Sigue a Hipersónica

OhMonsters

Ana López, o Anni B Sweet, como la conoceréis la mayoría, parece tener las cosas claras: ella no es de las que se quedan quietas en un mismo sitio. Desde que, hace tres años, pudiéramos escuchar Start, Restart, Undo (Subterfuge, 2009), muchas son las cosas que han pasado y han cambiado en su vida, y una posición inmovilista en el folk dulce y “do it yourself” de su primer trabajo parecía lo más cómodo, pero probablemente no fuera lo más honesto para consigo misma, así que ahora, en Oh, Monsters! su segundo trabajo, ha decidido que todos esos cambios en su vida queden reflejados también en su música.

Oh, Monsters!: evitando el “más de lo mismo” con un poco de todo

Ello significa simplemente que este segundo disco de la malagueña no vamos a encontrar un simple más de lo mismo, sino un disco valiente, donde comprobar como ha evolucionado su gusto musical a la par que otros aspectos de su vida.

Y es que, el cambio de ser una chica más, queriendo vivir de la música, a verse haciendo giras mundiales y con un tremendo éxito en lugares como Japón, por ejemplo, debe abrumar a cualquiera. Si esto le ha pasado con un sólo disco, ¿a dónde puede llegar con el segundo? Y no lo digo yo, simplemente trato de ponerme en su piel. Normal que un vertiginoso ascenso como el suyo produzca monstruos de todo tipo. Monstruos que ella misma define como miedos, porque, un ascenso así debe provocar, como mínimo, miedo a la caída, aunque no sea ese el único miedo posible.

Los monstruos son los miedos que han ido surgiendo en los últimos tres años. A nivel musical, miedo a que no volviera a pasar, porque el arte es un poco puñetero: viene y va y es una de esas cosas naturales que no acabas de controlar

De hecho, la primera impresión que uno se lleva cuando escucha por primera vez Oh, Monsters! (Subterfuge) es la del cambio, ese giro hacia estilos inexplorados por Anni B Sweet hasta el momento. No es que dé de lado definitivamente el folk sincero e intimista de Start, Restar Undo, pero ahora los ingredientes son muchos, muy variados y perfectamente cocinados.

Porque, además de para que el armario se le llene de monstruos, estos tres años han dado para recoger nuevas influencias, como las de Radiohead, Calexico, Bon Iver, The National y otros que ella misma cita, y para hacer nuevas amistades así como dar lugar a que, gente con más experiencia en esto de la música, se fije en ella. Y claro, eso ha salpicado de nuevos sonidos y alguna que otra ayudita los 14 temas que componen este nuevo álbum. Así, la producción de ella misma junto a Guillermo Galván (de Vetusta Morla) y Ángel Luján, o las labores de mezcla de Phil Vinall se hacen notar como elementos diferenciadores entre éste y el primer álbum.

Ahora, voz y guitarra ya no son los únicos elementos de unas canciones que transitan por lugares conocidos, como el folk, y otros nuevos, como el dream-pop, el pop a secas e incluso el rock, siendo muy importante la presencia de las guitarras eléctricas e incluso algo de programación.

En Oh, Monsters!, Anni ya no nos parece tan tímida e introvertida, sus letras ahora son más adultas y maduras, sin la indecisión e ingenuidad típicas de edades más tempranas y dejando ver una seguridad en sí misma que antes no podía más que intuirse. Así, en estas 14 nuevas canciones encontramos toda una colección de estados de ánimo y actitudes hacia esos miedos, esos monstruos, y esos cambios en la vida de la malagueña.

Monstruos que no lo son tanto

La carta de presentación, ‘At Home’ no podía haber sido mejor elegida. En ella se unían la sensibilidad folk con que Anni B Sweet se dio a conocer, para dejar contento a todo el que esperase más de lo mismo, con unos aires de dream pop que suponían ese cambio prometido, esos nuevos estilos e influencias que tan bien le han sentado a estas nuevas canciones.

En la misma línea dream pop, tenemos la que es para mí la joya del álbum, ‘Missing A Stranger’, que viene a ser otra prueba del crecimiento de Anni, en un tema que, como ella, crece a medida que avanza, y que tiene en las sutiles bases electrónicas que envuelven el estribillo su mayor baza.

Pero si estos temas nos muestran una cara a la vez sorprendente pero más cercana a lo que esperamos en un nuevo disco de la malagueña, las verdaderas sorpresas llegan en los momentos de rabia, con guitarras que nadie hubiera imaginado en un disco suyo hace tres años, como las de ‘Getting Older’ o las de ‘Ridiculous Games 2060’.

Pero en un disco de fronteras traspasadas, también llama la atención poderosamente la capacidad para crear atmósferas. Ambientes emotivos como los de ‘Catastrophe Of Love’, ‘Monsters’ o ‘Gone If I Close My Eyes’, que embriagan, sobrecogen y envuelven.

Pero no todo en Oh, Monsters es una ruptura con el pasado. También hay lugar para echar la vista atrás y dejar que las guitarras acústicas y la voz desnuda y dulce de Anni tomen el control. Temas como ‘Locked In Verses’ o ‘Hole In My Room’ son deudores del pasado y los que posiblemente hagan sentirse más cómodos a los amantes de lo conocido.

Posiblemente, como único lastre de Oh, Monsters! debamos mencionar un exceso de duración. Un poco más de concisión; esa que tan bien sienta a este tipo de trabajos sinceros y directos, hubiera venido muy bien al disco, que bien podría haberse quedado en 11 o 12 cortes en lugar de los 14 que se nos ofrecen, dejando fuera precisamente esas canciones que menos evolución muestran, y que mejor hubieran formado parte de Start, Restart, Undo, o que podrían servir de caras B a los singles que se vayan extrayendo en próximas entregas.

Hipersónica vota un 8

Haciendo cuentas, Oh, Monsters! es un trabajo que viene a confirmar lo que todos sabíamos desde el primero: Anni B Sweet es uno de los talentos más prometedores del panorama nacional, y este trabajo es la prueba. Ya podemos dejar de pensar en ella como lo que podrá ser y empezar a pensar en lo que se ha convertido. Su madurez está más que demostrada y la prueba del segundo disco, ese que todos consideran el más difícil, está más que superada, y con nota.

Así que puede dejar la puerta del armario abierta para que todos esos seres imaginarios escapen y, por supuesto, dejar de tenerles miedo; al fin y al cabo, a estos mosntruos se les coge cariño fácilmente y no deberían suponer para ella más que los Monstruos de Pixar, visto como les ha hecho frente y como los ha superado. Es más, queremos unos cuantos más como estos.

Oh, Monsters!, tracklist:

ohmonsters250
01. At Home
02. Getting older
03. Catastrophe of Love
04. Ridiculous Games 2060
05. Locked in Verses
06. Missing a Stranger
07. The Closer
08. Mute My Mind
09. Monsters
10. Remember Today
11. Good Bye Child
12. Someone Else
13. Gone If I Close My Eyes
14. Hole in My Room

En Hipersónica | Anni B Sweet – ‘At Home’: dulce hogar folk para presentar Oh, Monsters! | Anni B Sweet – ‘Getting Older’: madurando, que no envejeciendo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios