Síguenos

Jackmaster

El fin de fiesta siempre es el momento más desagradable de todo festival. Ayer pedimos la hora con James Holden, a quien sólo pudimos ver un poco el inicio pero la vuelta a Madrid apenas unas horas más tarde y los tres días de tute del Sónar impidieron aguantar a uno de los grandes.

El tercer día del Sónar cerró una buena edición de festival, que si bien mejorable (¿qué no se puede mejorar?), nos dejó unos buenos picos para el disfrute.

Global Communication

Global Communication

Ais las reuniones qué polémica traen siempre. Que si no son lo esperado, que si nos las venden de una manera que al final no hace justicia con la realidad, que si sólo hay nostalgia de tiempos pasados… Tom Middleton y Mark Pritchard nos dejaron en 1994 su gran álbum 76:14, el cual supuestamente iban a llevar ayer al completo. La pena es que faltaron varias emblemáticas. La parte buena: que ellos son enormes. Logran crear un contexto ambiental asentado por unos visuales futuristas para rematar el viaje de una hora. Y si quieren nos demuestran su buen hacer por el House, aunque aquí veníamos a hablar de otro libro, el Ambient, el cual pudo tener más peso del escuchado. (8)

Apparat Band

Apparat

¿El peor concierto del Sónar? Sí. Los intereses de Sascha Ring llevan desde hace tiempo presagiando estos caminos que anda tomando. Su DJ-Kicks es la prueba más material en estudio, sólo superada por esta banda en directo que busca recrear a unos Radiohead principiantes sin ninguna gracia. Hasta varios grupos maquetereos con los de Thom Yorke en mente lo hacen mejor. Ni transmitió nada con la voz ni con las canciones. (1)

Actress

Yo tengo en un altar a Darren Cunningham. Era uno de los nombres que más ganas tenía de ver de todo el festival y su directo de ayer fue el mejor del día. A las 20:30 de la tarde se marcó un espectáculo propio de las 3 de la mañana, hora en la que casualmente había estado Aphex Twin el día anterior. Actress es deconstrucción en estado puro, Abstract en el sentido más amplio del género ya que con el del sello Werk el estilo musical no importa, puesto que nos lleva desde por terrenos de música negra, los cuales borda en los tempos más lentos, hasta a un Trance psicótico (al que no le faltaron el show de luces para enloquecer aún más el baile) en el cual juega con la IDM o el Techno, justo como lo puede hacer Richard D. James. Para mí es uno de sus herederos. (9)

Me fastidió mucho perderme a Tiger & Woods y Hype Williams. Pena del solape con Actress.

Chris Cunningham

Cunningham

Aquí hablamos desde dos puntos de vista. El punto audiovisual, primando la imagen al sonido, fue de matrícula de honor, como todos ya podíamos imaginar a poco que hayamos seguido al británico en estos años. Vídeos violentos, muy sexuales y con traumas preocupantes. Por la parte explícitamente musical el show no fue tan impactante, aunque en el caso de Cunningham esto se deja de lado y la imagen es quien toma el poder y evita dar más importancia de la que tienen algunas canciones cuya estructura repetitiva casa bien con la foto pero sin ella serían demasiado pesadas. (9)

Janelle Monae

Janelle Monae

Llegamos en las últimas canciones y nos situamos a la altura de la mesa de sonido, el sitio donde por lógica tendría que sonar mejor. La sorpresa fue cuando sólo se escuchaba el pedal martilleante de la batería retumbar por todo el recinto. Janelle Monae ponía de su parte para mejorar el resultado con una gran voz pero la banda que le acompañaba (con más de 12 personas en escena) parecía desaparecida de combate.

Shackleton

Shackleton

No me puedo quejar de haber visto a varios de mis artistas favoritos en sólo 3 días. Shackleton se solapó con Underworld, lo cual provocó que hubiese menos público en un inicio pero al final atrajo a bastantes personas. Es curioso cómo no recuerdo casi nada de este concierto salvo la idea de tener en mente una única canción cuya versión extendida dura una hora. Durante ese tiempo, el de Skull Disco mezcló cortes propios con otros como hiciese en su mix para Fabric. Empieza de forma calmada, demostrando el dominio de la base y el tempo y según avanza llega un momento en que te abstraes y no sabes qué suena, Shackleton logra hipnotizarte como un gran mago, sin pausa. Sólo cuando acaba te das cuenta de que ha pasado una hora. (9)

Buraka Som Sistema

Buraka Son Sistema

Este grupo es divertidísimo. Por si no tuviese temas propios para animar al público tuvieron tiempo para marcarse un guiño al ‘Follow The Leader’ de S.B.S. con “The roof, the roof, the roof is on fire!!“. Ritmos negros desde África bajo una coartada electrónica cuyos bajos te hacen moverte como si no hubiese mañana. (8)

Magnetic Man

Magnetic Mang

Nunca me he creído a Magnetic Man, por mucho talento que por separado puedan tener Skream (el más destacado), Benga y Artwork. Me sorprende muchísimo que para hacer los temas que hacen, de una complejidad que un único productor puede hacer frente, se hagan falta los tres en amor y compañía. En directo los resultados son aún más flojos. Priman los graves para dar potencia al sonido. A estos encima les unimos la incorporación de un MC más pesado que un discurso político durante las elecciones, por lo que tenemos un concierto prescindible. Eso sí, muy rentable para Columbia a la hora de vender el “Dubstep” al gran público. (2)

Redinho, Deadboy y Jackmaster

De los artistas que se presentaron en el espacio de Numbers en el escenario Sonarlab me quedo con Redinho y Jackmaster, Deadboy se me hizo muy pesado con tanto bajo británico reiterado. Redinho coge el micro y deriva hacia un sonido más funkarra sin perder de vista la escena británica, con todo lo que ello conlleva. Mientras que Jackmaster es un triturador de fragmentos de canciones con un ritmo envenenado, en un cóctel que bien pueden sonar las últimas novedades que clásicos hasta olvidados. (7)

Fotos cedidas por la organización del Sónar.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios