Sigue a

Stephen Malkmus

Foto: Mariano Regidor. Fleet Foxes

Penúltimo día de festival, último para algunos. Había ganas de cerrar el Primavera Club 2011 con mejor sabor de boca que el que hasta entonces tenía. Así que a tiro hecho: a la sala alejada de la ruta céntrica y que tantas conversaciones ha protagonizado. En el Palacio Vistalegre se daban cita: St. Vincent, Girl y Stephen Malkmus & The Jicks. La jornada prometía y cumplió.

St. Vincent

Hipersónica vota un 7Da gusto cómo se escucha la Sala San Miguel. No la conocía y me encantó. St. Vincent sonaron muy bien, mezclando de todo un poco. Nunca he seguido la carrera de Annie Clark por lo que ayer me sorprendió encontrarme ante ese batiburrillo con una banda muy electrónica, apoyándose mucho en los sintetizadores y todo tipo de efectos que filtraron los instrumentos en todo momento, en especial la guitarra de la cantante. Canciones pop en las que se mezclan riffs rockeros afilados o bien bases de Downtempo y de un estilo similar al de Portishead, sin tanta pesadez oscura, aunque es con Kate Bush con quien más comparte similitudes. Una gran voz y unas pocas ganas nuevas de ponerme con sus discos.

Girls

Hipersónica vota un 3Girls no me matan en estudio. Salvo su single ‘Lust For Life‘, el resto no desperta el mínimo en interés en mí. En directo ofrecen una versión monótona y lineal, incluso de su single famoso. Desde el comienzo hasta el final parecen seguir una línea recta en la que apenas se salen por arriba o abajo. Guitarras flojas, estilo impersonal bien heredado y una voz que aburre. Concierto eterno. A otra cosa.

Stephen Malkmus & The Jicks

Malkmus Foto: Mariano Regidor. Fleet Foxes

Hipersonica vota un 9Los grandes no necesitan de ningún marketing ni de una publicación de tendencias que los vendan. Los grandes se venden solos. Un delgado Stephen Malkmus coge la guitarra y ya tenemos potencia asegurada hasta el final. Para mí valió la pena el festival con tal de ver al ex Pavement. Apoyado por una buena banda como son de The Jicks, con Joanna Bolme al bajo, Mike Clark a los teclados y la guitarra y Jake Morris a la batería, el estadounidense ofreció músculo a lo Pixies compaginado con momentos pausados en los cuales la miradas apuntaban a Lou Reed y a los Rolling Stones. Grandes momentos con muros de sonido en los que las dos guitarras encontraban una buena batería contundente, subidas por el mastil junto con punteos rapidísimos enfrentados a breaks evitando el estatismo de la melodía. Sin emocionarme con sus dos últimos discos de estudio el directo me alegró el día. Gran concierto de Rock.

Más en Hipersónica | Primavera Club 2011, Madrid: crónica del viernes 25 de noviembre. La cultura de lo bonito contra el timo
Más en Hipersónica | Primavera Club 2011, Madrid: crónica del miércoles 23 de noviembre. Me aburro

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios