Sigue a

The Pains of Being Pure At Heart - Higher Than The Stars cover

Higher Than The Stars: Más alto que las estrellas. Ése es el lugar que ocupan The Pains of Being Pure At Heart en este 2009. Los chicos más pizpiretos del indie actual se han ganado el honor de que esto (usar el título de su último EP para calificarles a ello) se convierta en tópico. No sé si alguien más lo ha hecho (supongo que sí, internet nos ha descubierto que TODO estaba ya pensado antes), pero preparaos para que así sea.

Los Pains of lolailo (te lo tomo prestado, Marlon Brandy) llevan en permanente estado de gracia desde que sacaron sus primeros singles. Partiendo de todo lo que ya nos sabemos de memoria (el indie 90s, el shoegaze, el racaraca británico de los 80, etc…) han conseguido dar la voltereta mortal de que sus canciones casi siempre suenen frescas y lozanas. Como si todo lo hubieran inventado ellos, como si fueran el grupo de tu vida y no necesitases a nadie más. Como si oírles te sirviera también a ti para volar más alto que… más alto que las estrellas, claro.

¿Cómo continúas un disco lleno de hits inmediatos, de himnos directos al corazón, de estribillos memorables (“you’re my sister, and this love is fucking right”, prueba a sacártelo de la cabeza una vez oído), de emoción juvenil y de pop ruidoso y azucarado con el que te empacharías? Fácil: sacas cuatro canciones nuevas que hagan exactamente lo mismo.

¿Fácil? Bueno, para ellos y para pocos más: la fórmula cuadra porque justamente cada canción se vuelve imprescindible, en vez de hacerte pensar que están tocando otra vez lo de antes. Que es lo que hacen, sí, pero la clave es el embrujo: cada canción se vale por sí misma como si fuera la más importante de tu vida. O de este momento de tu vida.

Vale, si nos ponemos tontunos, quizás podríamos decir que a ‘Twins‘ se le ve algo la trampa. Poco, la verdad. Tan poco que no importa y menos si está empaquetada con historias de amor en un asiento trasero (el del coche de tu madre, en ‘Higher Than The Stars’); con deseos suicidas que nunca se cumplirán por mucho que te empeñes (103) o con ese expolio maravilloso a los Smiths que es ‘Falling Over‘.

Nota 9 Expolio, robo, saqueo… sí, es lo que hacen los Pains, pero tienen tanta gracia y enamoran tanto que ni lo piensas como algo negativo. Para completar, un remix de la canción titular donde Saint Etienne convierten al grupo en ellos mismos hace 15 años. O sea, que también mola. Hala, ¿EP del año?

Sitio oficial | TPOBPAH
Más en Hipersónica | The Pains of Being Pure At Heart

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

28 comentarios