Sigue a

Single

La primera parte de la entrevista con Teresa Iturrioz de Single nos dejó a medias sobre el proceso de elaboración de su segundo álbum de estudio, Monólogo Interior (2010, Elefant Records). Dicho disco sigue agrandando la imagen de un proyecto único del cual tenemos la suerte de escuchar gracias a varios factores, desde un sello que no les pone dificultades hasta una dinámica de trabajo propia distinta a la rapidez por la que muchos hoy en día apuestan.

Falta mucho por conocer sobre Single, sobre qué les aportan cada influencia que dicen tener, sobre la colaboración de Genís Segarra en este último trabajo y hasta sobre futuros proyectos como un álbum de música Disco el cual yo espero que puedan lanzar. Esta segunda parte es otro pequeño acercamiento a dos grandes músicos que podrían enseñarnos aún más. Queda pendiente rescatar en un futuro un especial sobre el Pío Pío de Single porque ahí hay mucho material que descubrir.


Brigitte Fontaine et Areski Belkacem – Le Bonheur (YouTube)

Sobre las influencias que citáis vosotros mismos a la hora de hablar de Monólogo Interior destaca el nombre de Brigitte Fontaine. ¿Qué supuso para vosotros la carrera de la artista francesa?

Nos gustaban mucho los discos que tenía con Areski Belkacem en los primeros 70. Hubo una época que nos dio por ahí y yo le decía a Ibón: “pero es que Ibón estas canciones son como una obrita de teatro, una performance en cada tema”. No son canciones al uso, hay diálogos, ella se hace la tonta, le pregunta, le vuelve a decir lo mismo, hay un momento en el que se enfada, pero no en plan Pimpinela (risas), sino en plan chulo. A mí me hacía mucha gracia eso.

También me gustaba mucho la técnica que usan en Le Bonheur, que cogen un tema y lo repiten. Hacen esto muchas veces. No es que la repitan sino que la interpretan de una manera diferente. A lo mejor con una instrumentación distinta, en vez de cantarla él la canta ella, o no hay instrumentación y hay un acompañamiento percusivo. Me gustó mucho todo eso. Me pareció que reflejaba una libertad que no era un disco de Pop, sino sus ideas, sus cosas pero a la vez muy escuchable y disfrutable. Entonces fue influencia porque me enamoré de eso.

También citas a Ingrid Caven.

Sí, de ambas. Ella fue mujer de Rainer Werner Fassbinder, el cineasta alemán. Era un personaje bastante extraño, ahora vive en Francia y es cantante, ya lo era antes de empezar a hacer películas con su esposo. Era una mujer pequeñita y muy delgada pero con un vozarrón y un poderío de esos que a mí me dan una envidia, una voz preciosa. Ella cantaba parecido al cabaret. A mí me da mucha gracia lo seria que se pone (la imita), me hace mucha mucha gracia.

Todo el mundo habla de Edith Piaf y a mí no me gusta. Sin embargo, oigo a Ingrid Caven, que igual el estilo sí podría ser un tipo parecido de canción y es que es una cosa… a mí me pone los pelos de punta.

Por lo que me cuentas sobre lo que te inspira de Ingrid Caven no veo mucho esa influencia en Single. ¿En dónde está?

Igual en este disco, no en Pío Pío, sí hay influencia de ella. La idea con el piano muy fuerte con la voz igual y en un primer plano, yo creo que es influencia de Ingrid Caven. Como de canción de señora, toda la orquesta atrás y voz y piano para arriba.


Ingrid Caven – Trans Europe Tango (YouTube)

Entonces ahí sí. De Brigitte Fontaine se ve en especial en ‘Pensamiento’, con dos versiones diferentes dentro del mismo álbum.

Ahí de hecho la canción original era larga. Tiene tres bloques y pensando un poco en Brigitte dijimos por qué no cortamos el tercer bloque y lo grabamos en otro momento de la canción. Lo cortamos en un sentido figurado, no literal porque la cambiamos un poco también, tiene un tono más agudo, también tiene una segunda voz, el bajo está más pizpireto y está más rápida. Entonces es como recoger la canción que ya has cantado y rematarla en otro sitio del disco. A mí me parecía divertido hacerlo así.

Me comentabas el otro día que ‘Pensamiento’ era el tema más largo con diferencia y que el resto de los temas eran muy cortos porque ya habíais dicho todo lo que teníais que decir.

Hablando sobre una canción, creo que ‘En El Restaurante’, de repente dije que creía que no teníamos ningún tema con estribillo e Ibón me dijo: “sí, Posponías”. Pero ‘Posponías’ sólo se repite una vez y un estribillo por definición es algo que se repite más de una vez. No echamos en falta repetir y repetir en este caso. Hay veces que sí que te pide el cuerpo dar una vuelta más pero ahora no.

En directo es diferente. ‘Posponías’ la alargamos más y repetimos el estribillo, entre otras. Pero en el disco no nos hizo falta repetir nada.

Uno de los aspectos más destacables del disco son los cambios de tempo, las sorpresas, el dinamismo que tienen los temas.

A Ibón eso le apetecía mucho. Al principio del disco él estaba empeñado en que ninguna de las canciones fuera evidente y lineal. De hecho, muchas de las canciones están grabadas sin claqueta, para que el ritmo no fuera una tiranía o Ibón grabó unas claquetas que eran una locura. Pero eso es cosa de Ibón. Es verdad que los ritmos están cuidadamente descuidados. Son cambiantes. Es muy deliberado. Poca gente lo nota.

El Pop es coger cosas que son variadas, los ritmos ¾ no son muy habituales y en cambio nosotros los usamos. Si el Pop sólo se alimentase del Pop sería un aburrimiento. Yo creo que lo interesante es que el Pop lo que te permite es mezclarlo todo. Lo mismo si dices que haces música regional segoviana esto te impide echar mano de ciertas cosas, es mucho más constreñido. Sin embargo, el Pop por definición es algo que te permite coger lo que quieras: desde música árabe a música espectralista. A mí esto es lo que me parece bonito del Pop, que te permite mezclar lo que tú quieras para luego hacer una canción pop pero con elementos de otras cosas.

Esto podría explicar la incorporación de ritmos tan variados como un tango, un vals… ¿A qué se deben?

A que en ese momento nos apetecían. Con Pío Pío estábamos tan emocionados con todas las negras que salieron alrededor de 2002. Fue cuando salía Missy Elliott, que a mí me dejó obnubilada, o todas estas chicas que cantaban que eran maravillosas, con ritmos estupendos. El principio del R&B para mí fue una locura. Destiny’s Child me parecían estupendas. En ese momento estábamos muy contentos, nos gustaban los ritmos contundentes y de raíces jamaicanas, de donde viene gran parte de los estilos. En cambio, ahora, estamos con un estilo diferente.

En otro momento, Ibón comentaba que igual a nosotros no hay quien nos entienda porque somos lentos, nada que ver con que seamos raros. Cuando sacamos Saudade en 1996 en las entrevistas comentábamos que nos encantaba el Hip-Hop y la música jamaicana (risas). Cuando sale algo nosotros estamos a otra cosa. A lo mejor cuando salió Pio Pio era fruto de cosas que habíamos disfrutado mucho en 2002 hasta el 2005, pero en el momento de sacarlo quizá ya estábamos más aburridos de eso y buscamos otras cosas.


Single – Mr. Shoji (YouTube)

Con esta dinámica de trabajo tan peculiar, ¿cómo es la unión con Elefant Records como sello?

Es un lujo. Les queremos mucho. Además yo creo que nos salimos un poco de la línea que ellos tienen ahora pero como llevamos con ellos durante toda la vida están encantados de tenernos pero no sé si este disco nos lo habrían sacado si no hubiésemos tenido este recorrido juntos. Desde el 1993 estamos con ellos. Son tan fantásticos que no nos piden ni escuchar la maqueta. Nosotros le decimos a Luis [Calvo]: querríamos ir a este estudio tan estupendo que está en tal sitio, y es muy caro… Y él nos dice: venga, dejadme que eche cuentas y al poco nos lo confirma. Nosotros entramos al estudio sin que él ni Montse hubiesen escuchado ni una nota. Es una confianza total la que tienen.

Lo hablábamos el otro día. Teníais dos opciones a la hora de afrontar el álbum: o buscar un productor o buscar un estudio. Aquí ya se ve cuál predominó.

En Monólogo Interior ya ni nos planteamos lo del productor, preferimos un buen estudio. En el primero sí fue así, con alguien a quien nosotros admirásemos pero después ya no. Ya teníamos interiorizada la idea de o lo hacemos nosotros o no lo hace nadie. Además, al apostar por un buen estudio ya quedaba descartado el productor.

En 2008 ya empezasteis a trabajar en Monólogo Interior, contando con un título previo.

Este disco está saliendo un año más tarde de lo que a mí me hubiese gustado. En 2008 empezamos y al estudio fuimos en la Semana Santa de 2009. Lo que pasa es que esa parte del disco fue lo básico porque luego fue cuando Genís se enteró que estábamos grabando un disco y que si queríamos él colaboraba, algo que nos pareció estupendo. Después ya fuimos a Barcelona, estuvimos con él y nos dijo que tenía unas cosas pendientes pero que en julio nos podía dar una serie de arreglos. En ese mes nos fuimos de vacaciones y estuvimos escuchando los arreglos para ver cómo los íbamos a encajar.

Cuando Genís ya os ofreció colaborar vosotros ya teníais acabado el disco.

Sí, salvo la mezcla final lo teníamos todo grabado. Cuando pasamos la semana de grabación en este estudio estupendo [Iz (Amasa, Guipuzcoa)], escuchamos el resultado y nos parecía que estaba un poco “lemansiano” nos dio un poco de pena. Entonces cuando llegó Genís ahí fue: ¡providencia! ¡Dios existe porque nos va a sacar! Al poco nos envió todo el material y fue un shock porque ahora todo lo escuchas colocado antes era una locura de sonidos. En general no hemos quitado casi nada, quizá un 5% de lo que nos dio.

Al principio mi reacción fue de duda y preguntaba a Ibón qué le parecía, pero él también estaba como yo. Teníamos que escucharlo más veces. Me requirió un proceso reiterado de escuchas hasta integrar los arreglos en la canción. Ahora estoy encantada. Era un soplo de aíre fresco porque me resultaba demasiado familiar y me apetecía que no nos recordase tanto a nosotros mismos.

Estos arreglos yo los veo muy de cerca con Joe Meek, un estilo más marciano.

Genís es muy de ese estilo. Él se hace sus sintetizadores, se hace sus cajas de ritmo, está todo el día soldando, pone este circuito no sé dónde, tiene sintes rusos que va comprando en eBay y no para de experimentar. Sí tiene un mundo propio de cacharritos, de sonidos raros.

Lo decía en otra entrevista: él es una persona con mucho talento sólo que de cara al mundo real no le beneficia su aspecto tan extravagante que es con lo que se queda la gente y no se da cuenta del don que tiene. Lo comparaba con Dolly Parton. Ella tiene un talentazo pero al parecer en este país nadie la toma en serio pese a tener más de 3.000 canciones compuestas, auténticos himnos… y sin embargo ese aspecto antinatural que tiene va en su contra. Me da rabia que cuando las personas ven una imagen rara les cueste trascenderla y ver lo que hay detrás.

Una de las temáticas más recurrentes en Single son los animales. ¿Tiene algún motivo?

No se debe especialmente a nada. No pretendo ser como Brigitte Bardot (carcajadas), como una vieja loca defendiendo a los animales. Me gusta esta temática, me gusta cambiar de puntos de vista.


Single – Miau! (live) (YouTube)

¿Algo en especial sobre ‘Miau!’?

Soy muy caprichosa, a mí me apetecía titular una canción ‘Miau Miau’ entonces tenía que hacer algo que me permitiera escoger un título así. Yo las letras intento hacerlas que me gusten a mí y disfrutar de ellas. Es muy difícil responder a esto, ponte en mi lugar (risas).

En ‘Oda A Los Negros’ utilizas el recurso de los pitufos ¿A que se debió?

A capricho puro y duro. Me hacía mucha ilusión meter pitufos, ya estaban en Pío Pío y quería repetir. A Ibón se lo dije: quiero que todas las canciones tengan pitufos. A mí me apetece usar pitufos y los voy a seguir usando hasta el final, sobre todo si consigo unos buenos, igual de cinta analógica ahí me voy a hartar a hacer pitufos porque me gustan mucho, me hacen mucha gracia. Yo creo que es una influencia jamaicana, tuvieron mucho éxito. O sea que sí hay algo de reggae en Monólogo Interior.

¿Cómo es que incluisteis en el disco la versión de ‘Gracias A La Vida’ de Violeta Parra, y encima por la vía de Joan Baez?

La canción nos gustaba mucho y a nosotros nos gusta mucho hacer versiones. Ibón solía poner ese tema cuando pinchaba porque sonaba como de club y es verdad que la original es preciosa. A nosotros nos gustaba la de Joan Baez, era dar gracias a la vida disfrutándola en tanto que la de Violeta Parra, que es su autora, la canta desde el otro punto de vista, de alguien que se despide de la vida. Puesto que la idea de Joan Baez nos satisfacía más porque estábamos en el momento de disfrutar de la vida y que el ritmo era maravilloso, en especial el arpa andina, pues preferimos cogerla. Y luego la mezclamos con Grace Jones. ¡De nuevo algo jamaicano!


Single – Gracias a la vida (Live) (YouTube)

En la entrevista en Je ne sais pop comentaste que teníais pensado hacer un álbum de música disco.

Igual hacemos uno pero no sé. Estamos muy disco últimamente.

¿La idea salió a partir de la versión que hicisteis de Diploide de ‘Ven Conmigo a Bailar’?

Sí, o quizá la versión disco que hicimos fue porque estábamos muy de ese palo en aquel momento. Disfrutamos mucho haciendo la remezcla. De estar tocando estas canciones más serias, de repente esto fue un soplo de aíre fresco. Lo pasamos muy bien, de ahí que pensemos en hacer un álbum así. ¡Tenemos título y todo, pero no se puede decir! A ver si lo hacemos, me apetece porque es mucho más ligero de hacer y disfrutas más con ello.

Pero volveríais al ordenador…

Ya, pero como ya hemos descansado un poco de él pues no habría ningún problema.


Diploide – Ven Conmigo A Bailar (YouTube)

En relación al diseño de Aramburu para Monólogo Interior, ¿tú le diste el título e hizo directamente el cuadro que hoy vemos en la portada?

Primero hizo un dibujo a lápiz que era el cuadro, yo pensaba que era la portada ya y me quedé alucinada. Un día de verano de 2008 que estábamos en San Sebastián a Ibón y mí nos dijo: venid a casa. Allí nos enseñó el cuadro y quedamos estupefactos. Era muy grande. Todo el tema del diseño es cosa suya, nosotros no le decimos nada. Él ha decidido que en Single me va a sacar a mí y además es que tiene una estructura básica según el tipo de referencia: en los singles estoy de frente y en los discos estoy de perfil, salvo en Monólogo Interior que estoy un poco más ladeada.

Él cuida mucho todo. Si te fijas en el LP las letras vienen detrás como el de Pío Pío pero ocupan lo que ocupa el paño blanco que está por delante. Juega con esas proporciones. Él luego nos dice: ¿os gusta? Y nosotros: ¡nos encanta! Nunca ponemos pegas porque nos vuelve loco.

Single Monólogo Interior portada

¿Él os comentó algún motivo de por qué este diseño y no otro?

Yo creo que a él es lo que le sugería el título. Él ya lo tenía cuando la hizo, no tenía nada más. Seguro que le apetecía hacer algo que fuese muy sobrio. Esto es elucubración mía, no me lo ha dicho, pero entiendo que le podría apetecer hacer una cosa más austera en contraste con lo que había hecho antes. Pío Pío y en especial Pianístico eran muy lujuriosos. Esa máscara de brillantitos existe. No es Photoshop, sino cartulina con brillantes pegados, plumas pintadas…

La única pega que tengo con las portadas de Javier es que con la de Mr. Shoji yo tenía una ilusión muy grande de poder pegar bigotes postizos en ella, pero no hubo manera de encontrar uno chino. Estuvimos buscando bigotes por todo Madrid pero no encontramos ninguno adecuado. También tengo muchas ganas de tener algo con pelo en las próximas portadas.

Para terminar, si pensase en un grupo similar a Vainica Doble en el siglo XXI, os vería a vosotros afrontar los retos que antes llevaban a cabo ellas, por el tipo de proyecto que es, además de las similitudes en cuanto al tipo de carrera musical.

¡Ojalá nos pareciésemos a ellas! Vainica Doble es uno de los grupos que más satisfacción me ha dado pero al principio las aborrecía. Sonaban en mi casa constantemente y yo no lo soportaba. Oía esas voces y decía: ¡es que las odio! Y de repente algo hizo click y me di cuenta de lo maravilloso que era eso. A buen seguro que si no hubiese tenido ese previo de horror las hubiese tirado y fuera. En cambio, ahora es de lo más grande que he escuchado.

Yo las admiro por su enorme talento y sobre todo por la enorme libertad que tenían a la hora de hacer las cosas. Pocos grupos se atreven a tanto, a ser tan audaces como ellas. Eso estaría bien intentar copiarlo. Intentar hacer algo, que a uno le den igual las modas, lo que se espere de él…

¿O sea que en Single no va a haber ningún Carbono 14 porque hay que aprender de los errores?

(Risas) Carbono 14 para mí es un disco que está lleno de buenas canciones pero una espantosísima producción. Ese disco lo hicieron bien mayores y después publicaron En Familia, uno de sus discos más bonitos.

Más en Hipersónica | Entrevista a Teresa Iturrioz (Single) (I): “Monólogo Interior es un disco en el que piano y voz están en primer plano y el resto detrás”

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios