Cognitive

Antes de comenzar a hablar del debut de la banda Soen, quisiera empezar con un offtopic para hablar de una banda: Tool. Sí, Tool. Ese conocido e idolatrado cuarteto californiano que causó una revolución en el terreno del metal progresivo con discos como Ænima y Lateralus. Su estilo, tan complejo como adictivo, bebe de diferentes influencias, pasando por Pink Floyd, Alice In Chains, King Crimson e, incluso, bandas tan atípicas como Jane’s Addiction o Deftones. Tomando diversas influencias y conseguir aunarlas de forma magistral para acabar adoptando un sonido propio.

El (solitario) reino de Tool

Por eso se habla del sonido Tool. Ese que genera diferencias en cuanto si se puede calificar de metal o no. Un estilo de compases atípicos, discos ordenados por la secuencia de Fibonacci, un guitarrista de exquisita técnica, muy versatil y contundente, y un cantante sobresaliente y conmovedor. Un sonido que mostró que no todo el metal progresivo tiene que sonar forzosamente como Dream Theater (un rumor totalmente infundado) y que ha generado una importante cantidad de fieles en todo el mundo.

Esos mismos fieles, adictos a ese sonido, a partir del 2013 habrán aguantado siete años sin haber escuchado nada nuevo de su banda predilecta. Lo peor de esa larga espera, causada en su mayor parte por el culo inquieto de Maynard James Keenan (fuertemente empeñado en seguir dando vida a su proyecto Puscifer), es no poder escuchar nada nuevo de ese sonido, ya no solo por la banda, sino por la falta de imitadores de ese estilo. Es así, pocas han sido las bandas que se hayan atrevido a intentar explorar las raíces de la particular banda californiana.

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 0

Actividad de la comunidad