atrevías a cantar estos temas y que en otra persona quedarían mejor.

A mí me parecía que las canciones requerían de alguna manera una voz que dominara más la canción. Por ejemplo, si piensas en ‘Fotos’ (canta rápido dos versos con varios cambios). Son canciones que hay que cantarlas muy decidido y llevando muy bien la canción porque si empiezas a cantarlo con menos decisión, pensando en “yo estoy aquí llevando el tema”, me da la sensación de que se pierde la melodía que además es tan bonita, que viene por arriba, va por abajo y cambia un montón. Había que buscar una manera de cantar que evolucionara un poco con respecto a Pío Pío.

Yo es que tampoco soy cantante. Empecé a cantar con Single. Yo cantaba de pequeña y en la ducha, además de cantar en casa todo el rato, pero no delante de un micrófono. Entonces vi que tenía que esforzarme en hacer que las canciones me merecieran. Yo le decía a Ibón: “voy a estropear estas canciones. No puedo cantar estas canciones tan difíciles”. Lo veía. Y me esforcé, ensayé bastante y luego hice lo que hice. Seguro que se puede hacer mejor pero yo estoy contenta, creo que estoy empezando a aprender a cantar. Esto me hace muy feliz. Ahora tengo que buscar el punto medio que me gustaría a mí entre tirar la canción con energía y decisión y no sobreactuar que a veces yo me paso o quedarme corta.

¿Cómo fue el proceso de mejoría de la voz?

Ensayando. Yendo bastante al local y no cantando en casa. Escuchándome en el local amplificada y pensar: ¿es esto lo que estoy haciendo? ¡qué horror! Pues partiendo del horrorizarme intentar superarme. Luego grabando, escuchando y repetir muchas cosas.

De hecho, el otro día te engañé un poco porque te dije que lo grabamos en una semana pero había canciones que luego repetí porque me pareció que no estaban bien. ¿Y es que además también sabes qué pasa? Que ahora ya estamos ensayando para tocar en directo yo ahora noto que aún las canto mejor pese haberlas ensayado mucho, esto también me pasó mucho con Pío Pío [mejor debut nacional de la primera década del siglo XXI para nosotros]. Grabé el disco sin ensayar, lógicamente, pues no lo hacíamos, y luego al ensayar para tocar pensé qué pena no estar grabando el disco ahora que parece que podría haberlo hecho mejor. Pero las cosas tienen su momento. Su momento fue ese, ahí se quedó y no está mal.

Foto | Yosigo
Más en Hipersónica | Entrevista a Teresa Iturrioz (Single) (II): “a nosotros no hay quien nos entienda porque somos lentos”

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario