Sigue a Hipersónica

DCD

Carnival Of Spiders, que lleva como subtítulo A Collection: 1984-1996, es el quinto recopilatorio de Dead Can Dance que ve la luz. Insólita como poco es está inflación de compilaciones de una banda a la que le pega como a pocas la etiqueta de culto, pues eso fueron durante su existencia.

Así, en este enésimo disco de los australianos nos encontramos un recorrido por sus discos publicados entre 1984, fecha en que se publicó su debut de título homónimo, y 1996, año del lanzamiento de su último álbum de studio, Spiritchaser.

Dead Can Dance nacieron en Melbourne en 1981 con Lisa Gerrard (voz contralto) y Brendan Perry (guitarra y voz barítono) como miembros principales junto a Paul Erikson y Simon Monroe, un año después el dúo se trasladó a Londres donde comenzaron una prometedora carrera tras fichar por el sello 4AD, del que se convirtieron en grupo fetiche.

Dead Can Dance – Frontier (YouTube)

La discografía del grupo escapa a la etiquetación: world music, dark wave, folk clásico…, todas esas y muchas más encajan para describir la música de este dúo, que comenzó en una onda bastante electrónica bastante oscura, inquietante e incluso con toques orientales, mostrada en sus dos primeros discos, el homónimo y Spleen And Ideal (1985). De este período nos encontramos aquí con temas como ‘The trial’, ‘Frontier’ o ‘The cardinal sin’.

Quizás el momento más fértil de la banda fue a partir de The Serpent’s Egg (1988), un álbum que causó sensación, para mí es el mejor de Dead Can Dance, y cuyo escalofriante tema principal, no recogido aquí, ‘The host of seraphim’, ha sonado y sigue sonando en series de televisión y películas. Ahí se plasmó la querencia de Dead Can Dance por la música antigua y oriental, con temas tan abrumadores como ‘Chant of the paladin’ o ‘Severance’.

Dead Can Dance – Severance (Live) (YouTube)

‘The song of the Sybil’, de su disco Aion (1990) es también uno de sus temas más conocidos de inspiración renacentista y no faltaba en sus directos. Antes de separarse, Lisa Gerrard volvió a Australia y Brendan Perry se mudó a Irlanda, donde adquirió una iglesia en Quivy, donde aún reside, todavía entregaron un álbum bueno: Into The Labyrinth (1993), uno normalito, el citado Spiritchaser, además del consabido directo Toward The Within (1994).

En ellos Dead Can Dance siguieron experimentado con sonidos, texturas y ambientes, dejándonos una serie de temas definitivos como la étnica ‘Towards the within’ y ‘The spiders stratagem’. En 1998 el dúo separó sus caminos para volver a unirse en 2005 en una gira mundial que tuvo gran éxito. Recordar que Lisa Gerrard fue coautora con Hans Zimmer de la banda sonora de la película Gladiator (2000).

Sitio oficial | Dead Can Dance
Más en Hipersónica | Dead Can Dance

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario