The Incident

Hablar de Porcupine Tree es hablar de rock progresivo de alto nivel, de una carrera intachable y de una discografía blindada a prueba de balas, misiles y rayos devastadores provenientes de la mismísima Estrella de la Muerte. Fijaos la vuelta que he dado para venir a decir que The Incident es otra nueva joya de la banda y del panorama del rock progresivo en general.

Hablar de Porcupine Tree es hablar de un genio llamado Steven Wilson, no cabe duda, pero también de una serie de músicos que todos sabemos que no nacieron en nuestro planeta. Y aquí no hablo solamente de técnica, que es algo de lo que van sobrados (Gavin Harrison es uno de los mejores baterías del globo. Quien lo haya visto en directo será incapaz de llevarme la contraria), sino de su particular capacidad para crear ambientes y sensaciones tanto en los momentos más tranquilos como en los más desquiciados. Porque en la música de Porcupine Tree siempre ha habido locura y The Incident es la última y la más salvaje de todas ellas hasta la fecha.

El gusto de Steven Wilson por las composiciones largas y complejas siempre ha quedado patente en sus obras, algo que ha llevado al extremo y de forma impecable en The Incident. Pocos músicos son capaces de componer un único tema de 55 minutos, dividirlo en 14 partes y salir bien parados. Wilson sí, y podría haber estirado el tema 20 minutos más sin problema alguno. De hecho el disco es doble, con lo que a parte de ese extensísimo tema que contiene el primer CD podemos encontrar cuatro más en el segundo compacto, sumando curiosamente otros 20 minutos. Y no son de relleno, en contra de lo que muchos puedan pensar, sino que son cuatro verdaderos temazos que funcionan a la perfección por sí solos.

¡Vótalo!

Editores 9

Comunidad 8,5

Actividad de la comunidad