Sigue a

Titus Andronicus The Airing of Grievances

Después de la avalancha de listas del año, llega el momento de sacar partido de todas ellas. Lo fundamental no es, como dice un buen amigo, “hacerse el enterado” con ellas y quejarse de lo que hay o deja de haber, sino de “enterarse”. Es decir, que hay que sacar partido de las recomendaciones de otros y escuchar discos a los que, quizás, no habíamos prestado atención. Justo eso es lo de Titus Andronicus y este The Airing of Grievances, descubierto gracias a la lista de fuck me i’m twee.

Formados en New Jersey hace cuatro y llamados como la obra de Shakespeare, Titus Andronicus comparten con algunos de sus contemporáneos, como Los Campesinos!, la pasión por las canciones llenas de vitalidad. También por los muros de sonido tras los que se esconden instrumentos que se aceleran y esa voz de pura angustia juvenil.

De hecho, aunque sean Los Campesinos! la inmediata referencia (han girado juntos, así que ellos también habrán visto la afinidad), es también el Conor Oberst más exaltado y juvenil el que se aparece a lo largo de todo The Airing of Greivances, un disco que debería convencer a quienes les guste el indie-rock encendido, sin miedo a asomarse al ridículo y con la épica por montera.

Todo eso, unido a distorsiones vocales, parones y arreones eléctricos, canciones larguísimas e intrincadas como la segunda parte de ‘No Future‘ y muchas más cosas (porque en este disco hay gran cantidad de todo, no es precisamente una obra minimalista) convierten a The Airing of Grievances en el disco perfecto para los que tengan horror vacui, pero también en uno que puede echar para atrás a muchos.

Nota Titus AndronicusLo admito: a mí me van los discos así. Discos excesivos que no caen en el ridículo, que no hablan de amor, sino de odio, como dice su descripción en Last.fm. Y como parece que las canciones de Titus Andronicus, de puro existencialistas que son (cita a Albert Camus incluida), están dispuestas a morir muy jóvenes, no queda otra que disfrutarlas mientras podamos. Ya llegará el momento de que crezcan y echemos pestes.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios